Skip to main content

Full text of "Vasco Pratolini - Crónica de mi familia"

See other formats


Vasco Pratolini 


Crónica 
de mi familia 







Vasco Pratolini 


Crónica de mi familia 


Título original: Cronaca familiare 
Vasco Pratolini, 1947 
Traducción: Héctor Álvarez 




Uno se salva 


Por Juan Forn 


Mi madre, que aceptaría ser definida como una lectora ocasional, mandó 
durante años a encuadernar en cuero los libros que por algún motivo quería 
conservar, y los tiene todos juntos en una bibliotequita angosta en su dormitorio. 
Son de una variedad absoluta, descarada: hay libros que heredó (de ahí el mandato 
de encuadernarlos), hay libros que están ahí no por su contenido sino por su 
dedicatoria, hay hasta un compendio de recetas manuscritas en francés y otro de 
cálculo diferencial que usó mi padre cuando estudiaba ingeniería; hay de todo, y 
casi todo está ahí desde que yo tengo memoria. Pero, con los años, mi madre ha 
ido reduciendo el stock de esos estantes para intercalar entre los libros fotos de las 
personas queridas que se le van muriendo. En el resto de su dormitorio hay 
infinidad de enormes dibujos en colores de sus nietos, reina la luminosidad, pero 
en ese rincón mi madre se semblantea con la muerte a su manera. Quiero decir que 
mi madre no puede leer esos libros, ya no le da la vista para leer, pero los 
considera parte de ella, en todo sentido: cuando regala uno es porque tiene que 
hacer lugar para otra foto, lo que significa otro muerto, lo que hace muy intenso 
recibir alguno de esos volúmenes cuando ella decide desprenderse de él, con un 
criterio tan particular como el que tuvo para seleccionarlo. Hace una semana 
decidió darme una vieja edición de Emecé (1952) de Crónica de mi familia, de 
Vasco Pratolini, un libro que a mí me partió al medio cuando lo leí por primera vez 
y sigue dejándome sin aliento cuando vuelvo a leerlo. A ella, en cambio, sólo le 
queda un vago recuerdo de que "le gustó", de que fue un regalo (aunque no hay 
dedicatoria en el ejemplar) y no dice una palabra más sobre el tema porque eso fue 
antes de casarse con mi padre. 


Se ve que era insistente quien se lo regaló, o que el libro le gustó a mi madre 
más de lo que recuerda, porque había otro Pratolini encuadernado en su 
bibliotequita, uno que se llamaba Diario sentimental, que fue el primero que yo leí 
(sentado en el piso del dormitorio de mi madre, con la espalda apoyada contra 
aquella bibliotequita y las rodillas en alto, para que me funcionaran de atril). Mi 
madre dice que estoy loco, que ella nunca tuvo ni leyó otro libro de Pratolini y que 



tampoco se acuerda nada de Crónica de mi familia, así que le cuento la increíble 
historia de Vasco y su hermano: que la madre murió dando a luz al menor de sus 
dos hijos, que el padre estaba en la guerra, que la abuela no podía alimentar a los 
dos nietos, así que al bebé se lo quedó el mayordomo del patrón, que no podía 
tener hijos. Vasco vio cómo su hermanito crecía criado como un niño rico hasta que 
se escapó a Florencia, donde aprendió a leer solo, hizo la nocturna, se enfermó de 
tuberculosis, lo mandaron a un sanatorio de montaña, se curó, volvió a Florencia, 
consiguió trabajo de periodista y una noche, en un bar, reconoció a su hermano, 
que lo estaba buscando hacía meses. Vasco lo culpaba desde siempre de la muerte 
de la madre; el hermano veía a Vasco como el único vínculo que le quedaba con la 
madre muerta (y en cierto momento le decía: "Pero tú quieres ser escritor. Tú eres 
el único que puede ayudarme a imaginármela viva"). La guerra había dejado sin 
trabajo al mayordomo y el hermano de Vasco era para entonces tan pobre como 
Vasco. Por fin eran iguales. Tan iguales, que el hermano se enfermó igual que 
Vasco. Pero no tuvo la suerte de Vasco. Murió jovencito. Era enero de 1945. 
Acababa de terminar la guerra en Italia, pero Pratolini estaba encerrado en un 
cuarto de pensión redactando Crónica de mi familia, que está escrita en menos de 
un año, en carne viva, en forma de monólogo al hermano muerto ("Al morir 
mamá, tú tenías veinticinco días"), con esta tremenda aclaración preliminar al 
lector: "Este libro no es una ficción. Es un coloquio del autor con su hermano 
muerto. El autor trató sólo de hallar consuelo. Tiene el remordimiento de haber 
intuido demasiado tarde la calidad espiritual de su hermano. Estas páginas se 
ofrecen como una estéril expiación". 


Por ese libro extraordinario (y por el resto de su obra, pero por ese libro en 
particular), Pratolini estuvo por ganar el Nobel dos veces a principio de los años 
'50. Después, el existencialismo francés destronó al neorrealismo italiano y el rastro 
de Pratolini se fue perdiendo. Sus últimos libros ni se traducían; hacia 1970 ya era 
un autor olvidado. Las necrológicas que en 1991 anunciaron su muerte tenían 
todas en común la misma sorpresa ante el hecho de que Pratolini hubiese seguido 
vivo hasta entonces, sin publicar nada desde 1967. Nadie sabe qué le pasó a 
Pratolini en todos esos años. En el Diario sentimental, contaba que hizo un amigo 
de su edad en aquel sanatorio para tuberculosos. Con él compartía los permisos 
para caminar por la montaña, preguntándose si la tuberculosis y la guerra en 
ciernes les permitirían librarse de la virginidad antes de llevárselos. Un día el 
director los convoca a su oficina y nos enteramos de que ambos tienen la misma 
clase de tuberculosis y que existe un tratamiento que, si funciona, en menos de un 
año los curará (y, si no funciona, acelerará los síntomas). Cuáles son las 



probabilidades, preguntan ellos. Cincuenta y cincuenta, dice el médico. A partir de 
entonces se produce un vuelco terrible en su amistad. Porque los dos entendieron 
mal ese 50 y 50: creen que, si uno muere, el otro se salvará. Y no pueden evitar 
desearle la muerte al otro. 


Desde mis diez años, mi padre me llevó todos los 31 de diciembre a un 
cóctel antes del almuerzo en casa de unos italianos finísimos que hacían negocios 
con él. Cuando mi padre murió, la invitación llegó igual, a casa de mi madre, y ella 
me pidió que fuese en representación de él. Yo obedecí, estuve copa en mano una 
larga hora en aquel departamento racionalista donde todo olía a fresco y a limpio y 
a vainilla, y terminé hablando con uno de los ancianos anfitriones, que me contó 
que había estado a punto de morir de tuberculosis en su adolescencia, que se salvó 
de milagro y llegó sin nada a la Argentina en 1938. "Los años pasaron. Yo fui 
afortunado. Mire a su alrededor: hemos formado una familia, ¿no le parece?" Yo 
me sentí incluido en ese plural. La luz que entraba por los ventanales parecía 
suspendida a su alrededor con el expreso propósito de mantenerlo vivo para 
siempre. El agregó: "Pasé todos estos años creyendo que mi mejor amigo en el 
sanatorio, un muchacho de mi edad, con mi mismo diagnóstico, había muerto. 
Pero hace un par de meses recibí una carta de Italia. Era de él. Usted quiere ser 
escritor, quizá conozca su nombre: Vasco Pratolini. La carta era muy breve. Decía: 
'Uno muere, el otro se cura, ¿recuerdas? Hemos llegado a ese momento, y el 
afortunado eres tú. Que tengas una buena vida, amigo. Me despido de ti'". 


Mi madre me miró largamente cuando terminé de contarle esto. Después 
retiró de mis manos el ejemplar de Crónica de mi familia y dijo: "Creo que voy a 
elegir otro libro para darte. Este me lo voy a quedar". 


Página/12, 27 de agosto de 2010 




Ilfior de' tuoi gentili anni caduto. 


FOSCOLO 




Este libro no es una obra de fantasía. Es un coloquio del autor con su 
hermano muerto. El autor, al escribir, buscaba consolación, no otra cosa. Le 
remuerde pensar que intuyó apenas la espiritualidad del hermano, y demasiado 
tarde. Estas páginas son ofrecidas, por lo tanto, como una estéril expiación. 




PRIMERA PARTE 


1 


Cuando mamá murió tenías veinticinco días; estabas ya lejos de ella, en la 
colina. Los campesinos que te cuidaban te daban leche de una vaca manchada; 
incluso yo la probé una vez que fuimos a buscarte con la abuela. Era una leche 
densa, tibia, un poco acre: me disgustó; el disgusto fue tal que la vomité, 
manchándome el vestido: la abuela me dio una bofetada. A ti aquella leche te 
gustaba, te atragantabas con ella, te sentaba bien. Eras un hermoso niño gordo, 
rubio, con dos grandes ojos celestes. «La imagen de la salud», según decía la 
abuela a las inquilinas, enjugándose los ojos eternamente humedecidos por 
lágrimas. 

Casi todos los días íbamos a verte a la colina. Subíamos la Cuesta Magnoli, 
la Cuesta Scarpuccia; estábamos en verano, en julio; al terminar el ascenso, cada 
día, yo quería detenerme para mirar a San Jorge y el Dragón, esculpidos sobre la 
puerta; la abuela me tiraba de la mano. Los olivos aparecían blancos bajo el sol; 
todas sus ramas emergían sobre los bajos muros que limitan la calle San Leonardo. 
Más allá, los campos arados, perfectos, en ligero declive; el canto de muchas 
cigarras, y mariposas extraviadas en la luz. Nunca encontrábamos a nadie; rara vez 
venía de los campos una voz. Las puertas de las casas estaban siempre cerradas. Al 
caminar, yo golpeaba a propósito con los tacones, para que el eco fuese más fuerte. 
Entre los muros y el empedrado había de pronto zonas cubiertas de hierba: allí 
crecían las amapolas. Las casas de los campesinos tenían las altas puertas cerradas, 
pintadas de verde como los grandes paraguas que se usan en la región: venía de 
ellas olor a leche y a establo. 

En la casa en que vivías el olor se extendía a las habitaciones, era absorbido 
por las paredes. Tú bebías esa leche en la mamadera, hacías burbujas con ella, 
reías. Yo tenía cinco años y no podía quererte; todos decían que mamá había 
muerto por culpa tuya. 

Un día no te encontramos en casa de tu nodriza. Te habían llevado a visitar 
a los señores de Villa Rossa que, atraídos por tu belleza, se habían mostrado 
interesados en tu suerte. Esperamos inútilmente tu retorno. La campesina dijo: 



«¡Si se encariñaran con él, sería su fortuna, pobre criatura!». 



2 


Ir a verte después a Villa Rossa significaba prepararse para un rito. Antes de 
tocar la campanilla de la puerta de servicio la abuela sacaba del seno un pañuelo, 
lo humedecía con saliva: siempre encontraba alguna marca de suciedad en mi 
rostro. Me sacudía el polvo de los zapatos, hacía que me sonara la nariz. La puerta 
se abría ante nosotros como por encanto. Había un pequeño tramo de escalera que 
llevaba a la cocina. Comenzaba el gran silencio de la villa, un silencio más intenso 
que el de la calle: allí se extinguía el estridor de las cigarras, el eco de los pasos, el 
zumbido de los moscones. Instintivamente caminaba en puntas de pie. Subíamos; 
la cocina estaba abierta, ordenada siempre en la misma forma: brillaban en las 
paredes los moldes de cobre para los pasteles. Sólo cambiaba el olor: en la cocina 
había un áspero olor a manteca, intenso, agradable. Lo único vivo era el tictac de 
un reloj de pared que en lugar de romper el silencio lo subrayaba. 

Nos sentábamos en sillas blancas en torno a la mesa cubierta de hule, 
levantándolas para no hacer ruido. Si apoyaba las manos sobre la mesa, la abuela 
me llamaba a compostura con la mirada. En el fondo de la cocina una puerta daba 
sobre un corredor: se veía un perchero con espejo del cual pendía siempre una 
chaqueta a rayas grises y blancas; en el suelo, una alfombra roja en forma de 
camino. En lo alto, una ventana rectangular dejaba entrever, a través de las rejas, 
los árboles del jardín. No traspasé ese umbral hasta que no aprendiste a caminar. 

Permanecíamos sentados, inmóviles, a veces hasta un cuarto de hora, antes 
de que un rumor se anunciase en el corredor; la abuela me ordenaba con los ojos 
que me levantara, también ella se levantaba. Algunos días ocurría que en 
proximidad del umbral los pasos se detenían; oíamos un tintinear de cristales 
apenas perceptible y luego los pasos se alejaban. Yo preguntaba a la abuela: 

— ¿Quién habrá sido? 

La abuela se llevaba el índice a los labios, ponía severidad en su mirada; de 
sus labios cerrados salía apenas un soplo: 

— Shhh... 

Bajo la ventana había colgada una litografía que reproducía legumbres y 
frutas; la miraba largamente para distraerme. O bien fijaba la vista en el reloj para 
sorprender la aguja que marcaba los minutos, en el instante en que se movía. 



Ocurría también que un paso más silencioso se nos revelaba con el tiempo 
apenas para que pudiéramos saltar de las sillas. En el umbral aparecía una 
mucama que sonreía al vernos, nos saludaba con la cabeza, iba hasta la heladera, la 
abría y la cerraba (esto sucedía a mis espaldas); al salir saludaba como cuando 
había entrado. También ella, en voz baja, nos decía: 

—Viene en seguida. Pónganse cómodos. 

Por fin llegabas en brazos de tu nueva nodriza, que llevaba una cofia en la 
cabeza, iba vestida de celeste y tenía un largo delantal blanco. Era una mujer 
robusta, de rostro cordial; era la única persona de la cual me agradaban los 
cumplimientos. Tú estabas siempre calmo y pacífico; los ojazos azules muy 
abiertos, los cabellos delgadísimos y cortos. Eras gordo, tu labio superior se 
montaba sobre el inferior; apretabas el dedo que la abuela te presentaba. La 
nodriza te bajaba hasta mi altura y tú me sonreías. Una vez que quise tocarte la 
mejilla te pusiste a llorar, te arrebataste como si te hubiera pellizcado. Aquel día 
nuestra visita fue más breve que de costumbre. Normalmente nos quedábamos un 
cuarto de hora; la nodriza miraba el reloj: te veíamos siempre entre dos de tus 
comidas. 

En determinado momento llegaba tu protector. Hablaba en tono amargo, 
con inflexiones paternales, incluso cuando se dirigía a la abuela. Las canas le 
conferían, a pesar de todo, algo de energía juvenil a su rostro enjuto, color marfil. 
Imponía respeto. A veces se presentaba también su mujer, de rostro largo, 
enmarcado por dos bandas de cabellos completamente blancos, suaves, 
abundantes. Su respiración era dificultosa; se sentaba apenas llegaba. Era ella 
quien te había descubierto en la casa de los campesinos. Sonreía estirando los 
labios. 


Yo había vuelto a mi silla; tú eras el centro de todo. La nodriza permanecía 
siempre de pie, teniéndote en brazos mientras agitabas las manecitas y dabas a 
todos motivo para sonreír, para que se compadecieran por tu suerte; y a la abuela 
para agradecer y bendecir a tus protectores. Luego concluía el cuarto de hora y la 
nodriza nos saludaba en tu nombre: 

—Despídete de la abuela, despídete de tu hermanito. 

No podíamos besarte, a causa de la higiene. 

Esto acaecía una vez por semana. Pero ocurría también que mientras la 



abuela y yo esperábamos en la cocina, venía la mucama a decirnos que todavía 
dormías y que apenas te despertaras tenías que comer y hacer luego el paseo por el 
jardín, donde no era posible que te viéramos porque el barón tenía visitas. Éramos 
postergados para la semana siguiente. Al despedirnos nos ofrecía cortezas de pan 
con manteca y mermelada. Mermelada de naranja. 



3 


El barón era un rico señor inglés, un sir, que había envejecido recorriendo el 
mundo por deporte, hasta que había encontrado en las colinas de Florencia su 
residencia ideal. Tu protector era su mayordomo; lo servía desde hacía cuarenta 
años. No conocía otros horizontes que los percibidos a través de los ojos del 
patrón. Ya de edad madura, a fines de siglo, se había casado con «la primera 
mucama», que le había dado dos hijos, ahora choferes de la casa. Gozaba de una 
autoridad indiscutida; su poder se detenía sólo ante el umbral de la habitación del 
señor. Era él quien vestía al viejo barón, le cepillaba la espalda en el baño, lo 
obligaba a ingerir los purgantes. Los sirvientes lo detestaban y lo estimaban al 
mismo tiempo; él sabía demostrarle a cada uno la pertinencia de sus propios 
reproches: enseñaba al cocinero la receta exacta, al jardinero la razón por la que 
había fracasado un injerto, a la planchadora un método mejor para doblar los 
cuellos de noche. Y sabía, en el momento oportuno, hacer una chanza y golpear 
con la mano las asentaderas de la mucama sin que disminuyera su propio 
prestigio. 

En estas ocasiones, me imagino, estallaba su risa. Pero no es exacto decir 
risa. Era más bien un hipo, una hilaridad completamente reprimida, que 
manifestaba con la agitación de su figura, con un guiño de los ojos, mostrando los 
dientes, que eran pequeños, muy juntos, ligeramente opacos, parecidos a una 
dentadura postiza. Incluso en la alegría era mesurado y se hubiera dicho que temía 
turbar el silencio. Pues tal era la sensación que provocaba su persona: un hombre 
envuelto en silencio. El silencio en el cual estaba sumergida la casa. Normalmente 
hablaba en voz baja, en un tono claramente perceptible, de hombre que hasta en el 
hablar había hallado la medida del silencio. En aquel tiempo yo no sabía más de él: 
hombre-casa-silencio-risa era todo lo que lograba asociar. 

Durante nuestras visitas siempre reía en aquella forma suya. Te hacía 
ademanes delante de los ojos y tú le respondías inclinando la cabeza hacia un lado, 
con un gesto gracioso de recién nacido. Entonces él reía. También la abuela y la 
nodriza reían. Yo tenía miedo de su cara, que reía de aquella forma. A veces él se 
acercaba a mí, me ponía un dedo bajo el mentón para que me uniese a la alegría 
común. Su dedo era gélido, incluso en verano. Su presencia no podía inducirme a 
quererte. 

Una noche soñé que, riendo en aquella forma suya, él se inclinaba sobre tu 



cuna y te sofocaba, te mataba. Yo estaba en un ángulo de la habitación, tras las 
cortinas, y no intervenía siquiera con un grito. Manoteaba en el vacío y de pronto 
una mano se unía a la mía; me daba cuenta de que a mi lado estaba mamá que 
asistía, también ella en silencio, al asesinato. Este sueño se me ha repetido a 
grandes intervalos hasta que tuve quince años. A veces mamá me soltaba la mano 
y se aproximaba a tu cuna; él desaparecía inmediatamente. 



4 


íbamos a visitarte todos los jueves. En la tarde del jueves la abuela estaba 
libre de su trabajo y yo no tenía que ir a la escuela. A menudo, al volver, nos 
acompañaba durante una parte del trayecto, la mujer de tu protector, que se 
ocupaba entonces del guardarropas en la villa y tenía el jueves como día de 
descanso. En uno de sus paseos del jueves, meses antes, se había detenido en la 
casa de los campesinos que te cuidaban. Los campesinos proporcionaban la leche a 
la villa y se apresuraron a presentarte a la señora y a narrarle tu historia para 
entretenerla. La señora se había conmovido; había dicho que cuando no estuviera 
el barón te podían llevar a pasear al jardín de la villa, que a ella le gustaría volver a 
verte. Tus cuidadores no perdieron la ocasión: por tu bien, dijeron. Un día en que la 
muchacha de los campesinos te hacía respirar aire fresco entre los bosquecillos de 
boj y los macizos del jardín, se encontró con el barón que volvía inesperadamente. 
Fue en vano que el mayordomo hiciera a la muchacha una señal para que 
desapareciese: quizá la muchacha, «por tu bien» y por vanidad suya, «no quiso 
desaparecer» entre los caminitos arbolados o detrás del muro. Marchó en cambio al 
encuentro del viejo señor. La muchacha, me imagino, se inclinó, doblando apenas 
las rodillas; te mostró sobre sus brazos. Al barón no debió desagradarle aquel 
encuentro fuera de lo común. Hizo las preguntas que acostumbran a hacer los 
reyes en tales ocasiones, poco importa si con sinceridad o con mucha suficiencia. 
Demostró que se conmovía por la historia de aquel recién nacido, huérfano de 
madre y con el padre en un hospital a causa de heridas de guerra. Volviéndose 
hacia el mayordomo le dijo con afabilidad que el pequeño debía ser ayudado. Eras 
un niño rubio, con ojos celestes, reías mostrando las encías, agitando las manecitas. 

Tu destino estaba ya decidido. Según la abuela, mamá velaba por ti desde el 
Paraíso. También papá estaba convencido de esto. También los inquilinos, todos. 
Sólo al abuelo no le pareció bien. Pero el abuelo murió pronto; tú no lo conociste. 



5 


Me acordaba con frecuencia de ti, con fastidio, con el mismo sentimiento 
con que un muchacho de seis años recuerda una mala acción, con una sensación de 
culpa irreparable. Sentía casi deseos de llorar; hubiera querido borrarte de mi 
memoria. Me resulta difícil reconstruir las analogías de aquel sentimiento. Era tal 
como te digo; mentiría si tratara de explicarlo. 

Extrañaba mucho la falta de mamá; la única asociación que hacía era ésta: 
mamá había muerto por tu culpa. Todos repetían que mamá había muerto por tu 
culpa ; nadie pensó nunca en el significado que aquellas palabras cobraban dentro 
de mí. 


Había descubierto la existencia de mamá después de su muerte. Cada 
hombre recuerda su vida a partir de un cierto día en adelante. Para algunos el 
primer recuerdo es un juguete; para otros, el sabor de una comida, un ambiente, 
una palabra, un rostro, varios rostros. La primera realidad de la cual yo tengo un 
conocimiento exacto es la de mamá en su lecho de muerte. 

Mamá había muerto la noche anterior. Hubo un momento en la tarde 
siguiente en que la abuela y yo nos quedamos solos en casa, con ella muerta. La 
abuela me tomó por la mano y me condujo a su habitación. Había seis cirios 
encendidos a la altura de los extremos y de la mitad del lecho. La habitación estaba 
saturada de olor a cera quemada y a flores. Nuestras sombras se proyectaban, 
exageradamente grandes, sobre las paredes. Encima de la cómoda, frente a la 
estatuilla del Niño Jesús, que se hallaba protegida por una campana de vidrio, 
había tres velas de noche próximas a apagarse. El lecho estaba rodeado de coronas 
de flores, libre sólo en la parte de la cabecera, adonde la abuela me condujo. 
Entonces vi a mamá, la vi por primera vez. Tenía puesto un traje sastre negro, la 
mitad de la falda estaba cubierta de flores. Tenía una blusa blanca bordada, 
cerrada en el cuello con un prendedor celeste. Sus manos, entrelazadas, sostenían 
un rosario. La atmósfera era pesada: estábamos en un mes de julio sofocante, el 
julio de 1918, con la habitación cerrada, incluso las persianas, las flores, y los cirios 
encendidos. Los cirios habían sido quizá colocados en forma tal que iluminaran su 
rostro, que se mantenía inmóvil, severo, ligeramente alterado por el dolor, como el 
de quien duerme y tiene un sueño desagradable. Sus cabellos negros, atados por 
una cinta, dejaban ver un poco las orejas. Estaba pálida, blanca, con una palidez 
ligeramente húmeda. Tenía la cabeza apoyada sobre un almohadón verde, el 



almohadón del sofá del salón. 


Al verla no sentí miedo. Dije: 

—Mamá. 

Y esperaba que me contestase. La abuela sollozaba a mis espaldas, apoyaba 
las manos sobre mis hombros; una lágrima suya me cayó sobre el cuello, yo sacudí 
la cabeza y me pareció que también mamá se movía. Me aferré a la cabecera de la 
cama. Repetí en voz alta: 

—Mamá. 

La abuela rompió a llorar; me pasaba las manos por el pelo, me tiraba de él 
sin darse cuenta. De pronto una mosca se posó sobre la frente de mamá, agitó un 
poco las patas, se alzó nuevamente, voló en torno a su rostro, terminó por posarse 
en el ángulo del ojo izquierdo, cerca de la juntura de los párpados. Desde la 
cabecera la abuela levantó la mano para espantarla, inútilmente. Entonces me moví 
yo, pasando hacia el costado de la cama, me metí entre las coronas, llegué hasta la 
almohada y agité la mano frente al rostro de mamá. Como la mosca no se movía, 
acerqué un dedo. La mosca escapó. Había tocado a mamá. Instintivamente le alcé un 
párpado, vi su ojo, era gris, tenía reflejos verdes. Lo miré sosteniendo el párpado 
con dos dedos. La abuela me llamó. El ojo de mamá había quedado muy levemente 
abierto, vidrioso, ausente. La abuela lo volvió a cerrar. 

Un día, en Villa Rossa, me alegró descubrir mientras te miraba que tus ojos 
eran celestes. Pedí que me dejaran ir al gabinete que estaba al lado de la cocina. Me 
observé en el espejo. Cada uno de mis ojos tenía un color diferente. El izquierdo 
era como el de mamá. 



6 


Me di cuenta, por lo tanto, de que en el mundo existe la madre el día que vi 
a mamá en su lecho de muerte, con la cabeza hundida en el almohadón verde del 
salón. Pero ¿cómo era mamá viva? ¿Cómo era su voz? ¿Cómo era su sonrisa? 
¿Podía sonreír? ¿Podía asomarse al balcón, tender la ropa y cantar? ¿Podía echarse 
al brazo la bolsa de las compras e ir al mercado, discutir con los comerciantes? 
¿Podía sentarse en el sofá del salón y tejer los calcetines, los calzoncillos de lana 
para el invierno y los guantes y leer después el periódico? ¿Podía salir de paseo el 
domingo y tomar café con crema, ir al cinematógrafo y divertirse? ¿Podía también 
llorar, mamá? ¿Cómo eran sus lágrimas? 

Me decían: 

—Mamá era hermosa. —Y me llevaban frente a su fotografía. En la 
fotografía mamá estaba seria, casi con ceño, no la reconocía. 

En el piso de abajo vivía Arrigo, y yo iba allí a jugar; en la casa estaba su 
mamá, que cantaba, lavaba la ropa, hacía de comer, se ponía perfume en la blusa 
para salir de paseo; estaba en todas las habitaciones, incluso cuando salía, incluso 
cuando en su ausencia hacíamos más ruido o íbamos a la despensa. 

— ¡Si mamá se da cuenta...! — decía Arrigo. 

Y su mamá se daba cuenta, gritaba, le pegaba una bofetada; pero era 
diferente de la bofetada de la abuela: me producía rabia que Arrigo llorase 
diciendo que le dolía. También a mis otros amigos de la casa los sentía gritar desde 
la calle o mientras subían las escaleras: 

— ¡Mamá! 

Tenían una voz diferente de la mía, parecía que la respuesta de la madre, 
que venía del interior de las habitaciones, los ayudaba a subir con más rapidez, 
como si volaran. Eran mujeres jóvenes, de cabellos rubios, o negros, todas 
cantaban; desde las ventanas sus voces venían a extinguirse ante nuestra 
balaustrada. El silencio de nuestra casa se parecía al de la villa, pero en nuestra 
casa estaban las voces de las madres, el zapatero del portón, la máquina de coser 
del piso de arriba. 



— ¿Qué cantaba mamá? —preguntaba a la abuela. 

—Mamá cantaba poco —me respondía. Yo pensaba que mamá era una 
mamá diferente de las otras. 

Vino a vivir al último piso una chica, Luisa; su casa tenía terraza en el techo. 
Luisa nos invitaba a ir. Un día me tomó aparte y me dijo: 

— ¿Cuándo me llevas a ver a tu hermano? 

Arrigo, que nos había espiado, respondió por mí: 

—No se puede. Lo tienen unos señores. Su mamá murió en el parto. 

Me enfurecí y nos empezamos a dar golpes. Arrigo me hizo salir sangre de 
la nariz. Al día siguiente estuve con fiebre. Tenía sarampión. Para que me sintiera 
más cómodo me pusieron en el lecho de mamá. Dicen que en el delirio hablaba de 
ti y de ella. 



7 


La mujer de tu protector nos acompañaba hasta la Puerta San Leonardo, 
donde están esculpidos San Jorge y el Dragón. Cuando se alza la mirada se ve el 
Fuerte, desde el cual disparan las salvas de cañón que marcan el mediodía. Al 
volver teníamos encuentros diversos por el camino, de acuerdo con las estaciones. 
Sentado a horcajadas sobre el pequeño muro que limitaba la propiedad, un 
campesino podaba los olivos, y se quitaba el sombrero para saludar a la señora; el 
joven quintero, que había ido a repartir la leche a los clientes de la ciudad, 
regresaba con el carrito tirado por el caballo: el sonido de los cascabeles y el 
tintinear de los tarros llenaban el lugar de ruido, las herraduras del caballo 
resonaban aun más fuerte, el párroco cerraba el breviario, dejando adentro un 
dedo como índice, para responder a nuestro saludo. Encontrábamos las parejas de 
enamorados, que se fastidiaban por nuestra presencia: en verano casi todas las 
muchachas llevaban una flor en el pelo o un ramillete de margaritas en la mano. La 
calle está empedrada, tiene pocos metros de ancho y los muros de las villas, así 
como sus puertas, son poco más altos que un hombre. Sorprendíamos a los 
enamorados cortando las ramas de glicina, de mimosa, de adelfa, que salían de los 
jardines. A veces los muchachos hacían grandes provisiones de esas flores, me 
imagino que para venderlas en la ciudad. La señora los amenazaba con su 
bastoncito, llamaba a las puertas para advertir a los jardineros, pero los muchachos 
habían escapado ya, llevándose las flores y lanzando insultos contra la 
entrometida. Una vez uno de los muchachos le gritó: 

— ¡Mona! 

Yo me reí; la abuela me lanzó una bofetada. Alcancé a evitarla; advertí que 
la abuela lo había hecho para contenerse a su vez; su rostro estaba insólitamente 
alegre. La señora continuaba repitiendo: 

— ¡Groseros...! 

Ésas eran mis victorias, mías y también de la abuela, según podía 
comprender. También a ella le resultaba antipática la señora. Pronunciaba siempre 
los mismos discursos: repetía cómo había sido posible tu encuentro con el barón. 

—Todo se debe a mí... —decía, y agregaba—: ¡Si me lo hubiese 
imaginado...! 



Decía que su marido se estaba acostumbrando a ti y que ello no era posible; 
no se trataba de que tú no lo merecieses, sino de que al fin y al cabo no eras hijo de 
él, y no se veía qué esperaba tu padre, si se había curado de las heridas y había 
encontrado trabajo, para llevarte nuevamente. 

Reía al hablar, mostraba grandes dientes de caballo. 

—No les conviene llevárselo, ¿verdad? 

Su risa se prolongaba hasta tener un tono de cordialidad; decía: 

—No se preocupen, no se preocupen. El niño, por ahora, está bien donde 

está. 


Tenía los cabellos completamente blancos, marchaba lentamente, respiraba 
con dificultad, se apoyaba en el bastoncito negro con un mango de plata que 
representaba un perro. La abuela respondía humildemente: 

—Es su señor marido el que no nos lo quiere devolver. Tal vez si hiciera 
sufrir al niño, nosotros podríamos quitárselo por la fuerza. 

— Oh, no lo hace sufrir, no hay peligro, no lo hace sufrir... —respondía la 
señora riendo: reía hasta que se echaba a toser. 

Un día dijo: 

— En realidad, para el niño ha sido una suerte que su madre haya muerto. 

A la abuela se le encendió el rostro; respondió: 

—No lo diga ni siquiera en broma. Así como hemos criado a éste —y 
levantó la mano que yo tenía en una de las suyas—, sabremos educar también al 
segundo. —Apenas logró agregar — : Buenas noches. —Tenía un nudo en la 
garganta. 

Mientras bajamos la Cuesta Magnoli, lloró, apretando los labios. En el 
Puente Viejo yo le pregunté: 

— ¿Dónde lo podríamos poner para dormir? 

Había pasado ya un año, usabas pollerita, tenías el pelo enrulado, y los ojos. 



si es posible, aun más celestes. 



8 


Tu nombre, Dante, te había sido puesto en homenaje al tío, tu padrino. (El 
día del bautismo el tío te había regalado doce huevos arreglados en una caja y 
envueltos cada uno en un billete de diez liras). Tu nombre no le gustó a tu 
protector. La abuela no lograba habituarse a tu nuevo nombre; al saludarte te 
llamaba Dantino. Tu protector la reconvenía, severo: 

— El niño se llama ahora Ferruccio. Dante es un nombre vulgar —le decía. 

Nuestra abuela se sonrojaba, te ponía el dedo bajo el mentón, mientras 
movía la cabeza y reía para que tú también rieses. Respondías a sus 
gesticulaciones. La niñera descubría inevitablemente que te parecías en forma 
extraordinaria a la abuela. 

Tenías entonces un año; a tu protector lo llamabas papá; a su mujer, mamá; 
y a la niñera, tía. Cuando nosotros íbamos de visita, llegabas a menudo a la cocina 
caminando dentro del andador o sostenido mediante unas cintas por una mucama 
a la cual demostrabas estar muy acostumbrado. Querías estar siempre en sus 
brazos y si ella tenía que dejar la cocina para dedicarse a sus tareas, ibas detrás 
llorando, balbuceando: 


— Dida, Dida... 


Te ponían juguetes en la mano, trataban afanosamente de distraerte, y no te 
daban de comer porque no era la hora. La niñera, la señora y tu mismo protector, 
ponían caras de desesperación. Como el barón tenía invitados —era el momento 
del té—, no debía oírse tu voz, ninguna voz debía alzarse desde las habitaciones de 
servicio. La abuela era la más desesperada de todos; una vez, en su afán por ser útil 
y poder calmarte, descolgó una cacerola y golpeó sobre ella con la llave de casa. La 
señora le arrancó el utensilio de la mano y le dio un empujón; la abuela cayó 
sentada sobre una silla; nunca olvidó aquel episodio. 

Si tu llanto duraba varios minutos, la niñera te llevaba. Te calmabas sólo si 
volvía Dida. Entraba también ella haciendo: 

—Shhh... 


Agitaba la mano a la altura del pecho, como si algún enfermo grave 



estuviera inmediatamente detrás de la pared. Se le preguntaba si tu llanto se oía en 
la sala. Ante su respuesta afirmativa, tu protector nos dejaba. La abuela se 
excusaba como de una culpa. Dida la tranquilizaba; tenía expresión amistosa, ojos 
picaros, entonación de campesina y una distinción natural en toda su persona. 
Resultaba simpática, como la niñera. Era ella la que me daba las cortezas de pan 
con manteca y mermelada de naranja, y a menudo una taza de chocolate, frío, 
bueno. Se tenía la impresión de que era ella la que mandaba; la señora permanecía 
sentada junto a la mesa, siempre con su aire de cansancio, como aburrida. 



9 


Estábamos en 1920; día a día se construía en torno a ti esa prisión de afectos, 
de hábitos, de complejos, dentro de la cual —al cambiar con los años las 
condiciones y los afectos— te encontraste después prisionero. Te evadiste de ella 
con la muerte, si es que la muerte es la liberación, y no más bien la segregación 
definitiva. 

Un día de aquel año 1920 —tenías diecinueve meses— se intentó substraerte 
a tu destino. Papá se había vuelto a casar, había puesto casa nueva y estaba 
decidido a tenerte junto a sí. Tras una dramática conversación con tu protector, 
logró sacarte de Villa Rossa y llevarte a su casa de obrero. Era una casa en la que el 
sol golpeaba hasta las tres de la tarde; una de las ventanas daba sobre un jardín. 
Antes de que tú llegases habían comprado un sillón. Yo vivía con los abuelos. Fui a 
visitarte; mi alma de niño estaba llena de rencor. Por tu culpa me vería obligado a 
sufrir la presencia de la madrastra, a la que odiaba, como a todo aquello que estaba 
contra mamá. La madrastra era joven, pequeña, gorda, de piel rosada, amable; hacía 
de todo para conquistarse mi buena voluntad. 

Fui a verte. Estabas desde hacía dos días en la casa paterna; habías cobrado 
un color intenso, de manzanar cuando entraba nuestra madrastra batías las manos 
como no te había visto hacerlo ni siquiera por Dida. Papá te había enseñado 
algunas palabras; te enseñó a decir judías y a decir rulo. Tú decías: «Udías», decías: 
«Tulo». Te preguntaba: 

— ¿Quieres volver a Villa Rossa? 

Tú decías: 

—No. —Y movías la cabeza. 

Te preguntaba: 

— ¿Cómo estás en casa de papá, mejor o peor? 

Tú respondías que mejor. Decías: «Ejor». 

Estaban las amigas de la madrastra, los inquilinos, los compañeros de papá; 
todos te hacían cumplimientos y tú sonreías a todos, batías las manos sobre el 



sillón. Las mujeres decían: «Parece el Niño Jesús»; «Parece una muñeca Lenci»; «Es 
la imagen de la salud». Aquel día lograste disipar incluso mi rencor; te tomé en 
brazos, nos divertimos juntos. 

Dije a Luisa que al día siguiente la iba a llevar a que te conociera. A la otra 
mañana Luisa me mostró el regalo que te había comprado: un muñeco de goma 
roja que silbaba cuando se le apretaba la panza. Como no estaba segura de poder ir 
aquella tarde me dio el juguete para que de todos modos te lo llevase. Pero antes 
que nosotros llegó Dida. La puerta que daba sobre la escalera estaba siempre 
abierta, ella pidió permiso, nadie le respondió y entró. En el cuarto estabas tú solo, 
en el sillón. La madrastra estaba en la cocina; papá, todavía en el trabajo. Dida 
entró, te vio en el sillón con un montoncito de judías delante: las comías de a una a 
la vez, satisfecho. Tuvo un semidesvanecimiento, debió de apoyarse en la cómoda, 
lanzó un grito: para ella era un delito darte a comer judías, enteras además, y sin 
cocinar. Le dijo a la madrastra, que estaba ya en la habitación, que había ido para 
llevarte nuevamente a Villa Rossa. Cuando poco después llegó papá las encontró a 
ambas llorando, sentada cada una en una silla. 

Papá se mostró al principio inconmovible. Dijo que el niño era hijo suyo, 
que le estaba reconocido a tu protector, pero que se habían terminado los mártires: 

— ¿El niño es mío o no es mío? 

Dida repetía que al obrar así papá demostraba no querer a su hijo, pues le 
quitaba la suerte. Dijo que el mayordomo estaba loco por el niño, que se lo diesen 
por un poco de tiempo más, a fin de que se fuese habituando paulatinamente a la 
idea de que tenía que dejarlo. Fue una larga escena patética durante la cual, para 
que estuvieras tranquilo, la madrastra te había devuelto tus judías. Frente a la 
inconmovilidad de papá, la desesperación de Dida se acentuaba. Te besaba y te 
abrazaba, se escondía tras de la puerta tratando de que lloraras por su partida, 
como antes, pero inútilmente. Tú comías las judías y le hacías un gesto de adiós 
con la mano. 

— El niño se ha encariñado ya con nosotros — decía la madrastra. 

Dida se decidió a marcharse. Con el rostro lleno de temor, bañado en 
lágrimas, al abandonar la casa dijo: 

—No vuelvo a la villa sin el niño. Prefiero tirarme al Arno. 


Papá cuenta que su voz era serena en aquel momento: 



—Me causó la impresión de que hubiera puesto en práctica su propósito. 

Papá fue a la ventana que daba sobre la calle para verla salir. Entretanto 
hablaba con su mujer; ambos se preguntaban si tenían el derecho de decidir tu 
vida, de quitarte, al proceder así, las comodidades, la posibilidad de esbidios, la 
herencia que sin duda el barón te hubiera dejado. Cuando Dida apareció en la 
calle, papá la llamó. Tu destino estaba definitivamente decidido. 

Llegué con la abuela; en la mano llevaba el muñeco de Luisa, pero tú no 
estabas. Encontré el muñeco ocho años después en el fondo de un baúl, cuando la 
abuela y yo tuvimos que cambiar de habitación. La abuela se lo regaló a un niño de 
cabellos rojos que vivía en el piso de abajo en la nueva casa. 



10 


El tiempo ordena en la memoria los episodios importantes, borra las líneas 
numerosas de los días en los que los gestos y las palabras se hacen para durar de 
una aurora a un crepúsculo. Tu infancia pasó. 

Fue una infancia vivida en un acuario —sin lastimaduras en las rodillas, sin 
juguetes destrozados, sin la cara sucia de barro, sin secretos ni descubrimientos, y 
sin amigos—, en el gran silencio de la villa. Te estaba prohibido quedarte al sol, 
bajo la luz demasiado intensa, al viento; alzar la voz, echarte a correr, comer fruta a 
deshora. 

El jardín era vasto, había numerosos paseos y caminos bordeados por 
zarzas, rosales, pequeños cipreses y hayas; en la pendiente de la avenida arbolada 
había un nogal, plantas de magnolia, el estanque con los peces de colores y la 
madreperla; la pequeña Venus encerrada en el nicho verde sostenía un ánfora 
sobre el hombro: el agua del surtidor caía sobre la pequeña concha en la cual 
estaba apoyada la estatua. Tú preferías quedarte en el vivero, observar las plantas 
que estaban en tiestos, los injertos, las grandes tijeras y los utensilios del jardinero. 
El jardinero, decían, era amigo tuyo: lo seguías mientras trabajaba, le llevabas la 
cesta en la cual él recogía ramitas, retoños, bulbos. Preguntabas el nombre de cada 
planta, flor o herramienta, lo repetías en alta voz para recordarlo. El jardinero tenía 
bigotes grises, mirada paternal, voz pausada y un aire de paciencia y mesura en 
toda su persona. Andaban ambos por el jardín, cuando el tiempo era bueno, tú 
preguntando y él respondiendo y contándote de vez en cuando las fábulas que te 
gustaban. Cuando Dida iba a buscarte para merendar, te encontraba en el vivero; el 
jardinero trabajaba, tú estabas frente a él y lo escuchabas, le alcanzabas las tijeras, 
la regla, las pinzas. Tenías cinco, seis años; cabello rubio, lacio, ordenado sobre la 
frente. Tus rasgos eran agradables: los labios, rojos; el rostro, pálido; la mirada, 
atenta, con una sola expresión de asombro y aflicción a la vez. Estabas vestido de 
hombre: pantalones cortos con raya al medio, la chaqueta con los tres botones 
prendidos y corbata. Como todos los de la villa, también tú hablabas en voz baja, 
habías conquistado la dimensión del silencio. 

—Un señorito —decía la abuela a las inquilinas — . Parece un inglés. — 
Agregaba—: Se está poniendo alto. Sale a la madre. 

Ya no te visitábamos más en la cocina. Atravesábamos la puerta y el 



corredor y éramos introducidos en una habitación de techo alto, siempre en 
penumbra. Había en el medio una mesa, sobre ella un florero que nunca tenía 
flores: se reflejaba sobre la mesa, creando una zona de luz. A través de los vidrios 
de las alacenas se veían las vajillas policromas, fileteadas, los juegos de cristal. Los 
entrepaños eran de color rojo oscuro, amaranto, con estampados de oro; también el 
cielo raso estaba decorado. Colgadas de las paredes, enmarcadas, había grandes 
láminas en colores que representaban la caza del zorro: jinetes con chaqueta roja y 
pantalones blancos, perros, zorros que huían sobre prados color verde esmeralda, 
entre matorrales y árboles altísimos y frondosos. Las leyendas estaban en inglés. 
En la penumbra las láminas cobraban relieve, parecía que los jinetes salían de la 
pared. En el espacio entre las dos ventanas había una fotografía del barón. Tenía el 
rostro enmarcado por la barba, corta y del mismo largo en las mejillas y bajo el 
mentón. Era un retrato de medio busto: el modelo de su chaqueta era igual al de la 
tuya. Nos sentábamos junto a la ventana, formando una especie de semicírculo con 
las sillas. 

Con el paso de los años nada había cambiado, fuera de que tú y yo 
habíamos crecido. Los otros seguían siendo los mismos: la abuela en su humillada 
condición, tu protector con su tono paternal y severo, el velado sarcasmo de la 
señora. Dida había engordado y sabía reír sin romper el silencio: preparaba una 
merienda igual para ti y para mí. Incluso las cortezas de pan con manteca y 
mermelada de naranja eran las mismas. Después nosotros dos salíamos al jardín. 



11 


Un día, papá, forzado por la necesidad, había acudido a tu protector porque 
necesitaba trescientas liras. Trescientas liras eran entonces mucho. A papá le 
servían para comprar un traje usado a un ropavejero, pues había encontrado 
trabajo en el Gambrinus, donde los mozos llevaban frac. Papá trabajaba de mozo en 
los cafés. Con las pocas decenas de liras que quedaron, la familia hizo un paseo al 
campo. Fueron los treinta dineros. Desde aquel día papá no volvió a pisar Villa 
Rossa. Tu protector estaba ahora seguro de haberte conquistado definitivamente; la 
ironía de su mujer contó con un argumento más. La abuela se mordía los labios 
cada vez que le echaban en cara el episodio, se prometía pagar la deuda de papá 
con sus ahorros: ganaba una lira por hora en sus medios días de trabajo. Yo jugaba 
por céntimos con mis amigos de la calle: trescientas liras era una suma que me 
hacía reír cuando pensaba en ella, tan enorme me parecía. La cena de la abuela y 
mía era café con leche; gastábamos entre los dos una lira. 

Fue después del episodio del préstamo cuando tu protector prohibió que se 
hablase de mamá en presencia tuya. 

Tú y yo íbamos al jardín. Marchabas junto a mí, siempre un poco separado, 
me tratabas con una condescendencia ostentosa, de niño; fruncías siempre el ceño, 
como si me considerases un enemigo. Me hacías observar las plantas, las flores, los 
peces del estanque, con la seriedad de un niño que hace que su compañero admire 
sus juguetes para dejarlo estupefacto y provocarle envidia, pero que no le 
permitirá nunca tocarlos. Muchas veces me llevabas de buena gana hasta el vivero 
para que viera las tortugas. El día que con el pie hice dar vuelta a una sobre el 
caparazón, te echaste a llorar. Ni siquiera el jardinero logró calmarte; me insultabas 
entre los sollozos. La tortuga se llamaba Beatriz. 

Volviste a la casa casi corriendo, tu protector me dio una bofetada, la abuela 
tomó mi defensa. 

— ¡Gente perdida! —exclamó la señora. 

— Esta noche tendrá fiebre —dijo tu protector. 

Tu protector me miraba con ojos amenazadores. Yo no le tenía ya miedo. 
Las visitas a Villa Rossa me parecían ahora una comedia. Vivía una vida diferente, 
pasaba muchas horas del día en la calle; ir a Villa Rossa era para mí una aventura. 



una segunda existencia que mantenía en secreto para mis amigos. 


Tenía diez años y la abuela no podía retenerme ya con su mano. Cuando 
salíamos de la Villa, tomaba la calle San Leonardo, entraba en los patios de los 
campesinos y lanzaba un aullido, hacía sonar las campanillas de las villas, recogía 
las olivas caídas de los árboles. Cuando la señora nos acompañaba yo exageraba a 
propósito; ella me amenazaba con el bastón. En el momento de despedirse, la 
abuela le pedía que no contase a su marido mis travesuras. La señora era una 
extraña mujer: a veces por todo reproche me hacía una caricia. 



12 


El jardinero me había prometido una caña. Le dije que la abuela la 
necesitaba para tender la ropa lavada. Me serviría en cambio a mí y a mis amigos 
para hacer con ella tubos con los cuales lanzar conos de papel: en el vértice de los 
conos se ponía un alfiler con la punta hacia afuera, se soplaba dentro del tubo y se 
apuntaba a las asentaderas de las muchachas. 

Fue el día en que el jardinero me dio la caña. 

Era una hermosa caña, sólida, amarilla, con nudos verdes, hueca por dentro, 
como yo la quería. Por la sonrisa con que el jardinero me la dio, comprendí que él y 
yo nos habíamos entendido: si no sobre los alfileres, sin duda sobre la cerbatana. 

Tenías entonces seis años. Yo, por consiguiente, once. Era a principios de 
otoño, del otoño de 1924. El jardinero nos dejó: tenía un sombrero de paja con la 
cinta gris sucia, el delantal azul oscuro atado atrás, en el cuello y la cintura; salió 
del vivero con la goma que se aplicaba a la canilla para regar. Nosotros nos 
sentamos en el alféizar de una de las ventanas del vivero. Tenías una corbata 
celeste con manchitas. Me quitaste la caña, me dijiste: 

—Esta caña te la di yo. 

Mi primer impulso fue quitarte la caña por la fuerza; me contuve para no 
comprometer mi conquista. 

—Está bien —creo haberte contestado — . ¿Me la quieres quitar? 

Incluso sentado eras más bajo que yo; estabas pálido y parecías más rubio 
que nunca, de un rubio color oro, hermoso, eras una luz; por tal razón la mirada 
resentida que me dirigías resultaba de una maldad particular. 

—Te la devuelvo con una condición —me dijiste. Y agregaste—: ¿Quién era 
mamá? 

Hinchaste los carrillos y yo no sabía si realmente estabas por reír o si lo 
hacías con seriedad. Veía la caña en tus manos, pero era como si me hubiese 
olvidado de ella. Frente a nosotros había un matorral que circundaba un pequeño 
prado; entre nosotros y el matorral estaba el camino del vivero, luego un sector 



cubierto de grava. Del matorral salió una lagartija, permaneció un segundo 
indecisa, luego cruzó sobre la grava. Yo aproveché el incidente para cambiar de 
tema: 


—Mira, mira esa lagartija —dije — . ¡Agarrémosla! 

Hice un movimiento, pero tú permaneciste sentado. Hacías balancear la 
caña sobre tus muslos, repetiste: 

— ¿Me dices quién era mamá? 

— Si te lo digo, lo repetirás y después llorarás —te respondí. 

—Dime quién era —insististe. 

Yo dije: 

— Era la mamá de nosotros dos. 

— ¿Murió? 

— Sí, murió. 

— ¿Se llamaba Nella? 

— ¿Cómo lo sabes? 

Entonces te levantaste, riendo. Tenías los dos dientes de adelante mucho 
más largos que los otros, quizá los otros se te habían caído; tenías todavía una boca 
para beber leche. Me alcanzaste la caña y te erguiste, te dirigiste hacia el jardinero, 
que regaba el prado a poca distancia. Le dijiste: 

—Tienes razón, se llamaba Nella. 

Él movió la cabeza y sonrió. Tenías la mirada de siempre: de asombro y 
aflicción a la vez, y una actitud circunspecta. 

La segunda vez fue en el automóvil, durante el invierno que siguió. 

A determinada hora de la tarde un hijo de tu protector, libre de sus tareas, 
venía a buscarte con el automóvil para llevarte a dar un paseo. Si ello ocurría 



mientras nosotros estábamos de visita, tú nos dejabas. Aquel día tu protector 
estaba en la ciudad con el barón, en otro automóvil conducido por el segundo hijo. 
Dida propuso que yo te acompañara. El hecho de que fuera contigo te puso 
insólitamente contento. El chofer era un hombre de treinta años, de mandíbula 
saliente y ojos negros; tenía distinción, la distinción característica del sirviente, del 
chofer del amo. También él poseía la dimensión del silencio: reía sin que saliese de 
sus labios sonido alguno. Tenía una gorra con visera y un capote con cuello de 
astracán. Por lo general, te sentabas junto a él en el automóvil; aquel día nos 
acomodamos los dos atrás. Lo veíamos conducir tras el vidrio. Llevabas un 
sobretodo color tabaco, la garganta envuelta en una bufanda de lana gris, en la 
cabeza un sombrero de hombre. Era la primera vez que yo iba en automóvil. 

Llegamos a las avenidas, había un sol pálido, los árboles estaban desnudos, 
junto a las veredas se alineaban montones de hojas muertas. Yo miraba a través de 
los vidrios, y la desacostumbrada perspectiva hacía que resultaran desconocidos 
lugares que me eran familiares: el Chalet Fontana, el Giramontino, las Puertas 
Santas. El automóvil iba a una velocidad moderada; de vez en cuando el conductor 
se daba vuelta y nos sonreía; tenía los colmillos un poco salientes. Nosotros 
callábamos, el uno junto al otro. 

De pronto, antes de que llegásemos a la Plaza Michelangelo, dijiste, como 
para ti mismo, pero con la intención de ser oído: 

—Murió cuando yo era muy pequeño. 

— Sí, no tenías ni un mes —te respondí. 

— ¿Es cierto que murió loca? 

— ¿Cómo loca? 

—Murió loca, ¿no es cierto? 

— Claro que no es cierto. Murió de gripe. 

—Murió loca. Yo lo sé. Eres un mentiroso. 

— ¿Quién te lo dijo? 

—Me lo dijo papá. 



—Te ha dicho una mentira. 

—Tú eres el mentiroso. Cállate... No quiero verte más. 

Estabas furioso; golpeaste en el vidrio para que el automóvil se detuviese, 
cara se te había puesto roja y me mirabas con ojos de odio. 

— ¿Qué le has hecho? —me preguntó tu hermano chofer. 

Detuvo el automóvil. 

—Nada —respondí. 

Tú dijiste: 

—Quiero volver a casa. 


Fuiste a sentarte junto a él. 



13 


Todo lo que acontecía durante nuestras visitas a Villa Rossa era extraño a mi 
vida, se desarrollaba en una dimensión de las cosas y del mundo que no me 
pertenecía; era juego y comedia, como te he dicho. Cuando estaba allí, entraba 
también yo en la representación, padecía mi papel intensamente. Pero una vez 
afuera, una vez que volvía a la realidad que me pertenecía, todo se debilitaba hasta 
desaparecer. Tú eras ya un recuerdo, y bastaba una insignificancia para borrar de 
mi mente a tu protector, a su mujer, a Dida. Un día en la calle San Leonardo vi a un 
joven campesino perseguir a su rival en el amor, blandiendo una horca. Entre los 
que acudieron estaba el jardinero; fue él quien desarmó al malintencionado. El 
jardinero, fuera de la atmósfera de la Villa, era un hombre diferente, un hombre 
como los demás, que alzaba la voz y hacía gestos con agitación. Estaba fuera de la 
comedia: me pareció que lo veía por primera vez. 

Ni siquiera nuestras conversaciones sobre mamá dejaban en mi interior 
huellas profundas. Mi afecto por ella había hallado su puesto en mi espíritu, se 
había convertido en un afecto egoísta, cerrado e insensible a cualquier violencia 
exterior. Ya desde entonces comenzaba a inventarme a mamá. Soñaba con ella y le 
daba un rostro diverso del que tenía en el lecho de muerte; me inventaba su 
sonrisa, me imaginaba que lloraba. Pero en el sueño se mantenía invariable su 
vestimenta: el traje negro, la blusa bordada, el prendedor celeste. A veces, por las 
calles, encontraba mujeres que podían ser ella; me les adelantaba para mirarlas, el 
corazón me latía angustiosamente, pero en cada una de ellas había siempre un 
rasgo vulgar que hacía que me desilusionara. Ahora sé que aquel rasgo estaba en 
los ojos, en la mirada. Éstas estaban vivas. Yo no sabía romper la asociación mamá- 
muerte. 

Ni siquiera las palabras que pronunciaste en el automóvil y que en un 
primer momento, mientras volvíamos a la villa, me habían perturbado, 
consiguieron penetrar en mi alma: quedaron también ellas en el limbo de la 
comedia, en el juego de las partes en el que entraba el personaje de tu protector. 
«Mamá había muerto por culpa tuya»: esta idea seguía siendo clara y constante en 
mí, pero no por ello te odiaba más. Estaba ya habituado a la idea de que mamá 
había tenido que morir: que tú hubieses sido la causa me parecía algo fatal, 
formaba parte del misterio que circundaba la figura de mamá que yo había visto 
por primera vez sobre el lecho de muerte. En este sentido, tú le pertenecías, habías 
muerto con ella. 



SEGUNDA PARTE 


14 


Pasaron ocho años, durante los cuales apenas nos vimos. Trabajaba como 
dependiente en una tienda; no tenía ya los jueves a mi disposición. Luego tú 
abandonaste Villa Rossa. El barón había muerto, y como sus herederos, que habían 
venido a vivir a la villa, pensaban limitar las atribuciones de tu protector en el 
gobierno de la casa, él los dejó. (Incluso Dida debió comportarse con ingratitud, 
pues también ella desapareció de su vida y de la tuya). Inmediatamente después te 
llevó a pasar unas largas vacaciones en la Riviera, San Remo, Montecarlo: duró 
más de dos años. Quizás él esperaba hallar en su vejez, todavía vigorosa y apenas 
rozada por inocentes libertades atávicas, el sabor de la juventud no gozada. O 
quizá buscaba sólo sanar de una dolorosa herida, antes de ponerse al servicio de 
un nuevo amo en otra Villa Rossa. 

Tú eras la única persona en condiciones para consolar su soledad, la única 
sobre la cual —muerto el barón— podía él ejercer su dictadura, la única a quien 
podía servir y amar. Te rodeaba de un afecto exagerado, casi agresivo, te lavaba, te 
vestía, te calzaba, te limpiaba las uñas, te peinaba, como si en lugar de un 
muchachito de diez años hubieses sido un niño que empieza a andar. Te había 
enseñado a comer una cantidad determinada a ciertas horas establecidas, a 
divertirte mesuradamente en determinados momento y lugar, a hacer una 
inclinación y a impartir una orden, a gozar de todas las comodidades y a soportar 
al mismo tiempo una infinidad de prohibiciones. Las condiciones en que habías 
atravesado la infancia se prolongaban al comienzo de la adolescencia: jamás 
descubrías nada con tus ojos. Vivías así, constantemente solo, pero no solo contigo 
mismo, solo con él; tus pensamientos eran los que él te sugería. Lo recompensabas 
con un afecto hecho de veneración y temor; era tu modelo, como él quería, y hacías 
tuyas sus virtudes de orden y tuyos sus defectos de imperiosidad: estos últimos 
eran para él tus caprichos. 

La abuela y yo fuimos a visitarte a la casa que tu protector —terminadas las 
vacaciones — había alquilado más allá de la Puerta Romana. (En esa casa murió su 
mujer). Era un subsuelo y había un pequeño terreno cultivado que daba a la calle, 
unos pocos metros cuadrados convertidos en jardín: parejas de canarios, un 



agotado rosal, dos viejas tortugas. Habías tomado conciencia de nuestra diversa 
condición; en cada actitud tuya era evidente el desagrado que mi presencia y la de 
la abuela te inspiraban. Se reflejaban en ti, incluso físicamente, en los gestos, en el 
tono de la voz, la condescendencia, la suficiencia y esa particular cordialidad con 
que nos trataba siempre tu protector. 

No hablamos nunca de mamá en todos aquellos años; jamás estuvimos los 
dos a solas. Crecías, pero eras siempre el mismo. Cada vez me llevaba de ti esa 
impresión: crecías en estatura, demostrabas que llegarías a ser alto, tus rasgos se 
desarrollaban en armonía, pero estabas siempre igual, te parecías siempre, eras una 
copia del Ferruccio del jardín de Villa Rossa, como una fotografía de dimensiones 
cada vez más grandes. Incluso tus ropas parecían ser siempre las mismas, de un 
corte impecable. Igual que tus ojos celestes y tus cabellos rubios. El día en que leí 
que a Jesucristo le crecía el vestido a medida que él crecía, pensé en ti. Y crecías 
delgado, pálido, enfermizo, sufrías con frecuencia de las amígdalas. Yo tenía ya 
dieciocho años, creía quizás en algo y me marché a vivir solo en una habitación 
alquilada. Me puse a estudiar; no fui a verte más; dedicaba mis visitas a la abuela, 
que estaba en el Hospicio de los Pobres y me guardaba su merienda. 

Tú y yo vivíamos en la misma ciudad, pero era como si nos separase el mar. 
Ya no pensaba que mamá había muerto por tu culpa. Te había olvidado. 



15 


Estábamos en 1935. Por lo tanto, tenías diecisiete años, todavía no 
cumplidos; yo, veintidós. El frío era intenso, húmedo. Por lo general, cuando la 
Biblioteca cerraba, volvía a mi habitación; salía, avanzada la noche, para reunirme 
con ciertos amigos vagabundos. Pero algunas noches no resistía el frío; me 
refugiaba en los sótanos de los billares, donde había calefacción. 

Había llovido y tenía los pies empapados en agua; el calor del ambiente 
hacía que, por reacción, me pusiera a temblar violentamente. Las salas de billares 
estaban atestadas de gente, quizás era la noche de un sábado, no había lugar ni 
siquiera para apoyarse contra las paredes. Venían gritos de la sala del ping-pong, 
frecuentada por jóvenes del liceo y en la cual no entraba nunca. La llamaban «el 
jardín de infantes». Empujé la puerta para ver si había un lugar para sentarse. La 
sala era pequeña y unos veinte jóvenes se apretujaban en torno de la mesa, dejando 
el espacio necesario para el movimiento de los dos jugadores. Al lado de la puerta 
había una silla libre, justamente junto al radiador de la calefacción. Cerré la puerta 
y me senté. Algunos de los jóvenes espectadores se volvieron, sorprendidos por mi 
entrada. Para ellos era un extraño, uno de los billares, y por añadidura de mal 
aspecto, con el cabello y la barba crecidos, un vagabundo flaco y bastante 
andrajoso, con mirada de poseído. Ellos eran alumnos del gimnasio y del liceo, 
bullangueros, felices por las primeras libertades que se tomaban. 

Para calmar mis escalofríos me metí las manos en los bolsillos del sobretodo 
y apoyé el mentón contra el pecho. Los jugadores estaban batiéndose en un largo 
duelo de golpes de paleta que provocaba rumores en la platea. La pelota hacía su 
tictac, que repercutía en mi cerebro más que los gritos. Un muchacho vestido con el 
uniforme de las vanguardias, con la camisa negra y los cordoncitos blancos, vino a 
tomar el birrete que había dejado sobre el radiador. Pue un gesto infantil de 
desafío; alcé la cabeza para observar al maleducado. Después, distraídamente eché 
una mirada hacia la sala. Pue entonces cuando te vi. Eras uno de los dos jugadores 
y estabas justamente frente a mí. Sobrepasabas a todos con tu altura. Sentado como 
estaba, te veía sólo la cara y la mitad del busto. Estabas sofocado, un mechón de 
pelo rizado te acariciaba la frente, entre un golpe y otro lo volvías rápidamente a 
su puesto. No te veía quizá desde hacía un par de años y me sorprendió la forma 
en que habías crecido. Creciste verdaderamente, o sea que habías cambiado un 
poco. Parecías más robusto, la espalda y el tórax se te habían ensanchado, tus 
rasgos estaban ahora más acentuados; tu figura sugería la idea de una juventud 



precoz. Hasta el cabello se te había oscurecido. 


Tenías una expresión dura, casi cruel, tanta era la atención que ponías en el 
juego; tus ojos seguían la trayectoria de la pelota con una intensidad que tenía algo 
de feroz; dabas el golpe moviendo el antebrazo, tu espalda se alteraba sólo cuando 
sacabas la pelota de revés: se advertía que eras un jugador capaz y perfectamente 
adiestrado, y que tu prestigio estaba empeñado en esa partida. Lo advertí mejor 
cuando descubrí que los espectadores te eran hostiles; a cada pelota que perdías se 
alzaban grandes clamores de satisfacción y a la vez de aliento para tu adversario. 
Creo que éste se llamaba Mario. 

Si un punto resultaba discutible, todos estaban en tu contra. Intentabas 
hacer valer tu razón mirando en torno a ti y diciendo: 

—Ha golpeado adentro. El punto es mío. 

Buscabas una solidaridad que nadie te concedía. Pero tu voz era insegura; tu 
mirada, turbada. Decías: 

— Está bien. 

Lo decías con una condescendencia que sabía a lágrimas. Invitabas al 
adversario a reiniciar el juego. Sólo cuando la pelota se puso de nuevo en 
movimiento recuperaste tu calma feroz, tu dignidad. Ganaste la partida. Obtenido 
el punto que te dio la victoria, lanzaste la paleta sobre la mesa con un gesto de 
triunfo que pareció una reacción de rabia. No dijiste más que: 

— A pagar. 

Yo me había puesto de pie, estaba detrás de tu adversario. Éste te arrojó dos 
liras por arriba de la red. También otros, que habían apostado, te pagaron. El 
vanguardista dijo: 

—Te las daré mañana. 

—Me las das ahora porque tienes —respondiste. Te dirigías hacia él, 
decidido en tus intenciones, cuando tus ojos me encontraron. Te sonrojaste hasta 
los cabellos, me dirigiste una sonrisa, pero inmediatamente después te volviste 
hacia el lado contrario. Entendí que mi presencia te contrariaba. 

Por toda respuesta el vanguardista te hizo un desafío. 



—Si me das ocho en veinte —te dijo—, jugamos por diez liras. 

Para despreciarlo le negaste la ventaja, pero la platea se alzó contra ti en un 
solo grito. No supiste replicar, tomaste otra vez la paleta, diste el primer golpe a la 
pelota. Mirabas siempre hacia donde me hallaba yo; estabas tan emocionado y 
distraído que la pelota se te escapó tres veces y perdiste el primer punto. 

Yo estaba ahora en primera fila y veía que todos sentían un poco de fastidio 
por mi presencia. No lograban explicarse por qué estaba en medio de ellos, en el 
jardín de infantes. Un muchacho bajo, con anteojos, dijo: 

— ¡Tenemos visitas! 

La frase provocó hilaridad y en ese momento tú erraste en una jugada fácil 
para un principiante. Perdiste la primera partida. En mitad de la segunda dejaste la 
paleta y te declaraste vencido: 

—Se me ha hecho tarde —dijiste. 

Todos protestaron, inesperadamente, te invitaron a proseguir. Te ponías el 
sobretodo y te lo quitaban de atrás. 

—No es posible que pierdas con un burro como éste —dijo alguien. 

Incluso el vanguardista dijo: 

— ¡Todavía no le gané! —Estaba sorprendido de su propia suerte. 

Entonces, en forma brusca, dijiste: 

—Me está esperando mi hermano. 

Un estallido de risa. 

— ¿Desde cuándo tienes un hermano? —te preguntaron. 

—Lo que pasa es que eres un débil, no tienes carácter —dijo uno. 

— Eres un engreído —dijeron otros. 


Tú sólo atinabas a repetir: 



— ¡Me espera mi hermano! 

— ¡Corre a ver a tu novia! —dijo uno de ellos. 

— ¡La Franchi! —dijo otro. 

Y todos se pusieron a gritar, marcando las sílabas: 

— ¡Fran-chi, Fer-ru-ccio! 

Te habías puesto el sombrero, tenías el rostro descompuesto. Gritaste: 

— ¡Aquí está mi hermano: es éste! —Con el índice extendido hacia mí. 

Se produjo un silencio repentino, cada uno se quedó inmóvil en su puesto, 
tú aprovechaste la oportunidad para salir. Mario, el muchacho que había jugado en 
primer término contigo, me preguntó: 

— ¿Es cierto que usted es hermano de él? 

— ¿Yo? ¡Ni soñarlo! —respondí. 

—Ferruccio es un bufón —dijo Mario. 

— ¡Bu-fón! —repitieron los otros. 

Abandoné la sala, vi que subías la escalera lentamente: esperabas que te 
siguiese. Marché en cambio hacia la sala opuesta y me escondí detrás de una 
columna de la mampara de vidrio que rodeaba el salón en que se jugaba a los 
naipes. Habías vuelto y me buscabas entre la gente de los billares; después de una 
segunda inspección te marchaste. Llevabas un sobretodo de color castaño, una 
bufanda gris, un sombrero de tipo tirolés. 



16 


La habitación que había subalquilado tenía nueve pasos de largo y cinco de 
ancho, como una celda. La ventana no era una ventana, sino un agujero: cuando 
uno se asomaba, la espalda chocaba contra su borde superior. La había alquilado 
con una pequeña cama, una mesa y una silla. En el alquiler no estaba incluida la 
limpieza, y en aquella época yo me cuidaba poco. Tenía una sola sábana, pero lo 
suficientemente grande como para poder ponerla por arriba y por abajo: cuando 
me decidía a darla a lavar me quedaba sin nada. Y tenía una sola manta. El 
sobretodo daba poco calor, debido a lo cual dormía siempre vestido, 
envolviéndome los pies en una camiseta. 

En la habitación se acumulaba mucho polvo, y yo quitaba solamente el que 
había sobre la mesa, y a veces ni siquiera ése. Durante el verano la atmósfera se 
tornaba irrespirable; daba el sol todo el día, yo me desnudaba completamente, se 
me pegaba la piel al asiento de la silla. Pero durante el invierno era peor, porque 
no conseguía defenderme del frío. De vez en cuando, en las tardes en que estaba 
libre, la abuela venía a poner orden, pero yo no quería, porque para ella era una 
pena y no hacía más que llorar y reprocharme. Últimamente le había dicho que 
había vuelto a trabajar y que tenía alquilada una hermosa habitación amueblada, 
con calefacción y una camarera que la limpiaba. Inventé una dirección cualquiera y 
le dije que no fuera a buscarme porque no estaba nunca en casa. Ella pensó que me 
avergonzaba de su uniforme. Pero no resistió a la tentación. Un día, en el Hospicio, 
me contó que había estado en la dirección que le había dado y que nadie me 
conocía. 

—Has entendido mal el número —le dije. 

Pero no se podía continuar. Por eso le dije que había encontrado empleo en 
Roma. Esa vez le di la dirección de un amigo mío romano al cual le mandaba las 
cartas para que las pusiese en el correo: él me enviaba las de la abuela. No la veía 
desde Navidad; aquel invierno, el segundo que pasaba en esa forma, me había 
afectado mucho. No quería causarle otras preocupaciones mostrándome en malas 
condiciones. 

Fue un atardecer de marzo, a eso de las siete. Hacía dos días que estábamos 
sin luz, porque la patrona no había pagado la cuenta de la electricidad. Leía a la luz 
de una vela cuando sentí golpear a la puerta; de un soplo apagué la candela y no 



respondí, porque creí que era la patrona que venía a reclamarme el pago del 
alquiler, en el que estaba atrasado. Oí su voz, que me llamaba, la oí mover el 
picaporte. Después se alejó. Yo me acerqué a la puerta para escuchar. Le oí decir: 

— Si quiere dejar algo dicho... 

Y tu voz: 

—Dígale que ha estado su hermano. 

Entonces quité la llave y abrí al mismo tiempo. La inquietud de antes se 
había transformado en alegría. Te llamé: 

— ¡Ferruccio! 

La patrona, un alma buena, se detuvo en la puerta con una vela encendida 
en la mano. Te dijo: 

— ¿Usted es su hermano? Su abuela me habló de usted. 

Me pareció que te habías sonrojado. Traté de sacarte del apuro. Le dije: 

— Está bien, señora, gracias. Buenas noches. 

Pero ella, aún en la puerta, dijo: 

— ¿Ve cómo vive su hermano? Convénzalo para que sea menos oso. ¿Qué 
me costaría arreglarle un poco la pieza? Pero no quiere que entre nadie. ¡Cuando 
sale se lleva la llave! 

Yo estaba como sobre brasas; tú, con la cabeza gacha, el sombrero en la 
mano, lleno de embarazo. 

—Está bien, señora. Buenas noches —repetí. 

Se marchó y suspiré. Estabas todavía en medio de la habitación, con el 
sombrero en la mano. Lo primero que dijiste fue: 

—Es una mujer amable. ¿Por qué la tratas de ese modo? 

Habíamos quedado a oscuras. Yo dije: 



—Tengo que volver a llamarla para encender la vela. 
—Yo tengo fósforos —respondiste. 



17 


La vela estaba metida en el cuello de una vieja botella de Kummel; se iba a 
terminar, pero la mecha alumbraba bastante. Te alcancé la única silla, yo me senté 
oblicuamente sobre el borde de la mesa. 

— Bueno —dije, sonriendo y con afectuosa ironía — , ¿A qué debo el honor? 

Dejaste sobre la cama, que estaba detrás de ti, la bolsa de cuero que tenías en 
la mano, conservaste el sombrero sobre las rodillas. Te pregunté, con el mismo 
tono: 


— ¿En qué puedo servirte? 

—Tendrás que alojarme durante cierto tiempo. Mañana traeré la cama, si no 
te molesta. 

— ¡De ningún modo! —respondí. 

Estaba sorprendido y sobre todo me impresionaba tu aire desenvuelto, y 
aun más la familiaridad con que me tratabas. Pensaba que me tratabas como a un 
amigo. En aquellos primeros cinco minutos recorrimos la distancia que durante 
dieciséis años nos había separado cada vez más. 

—Papá se ha encaprichado. 

— ¿Por qué? Si no me explicas, no te podré alojar. Tendré, en cambio, que 
acompañarte de vuelta a casa. 

—No vivimos más donde crees. Ahora estamos en Borgognissanti, en una 
habitación subalquilada. 

Estabas vestido como dos meses atrás; sólo te faltaba la bufanda. Desde 
entonces yo había evitado frecuentar aquel local. El invierno no te había hecho 
daño; tenías todavía aire sólido y no habías enflaquecido, parecías seguro de ti. La 
luz de la vela te daba en el rostro, veía la serenidad de tu mirada. Tenías una 
pelusa a ambos lados de la boca y sobre el labio: era rubia, y aquella luz la ponía en 
relieve. 



Yo no conseguía hacerme a la idea de que tú y él estaban ahora en una 
habitación subalquilada. 

—Volvamos a la cuestión —dije. 

— ¿Cómo? 

—Es una forma de decir. ¿Me entiendes mejor si te digo ab ovo ? 

— ¿Sabes latín? 

—Por desdicha, no. —Luego añadí—: ¿No crees que debes volverlo a 
pensar? ¿Quieres que te acompañe? 

—Por lo menos esta noche no vuelvo. 

— ¿Y la causa? 

—Ha sido por una muchacha. 

Dije: 

— ¡Ah! —Y era todo lo que encontré para decir. Luego agregué — : Has 
cambiado mucho. 

La vela daba sus últimos guiños, la hice durar recogiendo la cera que se 
había volcado sobre la botella. Tú dijiste: 

—Es la hija de la patrona. No hay nada entre nosotros. Bromeamos. Esta 
mañana papá nos sorprendió en el corredor. Me encerró en nuestra pieza y a ella la 
persiguió con la escoba. —Sonreiste—. Ha tenido una gran pelea con los padres de 
ella. Mientras tanto yo conseguí liberarme. 

Poco después la vela se apagó definitivamente. Encendiste un fósforo. Yo 

dije: 


—Hay que ir a comprar otra vela. Salgamos. Además tenemos que comer. 
—Si no te molesta, quisiera invitarte —dijiste. 



18 


Vivía en la calle Ricasoli, junto a la salida de seguridad del cinematógrafo 
Modernissimo. Era tarde, quizá las nueve ya. Enfrente estaba encendido el farol de 
una lechería; desde un segundo piso iluminado venía música de baile. Hacía 
todavía frío y se veían la luna y las estrellas. Hacia el fin de la calle, justamente 
frente a nosotros, se recortaban la cúpula y el ábside de Santa María del Fiore. 
Pasamos ante el palacio de La Nazione y desembocamos en la plaza del Duomo. 

— ¿Cómo has sabido mi dirección? —dije. 

—La pedí en el Registro de Domicilios. —Sonreiste. 

— ¿Necesitas una verdadera cena? 

— Estoy acostumbrado a comer algo liviano por la noche. Podemos comer 
cualquier cosa de pie en Becattelli. 

Eras verdaderamente diferente de lo que yo continuaba considerándote; 
eras un amigo. Te tomé por el brazo. 

El local estaba casi desierto. Giovanni Becattelli se hallaba sentado ante la 
caja con su aire indolente. Dos clientes comían, los platos apoyados en mesas de 
mármol. En la única mesa del reservado estaban el vendedor de diarios de la plaza 
Vittorio y su mujer, gordos ambos, quizá hidrópicos, y el viejo vendedor de 
corbatas, que sufría de las piernas. 

— ¿Vienes aquí a menudo? —te pregunté. 

—El hijo del patrón ha sido compañero mío en la escuela. 

Giovanni se alegró al vernos entrar; al principio no supuso que 
estuviéramos juntos. 

—Hola —te dijo — . ¿Cómo andas fuera a esta hora? 

Te sentiste un poco embarazado, pero habías recobrado tu actitud 
reservada. 



— Estoy con mi hermano —dijiste. 

Giovanni meneó la cabeza; como tus amigos, también él dijo: 

— ¿Desde cuándo es él tu hermano? 

—Desde que nacimos —dije yo. 

Tuvimos que mostrarle los documentos de identidad para que se 
convenciese. Comimos un poco de pasta y un sándwich. Bebiste vino blanco, 
dulce. 


No había tiendas abiertas y tuvimos que hacer una buena caminata para 
comprar velas. Habíamos terminado en la calle Neri. Frente a nosotros se detuvo 
un tranvía número 13. Yo te dije: 

— ¿Por qué no tomas este tranvía y vuelves a casa? Tienes que descender en 
el Puente Carraia. Papá estará preocupado. 

—Le dejé una nota. 

—Mi deber es llevarte allá. A esta hora todo estará arreglado. 

El dueño de la tienda bajó estrepitosamente la persiana metálica; desde la 
calle de la Ninna venía un viento helado que hacía temblar. Callabas, te pusiste 
pálido. Había pronunciado aquellas palabras con seriedad, y comprendí que te 
había molestado. Súbitamente dijiste: 

—Buenas noches. 

Y me volviste la espalda. Te alejabas con rapidez, corrías. Al cruzar la calle 
Altafronte, me precedías ya en unos cincuenta metros. Un tranvía te obligó a 
detenerte en la entrada del Puente Grazie. Conseguí alcanzarte. 

Regresamos. En una bocacalle nos recibió un golpe de viento tortísimo. 
Tosiste. 


— Estás sofocado y este frío te hará mal. ¿Sufres siempre de la garganta? —te 
pregunté. 


Continuaste en silencio, me mirabas a hurtadillas, veía relámpagos de 



rencor en tu mirada. Te ofrecí un café en un bar del Canto Rondini. Aceptaste, 
encerrado siempre en tu mutismo y en tu resentimiento. Te arreglaste la corbata 
frente a un espejo que tenía estampado un cartel de propaganda. Luego hiciste 
correr el agua de la canilla sobre la cucharita, antes de echar azúcar al café. El 
dueño del bar, un amigo mío, dijo: 

— ¡Higienista, queridísimo amigo! 

Lo fulminaste con la mirada, te sonrojaste. 

En la calle de la Pérgola, frente al teatro, había una larga fila de coches; un 
grupo de muchachotes salía del prostíbulo dando voces. 

—Está bien, dormirás conmigo —dije—. ¿Estás satisfecho? Pero mañana 
temprano vamos a Borgognissanti. 

Silencio. 

— ¿Has entendido? 

Respondiste: 

— ¡Hum!, ¡hum! 



19 


Habíamos comprado dos velas, encendí las dos. Te habías sentado sobre el 
borde de la cama. 

—Te meto en líos —dijiste. 

Estabas de nuevo seguro de ti y parecías contento. La expresión de tu rostro 
se había dulcificado y era ahora casi infantil; hablabas en el tono de un niño que la 
ha ganado. 

— Sabes lo que piensa papá de mí —dije—. Dirá que yo te convencí para que 
no volvieras. 

—Le dejé una nota en la que le decía que volveré sólo cuando haya 
encontrado una nueva habitación. 

Nuestras sombras se proyectaban sobre las paredes; el cuarto era de techo 
más bien alto y por eso parecía más oscuro y pelado. Debajo de la ventanita estaba 
la caja con las chucherías familiares que la abuela había querido dejar en mi poder. 
Sobre la mesa, algunos libros, entre los cuales había un grueso volumen del siglo 
diecinueve donde figuraban todas las obras de Alfred de Musset, en el idioma 
original. 

Tomaste el volumen, y lo apoyaste sobre las rodillas para abrirlo: 

— ¿Sabes francés? 

—Trato de aprender leyendo —repliqué. 

— ¿Sin gramática? 

— Tengo un pequeño vocabulario. 

Lo tomé de la parte opuesta de la mesa y te lo mostré. 

—Yo uso la gramática de Liorentino. Te la podría prestar. 

— ¿Por dónde vas tú? 



— El año último me han reprobado justamente por el francés. 

— ¿Te han reprobado por una materia sola? 

Hablabas siempre en tu tono infantil, y parecía que estabas descansando o 
que renunciabas a una actitud. 

—También por matemáticas. 

-¡Ah! 

—Y en italiano me fue mal en los orales. En los escritos había sacado siete. 

— ¿Qué ha dicho papá? ¡Habrá dicho que son las consecuencias del ping- 

pongl 

—Más o menos. 

— ¡Y de la muchacha! ¿Cómo se llama? 

Enrojeciste y entendí que hubieras querido no responder. Lo hiciste por 
gratitud. 

— Giuliana. 

— ¿Y cómo es? 

Era igual que hablar con un amigo. 

— ¿Cuántos años tiene? 

—Dieciocho. 

— Entonces es mayor que tú. Una muchacha en serio. 

Comprendí que me había excedido, que era difícil ganarse tu confianza. 
Pensaba por primera vez que eras mi hermano. Te alcancé el retrato que estaba sobre la 
mesa, apoyado contra la botella, bajo la vela: 

—Ésta es mamá —te dije. 

Tomaste la fotografía, te inclinaste para que la luz no te impidiera ver. Yo 



observaba tu rostro, pero no descubrí en él ningún signo: parecía que prestabas 
atención a la foto para complacerme. Dijiste: 


—La que tiene la abuela es más clara. 

Hubo una pausa; estábamos incómodos, pero por razones diversas. Te 
habías puesto de pie y habías colocado la fotografía en su lugar. 

—No hay sábanas —te dije—. ¿Quieres acostarte? 

— Si no te molesta. 

Te quitaste el sobretodo y lo colgaste de la manija de la ventana por el 
cinturón. Abriste la bolsa de cuero, tenías dentro el pijama, las pantuflas envueltas 
en un periódico, la toalla, el dentífrico, el nécessaire completo. 

— ¿Tú dónde dormirás? —dijiste. 

—Me arreglaré en la silla. 

— ¿Toda la noche? Podemos dormir juntos. De costado cabemos los dos, si 
no te molesta. 

—Más tarde, quizá. Mientras duren las velas quisiera estudiar, si no te 
molesta. —Sentí tentación de reír — . Me estás educando —te dije. No entendías—. 
¿No te has dado cuenta de que, sin querer, yo también he dicho: «si no te molesta»? 

En la habitación había una sola silla. 

—Tómala —te dije—. Yo me siento sobre la caja. Puesta de pie es 
suficientemente alta. 

Colgaste la chaqueta sobre el respaldo de la silla, acomodando con la mano 
las hombreras; con un gesto hábil hallaste la raya de los pantalones. Cuando 
estuviste en calzoncillos vi tus largas piernas, un poco flacas a la altura de las 
rodillas, blanquísimas. Luego te acercaste a la mesa, en pijama, con la toalla al 
brazo. 


— ¿Dónde está el baño? —dijiste. 

—Baño, en realidad, no hay. Nos lavamos en la cocina, habrá que atravesar 



la casa, los otros duermen. Sin embargo 


— Está bien —dijiste, contrariado 



20 


Apagué una de las dos velas para molestarte menos y también para tener 
luz durante el mayor tiempo posible. Poco después, por tu forma de respirar, 
comprendí que te habías dormido. Encendí un cigarrillo y me puse a estudiar. Por 
la calle pasaban de vez en cuando coches y automóviles, en las pausas de silencio 
llegaba amortiguada la música del cine-teatro de variedades. Luego se oyó bajar 
una persiana metálica: cerraba el bar de la esquina de la calle Pucci; luego, la 
entrada del cinematógrafo; luego, solitario, el paso del guardia nocturno. Era la 
hora en la cual habitualmente me encontraba con mis amigos. Temía que aquella 
noche, al no verme, viniesen a llamarme desde la calle. Te hubieran despertado. 
Pensé en salir, apenas el tiempo suficiente para dejar una nota en el café, que 
estaba a una distancia de cinco minutos. Escribí las pocas líneas. Estaba 
levantándome, teniendo la caja con la mano por temor a que cayese, tú dijiste: 

— ¿Por qué has puesto a la abuela en el Hospicio? 

Tus palabras fueron tan inesperadas que me parecieron pronunciadas por 
otra persona. Me había sentado de nuevo sobre la caja y jugueteaba con la nota que 
acababa de escribir. 

Agregaste: 

— Es deshonroso. 

Tu voz era un poco ronca, de uno que acaba de despertarse, pero se sentía 
que seguías un pensamiento, que no hablabas adormilado. 

— ¿Por qué crees que es deshonroso? —te pregunté. 

—La gente habla mal de ti. 

— ¿Qué dice? 

Decías «la gente» y era como si dijeras «papá». 

Agregué: 

—Mira, Ferruccio, la gente por lo general juzga sin ponerse en las 



situaciones. 


—No entiendo. 

— Escucha entonces: ¿quién crees que quiere más a la abuela, la gente o yo? 

— Creo que tú. 

—Entonces cree también que he procedido respecto a la abuela mejor de lo 
que lo hubiera hecho la gente. ¿No es así? 

—Tengo sueño y no te entiendo. 

— Escucha. La abuela no tenía ya fuerzas para ir a trabajar. Sabrás que tiene 
más de setenta años. Yo ganaba quince liras por día. Es un sueldo. Sin embargo, no 
nos arreglábamos. La abuela se fatigaba para que pudiéramos comer algo. Una vez 
que se enfermó tuve que llevarla al hospital, y tenía sólo un poco de bronquitis. Yo 
estaba todo el día en el trabajo, no podía cuidarla, ni permitirme una enfermera... 
En el Hospicio la cuidan y... ¿Me entiendes? 

— ¿Puedo hacerte una pregunta? 

—Te escucho. 

— ¿No ha sido porque tenías pocas ganas de trabajar? 

—En segundo término, sí. Quiero trabajar en otra forma. 

— ¿Es cierto que quieres ser escritor? 

—Quiero ser periodista. 

— ¿Y lo conseguirás? 

— Espero que sí. 

Ahora, en cambio, hablabas adormilado. 

— ¡Pero si no has ido nunca a la escuela! 

— ¿Y con eso? 



— ¡Si no tienes siquiera la gramática de Fiorentino! 

— ¿Ya no quieres prestármela? 

—Papá dice que eres un haragán, dice que tú y yo somos de la misma raza. 

— En efecto, somos de la misma raza. ¿Qué piensas tú? 

—Que papá tiene razón. 

Encendí un cigarrillo. Había fumado ya tres y me parecía que la habitación 
estaba llena de humo. 

— ¿Te molesta el humo? Digo por tu garganta. 

—No tengo nada en la garganta. 

—Hace años estabas a menudo en cama con las amígdalas inflamadas. 

—Después me hice operar... 

Silencio. Y súbitamente, como pocos minutos antes, dijiste: 

—Entonces ¿por qué la abuela no hace más que llorar cuando vamos a 
visitarla? 

— ¿Has ido a ver a la abuela? 

—Sí. Incluso hoy, para pedirle tu dirección. Me dijo que estabas en Roma, 
pero yo te había visto anteayer en la calle Strozzi. Entonces comprendí que la 
habías abandonado. 

Te habías puesto de costado, hacia el exterior, y me mirabas alzando la 
cabeza. 

— No quiero que me vea en una situación tan mala —te dije. 

— ¿Por qué no vuelves a trabajar? ¿Por qué no te pones de apuntador en los 
billares, por ejemplo? 

—Es una idea... ¿Desde cuándo vas a visitar a la abuela? 



—Desde hace un par de meses, desde el día que nos encontramos en el ping- 
pong. Me arrepentí de haberme portado de aquel modo, y como comprendí que me 
huías, pensé que hacía bien si iba a visitar a la abuela... 

Me levanté y fui a besarte en la boca. 



21 


La vela estaba casi por extinguirse, encendí la otra y tú dijiste: 

— ¿Por qué no vienes a la cama? 

Me quité el sobretodo y los zapatos, apagué la vela. 

— ¿No te desvistes? 

—Duermo vestido, si no te molesta. 

—Has dicho, si no te molesta, ¿eh? 

Nos pusimos los dos de costado, cara contra cara; nuestras piernas se 
encontraban; estabas obligado a mantenerte con las rodillas dobladas porque la 
cama no era suficientemente larga para ti. También en ese momento, súbitamente, 
como conclusión de un pensamiento, tras un silencio que yo había respetado por 
creer que estabas dormido, dijiste: 

—Te pareces a nuestra madre, pero más a la fotografía que tiene la abuela, 
que a la que está sobre la mesa. Yo, en cambio, no; si a alguien me parezco es a 
nuestro padre. (Desde entonces dijimos siempre: nuestra madre, nuestro padre). 

— ¿Qué recuerdos tienes de nuestra madre? —te pregunté. 

—Ninguno. La abuela me ha hablado de ella. 

—También yo te he hablado de ella, en Villa Rossa, cuando éramos niños. 
¿No recuerdas? 

—Vagamente. 

— El día en que el jardinero me regaló la caña. 

— ¿Nando? 

— Sí, Nando... Y por segunda vez en el automóvil, y tú dijiste... 


¿Qué dije? 



—Que no la querías. 

—Conque me hablaste de ella... ¿Y cómo era? 

— ¡Era hermosa! 

— ¡Dices que era hermosa para decir que también tú eres hermoso! 

—Tenía ojos que parecían verdes, y miraba siempre con seriedad. Como tú 
cuando juegas al ping-pong. 

— ¿Cómo estoy cuando juego? 

—Miras de tal forma que pareces distante de todos, sumergido en una idea, 
como fuera del mundo y contra el mundo. 

—No te entiendo... ¿Tenía los ojos verdes o parecían verdes? ¿La recuerdas 

bien? 

—Bien, en el sentido de haberla conocido bien, no. Pero recuerdo muy bien 
su cara. 

— ¿Qué hacía? 

— ¿Cómo qué hacía? 

—Cada día. 

—Vivía, y después murió. 

— ¡Ves que no la recuerdas! Tampoco la abuela sabe decirme nada preciso. 
¿Cómo puedo tomarle afecto si no me saben hablar de ella? 

— ¡Pero era nuestra madre! 

— Sí. ¿Y qué más? 

—Murió cuando tú tenías veinticinco días. 

—Lo sé. Y Clorinda, la de la leche, me llevó a Villa Rossa... 


— ¡Eso es, se llamaba Clorinda! 



—Vive aún, pero no está ya en San Leonardo. Han cambiado muchas cosas 
en aquellos lugares... De modo que tenía ojos verdes. La abuela me ha dicho que 
era alta; en eso yo me le parezco, nuestro padre es un poco más bajo que lo normal. 
¿Ves que también yo me le parezco? 

—Le gustaban las naranjas. 

— ¿Y también la mermelada de naranjas? 

— Creo que sí. 

—Pero ¿cómo lo sabes? 

—Yo también he interrogado a la abuela. Pero no puede decir mucho más. Y 
no le gustaba el pan viejo. Dice la abuela que durante la guerra sufrió mucho. 


— ¿Qué más? 


—Le gustaba vestirse de oscuro. 


— ¿Qué más? 


—Le agradaban las comedias de Stenterello. 


— ¿Qué más? 


—No podía estar entre mucha gente. Por eso no asistió nunca al 
descubrimiento del altar, el sábado santo. 

— ¿Te lo dijo la abuela? 

-Sí. 


— ¿Qué más? 


— ¿Sabías que era una modista excelente? 

— ¡Hum!, ¡hum! 

—Trabajaba en la tienda, frente a la placita que está en mitad de la calle del 

Corso. 



— ¿Dónde está el hotel Sasso di Dante ? 

Hablábamos, manteniéndonos inmóviles para retener el calor que nuestros 
cuerpos habían conquistado. Era ya plena noche, por el vidrio de la ventanita 
penetraba una luz de luna tan tenue que parecía la del comienzo del alba. A veces 
tu aliento me llegaba a la cara, me agradaba y trataba de acercarme más a él. De 
vez en cuando, se oían durante algunos minutos bocinas de automóviles. 

— Son los camioncitos de La Nazione que corren para alcanzar los primeros 
trenes, con los periódicos aún con la tinta fresca —dije. 

Estaba feliz contigo junto a mí; feliz por haberte conocido tal como eras, y 
porque estabas junto a mí, y eras mi amigo y hablábamos. Hablábamos de mamá y 
de muchas otras cosas. 

Después te dormiste; respirabas con cierta dificultad. Desde la calle llegaron 
voces y yo advertí que eran mis amigos. Cuando estuvieron frente a la casa 
comenzaron a llamarme. Insistían, despertaban a toda la calle, y por eso decidí 
levantarme. Tomé de la mesa la nota que había querido llevar al café, abrí la 
ventanita, les hice seña de que callaran y les arrojé la nota. 

Uno de ellos la leyó en alta voz; una risotada colectiva, gritos y 
exclamaciones vulgares fueron lanzados hacia donde yo estaba. Uno de ellos dijo: 

—Bésala a tu hermano por mí, detrás de la oreja. 

Tú seguías durmiendo, tranquilo como si estuvieras en tu cama. A mi 
regreso te volviste hacia el otro lado, diciendo, en medio del sueño, algo que no 
entendí. 



22 


Nos despertamos al mismo tiempo a causa de un rumor que venía desde la 
ventanita. En el exterior, un hombre colgado de una cuerda había apoyado el pie 
sobre la cornisa y había golpeado el vidrio. Estaba reparando el conducto que lleva 
el agua llovida sobre los techos a las cloacas. Fue un despertar que nos puso 
alegres. 

Te habías acostado con el reloj en la muñeca. 

—De una cosa así —dijiste— papá haría una enfermedad. —Luego 
añadiste—: Levantémonos. Vamos a Canossa. —Y te echaste a reír. 

—Estás fuerte en Historia —dije. 

La patrona y los otros inquilinos se habían marchado; te acompañé a la 
cocina para que pudieses lavarte. Después, una vez que reordenaste tu ropa en la 
bolsa, salimos. 

— ¿No tomamos desayuno? —dijiste—. Debes permitir que te convide. 

— Eres rico —dije yo. 

— El ping-pong me rinde. 

También al decir eso te sonrojaste; se veía que estabas evolucionando, que 
estabas en un período de transición y cada vez que tu personalidad en formación 
se descubría en sus acciones y en sus actitudes temerosas, tu antigua personalidad 
la llamaba al orden. 

Fuimos a una lechería que estaba detrás de la Prefectura: café con leche y 
pan crujiente. 

— ¿Manteca? —preguntó la patrona, que servía las mesas. 

-Sí. 


Volvió con dos porciones de manteca y mermelada y otros panecillos. 



—He traído también la mermelada para ahorrarme un segundo viaje —dijo. 

Era una mujer joven, franca, con una mirada y un porte que excitaban. La 
conocía y me gustaba; ella lo sabía y estaba siempre de broma. Le preguntaste: 

— ¿No hay mermelada de naranja? 

—Sólo en tarritos. Pero si se muere de ganas, puedo abrirle uno. 

—Muy bien, dele el gusto —dije yo—. ¿Sabe que es mi hermano? 

Tú estabas muy atento, intimidado y satisfecho a la vez. 

—Hubiera puesto la mano en el fuego —dijo ella. 

—No nos parecemos en nada —exclamaste, tan repentinamente que 
parecías descortés. 

—Lo dice usted —repuso ella—. Tienen los dos el mismo aire del que se las 
conoce todas. 

Se marchó hacia la caja y vi que tus ojos la seguían: la mirabas como un 
adolescente que sabe lo que significa una mujer, con el deseo de un adolescente. 
Hubiera querido hablar, pero las palabras murieron en mis labios. Ahora yo estaba 
intimidado, y creo que me llegó el turno de sonrojarme. Ella vino con el tarrito de 
mermelada hasta nuestra mesa; se volvió hacia ti y dijo: 

— Su hermano es poeta, pero por la mañana se despierta con hambre de 

peón. 


Alguien de las mesas vecinas golpeó un vaso con la cucharilla. Después de 
haber servido la mermelada en los platos, la mujer nos dejó. Mientras se marchaba 
me echó su mirada y sonrió. Yo le dije: 

—Siempre con calor ¿eh? 

—Hirviendo —replicó ella, y sonrió más abiertamente. 

Era nuestra forma particular de bromear. 


Cuando la llamamos de nuevo, para pagar, te dijo: 



—No nos haga caso. Yo y su hermano somos buenos amigos. 

Después de dar unos pasos en silencio por la calle, me preguntaste: 

— ¿La conoces? ¿Me has traído aquí porque es tu amante? 

Te habías sonrojado de nuevo, pero tus ojos celestes sonreían; me hacías la 
gentileza de una complicidad no necesaria, pero que establecía entre nosotros una 
amistad definitiva. Me desagradó tener que desilusionarte; tú no me creiste. 

Estábamos en la calle Parioni, y antes de llegar a Borgognissanti te detuviste 
en forma brusca: fue como si la calle, que se abría frente a nosotros con sus 
albergues de un lado y la fila de tiendas muy pegadas entre sí del otro, te hubiese 
llamado súbitamente a la realidad, y durante algunos segundos pareció como si 
estuvieras adoptando una cara distinta de la que tenías, una expresión diferente. 
Volvía tu antigua personalidad, y pensé que eras un hipócrita, pero 
inmediatamente pensé que eras desdichado. Dijiste: 

— Es mejor que vaya solo. Créeme. 

—Me quedaré frente al portón un momento, por si llegaras a necesitarme. 

Insinuaste una sonrisa. 

— ¿Volverás a visitarme? —te pregunté. 

—Nos veremos el jueves en lo de la abuela. 

Esperé un poco alejado, en la acera opuesta; no me había desagradado evitar 
el encuentro con tu protector, con todas las cosas desagradables que seguramente 
me hubiera dicho, empezando por la deuda de trescientas liras contraída por 
nuestro padre. Esperaba, y pensaba que durante todo el tiempo que habíamos 
estado juntos no habíamos hablado de nuestro padre, o lo habíamos hecho sólo de 
pasada, como si para ti nuestro padre no existiese ; y tampoco respecto a la 
muchacha, a Giuliana, habías tenido una palabra que demostrara tu preocupación 
por lo que pudiera haberle ocurrido, como si tampoco ella hubiese existido nunca 
para ti. Entonces pensé que ciertos pliegues de tu alma me resultaban aún oscuros. 
Después de media hora de espera, me marché. 



23 


La sala de visitas del Hospicio era una habitación oscura de la planta baja, 
que daba a un patio en el que se veía a las asiladas con su uniforme: un vestido de 
paño gris y un delantal negro ceñido a la cintura. 

La celadora conocía a todos los visitantes; apenas entraban, se volvía hacia 
el patio y gritaba un nombre. 

— ¡Casati! —decía, y poco después aparecía la abuela. 

La abuela gozaba todavía de buena salud, pero tenía las piernas un poco 
flojas; entre el patio y la sala de visitas había unos escalones: la abuela tenía que 
apoyarse en el umbral para atravesarlos. Estaba siempre limpia y bien arreglada; 
yo le decía que no la había visto nunca tan elegante. 

—Nos pasan revista dos veces por día. Y hay baño una vez por semana. No 
están contentos hasta que no nos pescamos una pulmonía —se quejaba—. Nos 
tratan como si fuéramos niñas. 

La sala de visitas estaba llena de gente; se oía un parloteo apagado y 
constante. Por arriba de las cabezas de los parientes, las asiladas se espiaban unas a 
otras, buscándose con la mirada. Una de ellas decía a la abuela: 

— ¡Ha visto que ha venido! ¡Y usted que se preocupaba tanto! 

— ¡Viene desde Roma sólo por mí! 

—Ésta es mi nuera. Me ha traído una docena de huevos —decía otra— y un 
poco de manteca. 

—La nuera hace la vida —me decía la abuela en voz baja — . Viene a visitarla 
cada muerte de obispo. 

—Tiene suerte con su nietecito. ¿Es el mayor? 

—Sí, viene especialmente de Roma para visitarme. ¿Éste es su hijo? 

— Es el del medio. El otro tiene que trabajar. 



(—Tiene tres hijos ya hombres y la dejan aquí —decía la abuela—. Si tu 
madre estuviese viva, no hubiera hecho falta que yo me internara). 

Y otra: 

— Su nieto ha enflaquecido desde la última vez. 

— ¡Tiene que trabajar tanto! —decía la abuela—. Además está cansado del 

viaje. 

Luego se volvía hacia mí: 

— Es cierto que estás más pálido que de costumbre... 

—Estoy bien, te juro —le decía—. ¿Y tú? 

— ¿Cómo quieres que esté? ¡Encarcelada! 

La habitación era oscura, tenía el techo bajo; nos sentábamos uno frente a 
otro, sobre banquetas de paja, tomados de las manos, y las suyas estaban siempre 
frías. Permanecíamos largo rato en silencio, acariciándonos las manos; bajaba los 
ojos y sentía su mirada sobre mi cabeza, como un reproche y como una bendición. 
La gente susurraba sin interrupción; sonaba una campanilla en el patio, una 
Hermana aparecía en el umbral y desaparecía. 

—Es la Hermana Clementina, es nuestro carabinero. ¡Pero es tan buena! Me 
ha dado permiso para tener el vaso durante la noche — decía la abuela. 

— ¿La comida es siempre poca? 

—Es poca por la noche. Nos dan una taza de café con leche, pero es agua 
recalentada. A veces hay un plato de puré. 

— ¿Es bueno? 

—Se queda en el estómago. Yo no lo pruebo. Sabes que de noche yo no 
comía casi nunca en casa. 

— ¿Sales siempre una vez por semana? 

— ¿Querrías que me quedase aquí encerrada? Si no voy a hacer alguna 



visita, por lo menos tomo un poco de aire. 


Me arreglaba la bufanda en torno al cuello, con un gesto trémulo de madre, 
de enamorada. 

Aquel jueves tú llegaste, como me habías prometido, y la abuela no cabía en 
sí de la alegría por tenernos a los dos a su lado. Nos tomaba las manos y las 
mantenía entre las suyas, aspiraba fuertemente por la nariz para no llorar. Tú 
estabas un poco embarazado, mirabas en torno a ti para serenarte. 

— ¡Casati! ¡Hoy los tiene a los dos! 

— ¡Es mi hijita quien me los ha mandado! ¡El mayor ha venido 
especialmente de Roma para visitarme! 

Tú dijiste: 

— ¡No conteste, abuela! 

Era un reproche, y la abuela te pidió disculpas: te acarició el cabello. La 
tratabas de usted, como te había acostumbrado a hacerlo papá desde niño. 

— Estas mujeres dicen que los voy a consumir a fuerza de mirarlos... 
Cuando salgan de aquí, tengan cuidado con los automóviles. Y tengan cuidado al 
cruzar la plaza Signoria; hay mucho viento. Doblen por la calle Condotta. 

Entonces yo dije: 

— ¿Te gustaría, abuela, que pasáramos la Pascua los tres juntos? Pascua es 
dentro de quince días, iremos a comer afuera. 

—Pero ¿querrá el señor? —dijo ella, y le temblaba la voz. Agregó — : Es 
mejor que nos encontremos por la tarde. Yo estoy invitada por Semira. Vayan a 
buscarme allí. 

—Papá querrá, si a usted no le molesta —dijiste tú. 

La abuela hizo un gesto de niña; se pasó el índice bajo la nariz para frenar la 
conmoción. Unió nuestras cabezas, nos besó en la frente, primero a ti, después a 
mí. Me dejó un poco de saliva cerca del nacimiento del cabello. 



Yo dije: 

—Irás a casa de Semira para deshacer el compromiso. Vendremos a buscarte 
a mediodía. 

Ella protestó aún, débilmente, luego dijo: 

— ¡Nunca me has obedecido! 



24 


Estaba avanzada la tarde de fines de marzo y en el aire se sentía la tibieza de 
la primavera. La hiedra de la fachada del Hospicio parecía más verde. Al salir de la 
oscuridad de la sala de visitas, la luz crepuscular que caía sobre las casas nos 
cegaba. Parecía que se salía de una prisión; y yo estaba triste, apretaba los puños 
dentro de los bolsillos del sobretodo. Te tomé por el brazo. Tú mirabas hacia 
adelante, estabas ausente, y me pareció que mi mano te pesaba. Entonces te 
pregunté: 

— ¿Qué ocurrió? 

— Está todo arreglado. 

Seguiste mirando al frente. En el horizonte el cielo estaba bajo, blanco y 
rosado; se adivinaba el disco rojo del sol tras las casas, cuyos vidrios más altos 
brillaban a causa del reflejo. 

Marchamos un largo rato en silencio, instintivamente doblamos por la calle 
Condotta, como la abuela nos había aconsejado. Te invité a tomar una taza de 
chocolate en el Bar Fiorenza. Las tiendas de la calle Calzaiuoli habían encendido las 
luces; el intenso movimiento de la noche agitaba el centro de la ciudad. Sorbías el 
chocolate y de pronto, entre un sorbo y otro, dijiste: 

—Papá quiere hablarte. 

— ¿Ahora mismo? —pregunté. 

—Sí, es mejor. No ocurre nada nuevo, pero hay que darle esta satisfacción. 

Nos esperaba en la habitación alquilada, en la que había vuelto a armar un 
trozo de Villa Rossa. El retrato del barón y tres cuadros de la caza del zorro estaban 
colgados de las paredes; reconocí las camas de madera, talladas, incluso las sillas, 
la mesa, los muebles que ustedes tenían en sus habitaciones privadas en la época 
de San Leonardo. Era ésta una habitación más confortable, llena de tapices, en la 
cual cada cosa estaba en su sitio; pensé que era una «habitación-santuario»; se 
respiraba esa atmósfera de las viejas casas en las que el que las habita ha puesto en 
cada centímetro cuadrado un recuerdo; y de esos recuerdos se nutre, de ellos vive. 
Mejor dicho, no vive: se prepara, lentamente, para morir. Y reinaba también la 



vieja dimensión del silencio, que había olvidado. Ya al entrar dije «buenas noches» 
en voz baja, como se habla en la iglesia al que está junto a uno. Tu protector estaba 
en bata. Dijo: 

— ¡Apareció el buena pieza! 

Y lanzó su risa habitual, que se había tornado ahora un poco más cordial. 
Me ofreció una silla. Nos sentamos en torno a la mesa. 

Para empezar me pidió noticias de mi vida, y ante mis palabras sonreía, 
mostraba los dientes opacos, el rostro marfilino; una piel seca, consumida por el 
tiempo. Por último, dijo: 

—De modo que tú deberías ser un ejemplo para tu hermano... 

Anochecía; encendiste la luz que estaba sobre la cómoda, y en medio de 
aquella penumbra él tomó la palabra. Hablaba en tono mesurado, con un velo 
constante de ironía, que al principio me ofendió; luego mi espíritu cedió a la 
resignación. Lo escuchaba y pensaba ya en otra cosa, pensaba en lo que haría esa 
noche apenas saliera de allí. Él rehízo la historia de tu adopción, lo que había 
hecho por ti: enumeró los sacrificios, «las trescientas liras», la indiferencia que la 
familia había demostrado por tu futuro. Luego dijo: 

— Con esto yo no quiero echar nada en cara a Ferruccio. Si pudiese volver 
atrás, haría nuevamente lo que he hecho. Pero ahora no puedo hacer nada más. 
Estoy viejo, no tengo trabajo, y apenas me quedan los últimos ahorros. Me quito el 
pan de la boca para mantenerlo en la escuela, y él se da el lujo de hacerse reprobar. 
He hecho de todo para darle una educación, y él hace el gallito con la primera 
mujerzuela que encuentra. Te lo digo también a ti: o Ferruccio sienta cabeza o lo 
mando de vuelta junto a su padre. ¡Ya verá lo que significa eso! Y si lo aplazan 
también este año, ¡lo mando a trabajar! 

Escuchabas con compunción, como se escucha una lección aburrida cuando 
los ojos del profesor están sobre uno: tu rostro no tenía expresión. Él hablaba en su 
tono mesurado, alternando las risitas sarcásticas con gestos. 

— ¿Ves cómo hemos tenido que reducirnos? —me dijo, señalando hacia el 
centro de la habitación—, A él esto no le dice nada. Como si no lo viese. Cree que 
yo soy eterno y que toda la vida tendrá el agua caliente y el desayuno cuando se 
despierta. ¡Se acordará cuando lo mande a trabajar! 



Pronunciaba esta última frase como el que amenaza con una tortura de la 
que se lo sabe capaz. Luego dijo: 

— Es evidente que Ferruccio ha salido a su madre... ¡Pero tiene que 
conseguir vencerse! 

Me desperté del letargo al que me había abandonado, sentí que enrojecía y 

dije: 


— ¿Qué quiere decir? 

—Pasémoslo por alto, es un tema demasiado delicado —dijo tu protector. 

Apenas pude contenerme para no saltar de la silla y tomarlo por la solapa 
de la bata; reprimí en mi interior un acceso de llanto. Permanecí sentado y recordé 
las palabras que tú habías pronunciado en el automóvil. Sólo tuve fuerzas para 
decir, en un tono educado y ridículo: 

— ¡Permítame decirle que en lo que se refiere a nuestra madre, está mal 
informado! 

— Es justo que la defiendas —respondió — . Pero dejemos el asunto. 


Entonces me puse de pie para despedirme. 



25 


Durante la noche que habíamos pasado juntos, cuando tú me preguntaste 
«cómo podía resistir», no te había dicho que de vez en cuando ganaba algún 
dinero haciendo investigaciones en la Biblioteca por encargo de algunos amigos 
míos que estudiaban en la Universidad. En aquellos días recibí dinero de esa 
fuente. 


Fuiste puntual y marchamos juntos a buscar a la abuela a casa de Semira, 
una vieja amiga de nuestra familia que vivía en la calle Petrarca, entre la Puerta 
San Frediano y la Puerta Romana. Te dije: 

— ¿Te ha dejado papá venir de buena gana? 

Esperaba que agregases por iniciativa propia un comentario a mi visita. 
Pero dijiste: 

—Sí. —Y nada más. Te dije: 

— ¿A dónde piensas que podemos llevar a la abuela? ¿Al Oreste ? ¿Qué 

dices? 

— ¿No te parece demasiado elegante? 

— ¿Al P amello ? 

—No sé. 

— ¿Piensas que es mejor un restaurante de segundo orden? Mira que yo 
tengo dinero. 

—No es por eso. 

— ¿Qué te parece Ceviosal 

— Creo que será mejor un restaurante apartado. 

Pensábamos los dos lo mismo y no teníamos el valor de decirlo. Yo te 
hostigaba. 



— ¿Por qué un restaurante apartado? No hay que hacer que se canse. 

—Tomaremos el tranvía. Es por el vestido. Todos la reconocerían como una 
del Hospicio. 

— ¿Te da vergüenza eso? —te pregunté, y me lo preguntaba a mí mismo. 

—Podríamos encontrar a cualquier conocido y... 

—Sí, es mejor. Incluso la abuela estaría molesta. En los primeros dos meses 
no salió del Hospicio porque se avergonzaba del uniforme. 

Estaba profundamente triste, con esa tristeza que confina con el abandono, 
característica de un hombre que se rinde y que no está ya humillado ni ofendido. 
Atravesamos el barrio popular. Era el día de Pascua y la plaza del Carmine hervía 
de personas que marchaban a misa; los comercios de los vendedores de tocino 
tenían gran cantidad de mercadería en las vidrieras, los puestos de los carniceros 
estaban semivacíos, como si hubiesen sido objeto de un precipitado saqueo; en el 
interior de las rotiserías se veía asar numerosos pollos y otras aves; las casas de 
venta de pastas estaban particularmente llenas; se comprendía que incluso los 
presupuestos familiares más limitados habían sido forzados por una vez para 
festejar la ocasión. Y hasta la gente desaliñada y vociferadora sometía 
inconscientemente sus gestos a una delicadeza inusitada, los umbrales de todas las 
casas habían sido lavados y eran raras las ventanas en las que había ropa tendida. 
Algunos hombres jugaban a los naipes en una mesa en la vereda de un bodegón, y 
cuando nosotros pasamos, uno de ellos gritó: 

—Di que ganas, puerca... ¡Había prometido a mi mujer no maldecir antes 
de comer el huevo bendito! 

Más adelante un muchacho nos pidió fuego para encender un cigarrillo, 
guiñó el ojo y dijo, refiriéndose a la buena marca de éste: 

— ¡Regalo de Pascua! 

En esa disposición de los ánimos no había temor ni beatería, sino la 
inconsciente tendencia a refugiarse entre los afectos más cálidos, como para probar 
su consistencia, sentimiento que iba más allá de la ocasión, olvidada o poco menos. 
En cada rostro era perfectamente visible la satisfacción por tener una familia y por 
sentirse protegido por ésta. 



Marchabas junto a mí, elegante y serio, mirando dónde ponías los pies en la 
calle un poco rota y cubierta aquí y allá por restos, trozos de papel, estiércol, hasta 
que desembocamos en la avenida, recta y limpia, con sus árboles llenos de hojas 
nuevas. No me estimulabas a confiarte mis pensamientos. Te dije: 

— ¿Estás contento de pasar la Pascua conmigo y con la abuela? 

Y luego: 

— ¡Es la primera Pascua que pasas en familia! 

Me miraste un poco asombrado, esbozaste una sonrisa, dijiste: 

— ¿Por qué no hemos ido a casa de nuestro padre? Se hubieran evitado 
todas las complicaciones. 

—La verdad es que nuestro padre nos había invitado. Pero me pareció 
mejor no aceptar, pensé que ibas a estar incómodo. 

— ¡Hum!, ¡hum! 



26 


Vino a abrirnos la hija de Semira, y toda la familia nos hizo una alegre 
acogida; nos ofrecieron una copita de rosoli. De pronto, nos dijeron que nos 
quedáramos con ellos, pero yo me negué, tercamente, y casi por reacción, al ver 
que tú estabas contento de aceptar «para evitar todas las complicaciones». 

— ¿No está todavía la abuela? 

— Está allá, ahora viene —nos dijeron. 

— ¡Aquí está la abuela! —dijo Semira, abriéndole paso desde la cocina. 

Y apareció, y era otra. Llevaba un vestido de una tela verde que parecía 
brocado, con la chaqueta ajustada en la espalda y un cuello de terciopelo negro, la 
pollera amplia, larga hasta los tobillos, y un chal de seda negra que le caía desde el 
cuello como una estola. Se había peinado con rodete sobre la nuca; una parte de las 
orejas le quedaba al descubierto y mostraba unos aros negros, enmarcados en oro. 
Mantenía una mano dentro de la otra, marchaba con cierta vacilación, como una 
niña que avanza hacia el altar para tomar la primera comunión; en el rostro se le 
veían la misma alegría y la misma conmoción. 

—La abuela se ha vestido de novia —dijo Semira—. Aquí están sus 
prometidos. Apenas puede contenerse para no comérselos a besos. 

Tú y yo fuimos a su encuentro al mismo tiempo, y ella nos acogió entre sus 
brazos. Luego, como respondiendo a los demás, dijo: 

— En toda mi vida no he salido nunca con los dos juntos. 

Yo le acariciaba el brazo y reconocía su vestido: se lo había visto usar pocas 
veces, en las grandes ocasiones, y después de la muerte de nuestra madre éstas 
habían sido raras, casi no habían existido. Tú soportabas sus caricias sonriendo. Le 
decías: 


— Está realmente bien, abuela. ¡Parece una señora! 

— ¿Ve? —dijo Semira—. Parece una señora. Lo dice él, que entiende de eso. 



—Es un buen vestido —dijo la abuela—. Me lo cosió vuestra madre pocos 
meses antes de morir. En total me lo habré puesto diez veces. Es lo único bueno 
que me queda. Acuérdense de que cuando muera deben vestirme así. Lo tiene 
guardado Semira. 

La abuela estaba segura de que íbamos a aceptar la invitación; no quería 
salir vestida de esa forma. 

— Si me ve alguien del Hospicio y lo dice, me privan de salida durante tres 
meses y me ponen en la lista de las vigiladas. La Hermana Clementina me quita el 
vaso de noche. Es un riesgo demasiado grande. 

Pero yo insistía y también tú insististe entonces: 

— Estaremos atentos; te esconderemos entre nosotros. 

Y Semira dijo: 

—Repetirles que se queden me parece ya ofenderlos. Por otro lado. Rosa, 
nadie la va a reconocer. ¡Es completamente otra! 

—Tomaremos un coche —dije. 

Pero la abuela decía que no, porfiada como una niñita que por capricho 
quiere privarse de unas vacaciones que la llenarían de alegría. Acerqué los labios a 
su oído y le dije: 

—Los tres solos estaremos más en libertad. Y Ferruccio no está cómodo 
entre esta gente. 

—Pero se ahorra —dijo ella. 


Comprendí que estaba por ceder. 



27 


En la Puerta Romana no había coches y decidimos tomar un taxi. La abuela 
se negó. 

— ¿A dónde quieren ir? ¿Al Oreste ? ¡Están locos! ¡Les van a quitar la ropa! 

Tú sonreías, había en tu actitud una condescendencia hacia la abuela que 
aún no sabía si era afecto o irreverencia. 

— ¿A dónde querría ir, usted? —le preguntaste. 

—A un lugar que no sea caro. 

Cada gesto suyo, cada palabra, eran señal de una alegría a la que su espíritu 
se oponía como para poder lograr mayor goce de ella. 

— ¿Por qué no vamos al campo? —dije yo. 

La obligamos a subir al taxi. El automóvil tomó la calle Senese; en pocos 
minutos estábamos ya en la colina. La abuela estaba sentada entre nosotros dos, 
aturdida por la felicidad: 

— ¡Es la primera vez que voy en un automóvil privado! ¡Oh! Estamos ya en 
las Dos Calles. ¡Hace tantos años que no venía! ¿Hemos pasado ya la calle del 
Gelsomino? 

Tú y yo íbamos sentados en el borde del asiento para que fuera con más 
comodidad. 

—Me parece estar derrochando —dijo ella—, ¡Quién sabe cuánto costará! 

Entonces tú dijiste: 

— ¿Por qué se preocupa siempre por el gasto? ¡Piense en divertirse! 

—Muchacho mío, el dinero cuesta sudor. ¡Feliz de ti que no sabes lo que 
significa! 



Te afligiste ante su respuesta; ella lo advirtió, te puso la mano sobre la 
rodilla. 


— ¿Te lo has tomado a mal? —preguntó. 

Habíamos atravesado el límite aduanero, había un atascamiento de 
automóviles y carruajes, el taxi tuvo que ponerse detrás de un tranvía y avanzar 
lentamente. Un muro situado a nuestra derecha, tras el cual asomaban sauces y 
cipreses, llamó la atención de la abuela. 

— Es el cementerio Allori —dijo, vuelta hacia ti—. Aquí está la tumba del 
barón, ¿verdad? 


Volviste el rostro hacia la ventanilla e instintivamente te quitaste el 
sombrero. El automóvil había retomado su velocidad normal y pronto estuvimos 
en las primeras casas de Galluzzo, que parecía un lugar abandonado. 

— Están todos comiendo pavo —dije — ; dentro de poco nos tocará también a 
nosotros. 


—Pero la gente está reunida con su familia; nosotros en cambio estamos de 
paso, como forasteros —dijo ella, y apoyó la cabeza contra el respaldo, cerrando los 
ojos. 


El automóvil aminoró la velocidad para atravesar el puentecito del Erna, 
volvió a tomar el camino y a nuestra izquierda apareció la rampa que conduce a la 
Certosa. Tú dijiste: 

—Estamos ya en la Certosa, abuela. ¿Le gusta el licor que preparan los 
Hermanos? 

Era un modo de distraerla, había en tus palabras un tono de afecto; nos 
miramos por sobre su cabeza, y la mirada que cambiamos fue de entendimiento, 
trémula y estimulante, como en la cabecera de un enfermo arrancado a la muerte. 
La abuela se irguió para responderte: 

—Yo también conozco la receta. ¡Sería capaz de hacerlo tan bueno como 

ellos! 


A la derecha, más allá de un pequeño muro, los campos descendían hacia el 
Erna que, haciendo curvas, se perdía en lontananza, donde se elevaban los edificios 



de las fábricas y las esparcidas casas de los campesinos, entre olivos y cipreses. El 
coche se detuvo frente a una casa de campo, aislada al borde del camino. En la 
parte superior de la fachada, abarcándola toda, había un cartel que decía: 
«HOSTERÍA DE LOS TONELEROS - CON JARDÍN - VINOS Y ACEITES», y más 
abajo, sobre el lado que daba hacia el campo, en letra cursiva: El arado traza el surco, 
pero es la espada quien lo defiende. 

La abuela dijo: 

—No hagamos cuestiones. Despidan el taxi; a la vuelta tomamos el tranvía. 

Entramos para acercarnos al jardín: un recinto descubierto, con paredes de 
plantas y limitado en el fondo por una balaustrada de ladrillos bajo la cual corría el 
Erna. Había mesas dispuestas, la gente comía y reía: las palabras, las risas, en la 
atmósfera límpida, bañada por el sol, tenían un sonido particular, como si 
permanecieran suspendidas en el aire en espera de un eco que no existía. La mujer 
que nos había guiado desde la entrada dijo: 

— ¿Comen afuera o quieren una mesa en la sala? 

—Es mejor en la sala —dije—. Afuera hace fresco todavía. 

La sala estaba en el fondo del jardín, con dos grandes ventanas sobre el río. 
Nos sentamos en torno de una mesa, bajo una de las ventanas, un poco distantes 
de las tres o cuatro mesas en las que comían y reían algunos extranjeros. Y durante 
todo el tiempo fue como si estuviésemos solos, tú, yo y la abuela. 



28 


En los días anteriores había llovido y el Erna transportaba esas últimas 
lluvias del invierno, que llenaban tumultuosamente su cauce; durante la noche las 
aguas se habían salido de madre, llenando de arena los campos circundantes. 
Frente a nosotros, más allá del río, había un molino con las aspas inmóviles, junto a 
una casa, sobre cuya fachada estaba escrito: Ésta es la guerra que nosotros preferimos. 
Los animales del corral iban a picotear casi sobre las mismas márgenes del río, 
donde una cerda hozó largamente en el lodo. Después una muchacha se asomó a la 
única ventana de la casa y se puso a cantar. A través de las ventanas de la sala, 
abiertas a medias, llegó hasta nosotros el estribillo de una vieja canción: 

Tabarin, tú eres mi reino de oro 

Y por ti yo soy el rey de los corazones; 

Pero de un corazón que verdaderamente amaba soy esclavo, 

Ay de mí, y se me cree un rey... 

— ¡Oh boba! —dijo la abuela. 

Y reímos. De nosotros tres, la abuela era la más joven. Tú tenías las mejillas 
sonrosadas, estabas desembarazado y contento, como no te había visto nunca. 
Comimos «como señores», dijo la abuela, que se había resistido a todas nuestras 
insistencias para que comiera un trozo más de pollo o una fruta. Rechazó incluso 
un poco más de vino. 

—En estas ocasiones la Hermana Clementina nos da conversación a 
propósito a una por una con la excusa de saber cómo hemos pasado la fiesta, pero 
en realidad es para sentirnos el aliento. Si descubre que hemos bebido, lo pagamos. 

Tú, que estabas un poco excitado, dijiste descuidadamente: 

—Sería capaz de quitarle el vaso de noche, ¿no? 

Enrojeciste y me lanzaste una mirada llena de temor. Agregaste: 


—Perdóneme, abuela. 



Pero la abuela respondió serenamente: 


— ¿Qué crees? Cuando sé que lo tengo bajo la cama, no me sirve. Pero si no 
lo tengo soy capaz de sentir necesidad de levantarme hasta tres y cuatro veces. El 
baño está al fondo de la sala, y en el corredor hay constantemente una corriente de 
aire. 


A cada momento preguntaba la hora, y tú le respondías: «Son las dos»; «Las 
dos y media»; «Las tres menos cuarto». 

—No te olvides, a las cuatro hay que ponerse en marcha. El tranvía tomará 
su tiempo, después tengo que pasar por la casa de Semira para cambiarme y a las 
seis debo estar dentro. Hay sólo diez minutos de tolerancia. Si una llega tarde, se 
queda sin salir durante dos semanas la primera vez y dos semanas más cada vez 
que reincide. Después de cinco o seis veces viene la expulsión. Estamos como 
soldados. 


— En compensación, no irán nunca a la guerra —dije yo 
despreocupadamente. 

— ¿Crees que estar allí dentro no es como pelear en una guerra? —dijo ella y 
suspiró. 

Después me oprimió el brazo con una mano, su rostro se ensombrecía y 

dijo: 

— ¿Es cierto que habrá guerra? 

—Pero no, no —le respondimos tú y yo. 

—Parece que inscriben en secreto a los que están dispuestos a ir a África 
como voluntarios. El hijo de una mujer del Hospicio acaba de incorporarse. La 
novia ha venido a llorar ante la madre, para que ésta lo persuada de que se borre. 

— Son todos cuentos. 

— ¡También la Hermana Clementina dice que no es verdad! 

Tú le sonreiste; dijiste: 

—Lea lo que está escrito en aquella casa. 



-¿Qué? 


— ¿No ve? 

—La abuela no sabe leer —dije yo. 

—Dice: «Ésta es la guerra que nosotros preferimos». 

— ¿Qué quiere decir? 

—Que nosotros preferimos trabajar los campos —respondiste. 

— ¡Ojalá fuese cierto! —dijo ella. Luego te preguntó — : ¿Tú eres bolilla ? 

— ¿Cómo quieres que sea bolilla siendo tan grande? —dije yo. 

—Soy vanguardista — dijiste—. ¿No vio nunca a ésos que llevan cordoncitos 
blancos? 

— ¡Muy bien! —dijo ella. Y luego — : En realidad, el pobre abuelo hubiese 
tenido un ataque si te viera vestido de esa forma. —Se inclinó sobre la mesa, y, 
susurrando, confió su secreto — : Él no estaba de acuerdo con éstos de ahora. 
Aunque nunca mató a una mosca, era capaz de dar toda la vuelta a la ciudad para 
no quitarse el sombrero cuando pasaba un cortejo. Yo no lo veía volver y me 
preocupaba. 

Después te preguntó: 

— ¿Te acuerdas de él? 

-No. 


—Sin embargo, fue a verte a Villa Rossa un par de veces. Claro que tú eras 
demasiado pequeño para recordarlo. Murió en 1925. El primero de mayo. Sabía 
que iba a morir e insistía en que le dieran inyecciones para resistir hasta el día 
siguiente, que era el l. Q de mayo. Decía que si moría el l. Q de mayo y había Paraíso, 
estaba seguro de ir al Paraíso. A la una de la mañana encontró fuerzas para 
sentarse en la cama e iniciar una canción, después entró en agonía. 

— ¿Por qué quería morir el l. e de mayo? —preguntaste. 



Y ella respondió: 

—El l. Q de mayo era el día en que nos habíamos casado. 



29 


La abuela estaba sentada a la cabecera de la mesa, con los brazos sobre el 
mantel; nosotros dos, a los costados. La muchacha estaba apoyada sobre el marco 
de su ventana y había dejado de cantar. En las otras mesas se comía todavía, se 
hablaba y se reía, pero nosotros habíamos levantado un muro a nuestras espaldas, 
y era como si estuviéramos solos frente al horizonte del molino, con un fondo de 
cielo color azul intenso y aquella muchacha en la ventana. 

— ¿Qué hora es? —dijo la abuela. 

—Las tres y cinco. 

—Por favor, no dejes pasar las cuatro. 

Luego dijo: 

—La guerra es una cosa tremenda. Si no hubiese habido guerra, mamá 
estaría ahora aquí con nosotros. Estaríamos todos en nuestra casa, y ella habría 
hecho buñuelos. 

—Nunca me habías hablado de los buñuelos —dije yo. 

— ¡Cómo no te iba a hablar! Eran su pasión. Sólo entraba en la cocina para 
hacer buñuelos. Ella preparaba todo y no quería que yo la ayudase. Echaba agua y 
harina de castañas en una sopera, y luego freía. Antes de llevar los buñuelos a la 
mesa ya se había comido la mitad. ¡Que Dios me perdone las veces que le he hecho 
reproches por gastar demasiado aceite! 

— ¿Qué decía ella cuando le hacías reproches? 

—Nunca contestaba. Mientras vivió no me faltó nunca al respeto. Y si no 
había aceite, tomaba dos o tres moldes para cocinar, los llenaba de harina, y los 
ponía bajo las cenizas que dejaba caer la hornalla encendida. Eso se hace en el 
campo, y se lo había enseñado yo cuando era pequeña. 

Tú y yo escuchábamos. Reconocía en tu mirada atenta la misma pasión que 
yo sentía. 



—Habla, abuela, habla. 


—Sí, maldita sea la guerra. Si no hubiese venido la guerra, tampoco habría 
habido gripe. 

— ¿Qué tiene que ver la gripe? —dijiste tú. 

—Hubo una epidemia de gripe que duró hasta el fin de la guerra. ¿No 
sabías que nuestra madre murió de gripe? 

Hiciste un gesto y esbozaste una sonrisa un poco amarga: parecía que 
pensaras que la abuela y yo nos estábamos burlando de ti. Desde ese momento tu 
rostro asumió una expresión de desconfianza. 

—Habla, abuela. 

— ¿Qué hora es? Hagan traer la cuenta entretanto. Ganaremos tiempo. 

—Habla de mamá. 

— ¡Pienso qué feliz se hubiera sentido si los hubiera tenido a su lado ahora 
que son grandes! 

— ¿Había ido a la escuela, mamá? —preguntaste. 

—Claro. A la escuela elemental. 

— ¿Sólo a la elemental? 

— ¿Qué más? Tenía que ser modista. 

Entonces quise hacer una pregunta en la que no había pensado hasta 
entonces. 

— ¿Se ponía a leer cuando volvía del trabajo? ¿Tenía libros? 

— Sí, a menudo traía a casa un libro; creo que se los prestaban entre los que 
trabajaban en la tienda. Pero después de casarse dejó de leer. Cuando tu padre se 
marchó a la guerra empezó a leer otra vez. 

— ¿Qué libros eran? —dije, otra vez descuidadamente. 



—No sé. Serían libros de amor. Pero no conseguía acostumbrarse. Volvía 
siempre a casa con dolor de cabeza... ¿Qué hora es? 

—Ya nos vamos, quédate tranquila. 

Golpeé las manos para pedir la cuenta. La muchacha había desaparecido de 
su ventana; en la orilla del río, frente a nosotros, dos muchachitos con una latita 
vacía hurgaban la tierra, quizás en busca de lombrices. 



30 


Volvimos a casa de Semira, en la que la abuela se puso nuevamente su ropa 
de internada; tú nos dejaste porque estabas citado con papá para las cinco. 
Acompañé a la abuela hasta la puerta del Hospicio. 

Me sentí feliz por llevarla del brazo, ahora más feliz que antes, ahora que 
vestía las ropas del Hospicio y que yo había conseguido vencer mi vergüenza. 
(Pasé un mal momento cuando me presentaron la cuenta: me había quedado 
apenas para pagar el tranvía de regreso). A medida que nos aproximábamos al 
Hospicio mi felicidad se transformaba en melancolía; era ya de noche y la gente se 
lanzaba a las calles, los cinematógrafos habían suspendido la entrada continuada y 
en la plaza Vittorio los cafés estaban atestados, en las mesas de la calle no había ni 
una silla libre. La abuela se puso en la cabeza un pañuelo negro, anudado bajo el 
mentón, el vestido gris en forma de hábito le llegaba hasta los zapatos, se cubría la 
espalda con una bufanda negra prendida sobre el pecho mediante un alfiler de 
seguridad. Vestida de tal modo, recuperaba toda su edad; la intensidad con que 
había vivido aquel paseo la había fatigado excesivamente; sólo en la mirada le 
brillaba aún una luz. 

— ¿Qué dices de Ferruccio? —le pregunté. 

— ¡Ha crecido mucho! Tú, aunque sea desde lejos, cuídalo. Es tu hermano, y 
sólo te tiene a ti... ¿Cuándo te vuelves? ¿Mañana? 

—Sí, pero volveré pronto. Habrá otros días como el de hoy. 

—Yo estoy contenta así. Basta que tengan salud ustedes dos y que estén de 
acuerdo. 

Habíamos llegado a la calle Anguillara, sumergida ya en la penumbra. La 
abuela se detuvo, revolvió en el bolsillo de su túnica gris, sacó el puño cerrado, 
dijo: 


—Ten, toma esto. Hoy has gastado mucho y si tienes que pagar el viaje... 
Tuve que sostener una dulce lucha con sus brazos. Ella me suplicaba: 


—No los necesito, seriamente. Por otro lado, son las mismas cincuenta liras 



que me diste para Navidad. No he tenido ocasión de cambiarlas. Cuando llegues a 
Roma, si te sobran, me las mandas otra vez. 


—Pero debes necesitarlas. Debes tomar caldo por la noche. ¿No me has 
dicho que vienen a venderles comida? 

—Sí, pero entiende, hay siempre alguien que me ayuda: aquellas señoras 
para las que trabajé, Semira... No temas, no me falta nada. Tómalos, yo no 
dormiría pensando que pudieran hacerte falta en el viaje. Hazme ver lo que tienes, 
si tienes bastante no insisto. Pero no se puede ir sin dinero cuando uno se mete en 
un tren. 


—Está bien —dije—. Llego y te mando un giro. 

—Bueno —dijo ella—. Por lo menos una vez, me has obedecido. 

Estábamos ya en la calle del Hospicio, y de todas partes aparecían hombres 
y mujeres vestidos con el uniforme. Los hombres llevaban un capote negro y una 
gorra con visera. En la solapa del capote llevaban la insignia del Pío Instituto. 
Sobre las dos aceras desfilaban las figuras negras y grises de los asilados, la lenta 
procesión de la vejez abandonada. La abuela quiso que nos despidiésemos poco 
antes de la entrada. Lloraba, le caían las lágrimas. 

— Siempre puede ser la última vez que nos veamos —dijo. 

Me besó una vez más en las dos mejillas y para dominar su emoción se 
separó bruscamente de mí, aceleró el paso todo lo que podía, entró por el portón 
sin volverse. Yo había permanecido mirándola; recordé que tenía en la mano las 
cincuenta liras. Volví hacia el centro y entré en la sala de billares donde nos 
habíamos encontrado un mes antes. De la sala de ping-pong venía ruido de voces y 
gritos. Empujé la puerta por curiosidad e inmediatamente te vi, con el rostro rojo, 
en medio de tus amigos, que te rodeaban excitados. Conseguiste abrirte paso, 
viniste hacia mí: 

—Si no te molesta —me dijiste balbuceando, temblando de ira reprimida—, 
si no te molesta, ¿puedes hacerme un préstamo? ¡Estos miserables! 

Te di las cincuenta liras de la abuela. Bastaron; en el jardín de infantes las 
apuestas no eran fuertes. 



31 


Llegó la primavera. El Amo retomó su andar lento y encrespado, el agua era 
tan límpida que uno podía mirarse en ella si se inclinaba sobre los parapetos. Los 
plátanos de las colinas tenían hojas nuevas. La gente pobre de Santa Croce y de San 
Frediano abría las ventanas de sus casas por la mañana, y era como si durante los 
meses de invierno hubiese dejado de respirar para protegerse mejor contra el frío y 
la humedad. Yo me asomaba a la ventanita de mi habitación, aspiraba el aire a 
pleno pulmón, me parecía que no me entraba nunca lo suficiente en el pecho. La 
dueña de la lechería se había puesto un vestido floreado, con mangas cortas, 
parecía la primavera y me dio una cita. Durante toda la mañana me afané por 
limpiar mi habitación y ponerla en orden. Cuando ella entró dijo: 

—Tienes una habitación lujosa. 

Era joven y hermosa; encuadrado por la ventanita, el cielo de primavera 
cambió mil veces de color durante aquella tarde. 

En cierto momento ella me dijo: 

— ¿Sabes que tu hermano me hace la corte? Viene a la lechería todos los 
días, se sienta en una mesa y ordena un chocolate. No me dice nada de particular, 
me sigue continuamente con la mirada. Yo simulo no darme cuenta, pero siento 
tentaciones de echarme a reír. Trato de entablar conversación, pero no me da 
confianza. Antes de irse me dice infaltablemente: «Si no le molesta, preferiría que 
mi hermano no supiese que frecuento la lechería». Es un muchacho muy diferente 
de ti. Y sin embargo, se parecen. No sabría decirte en qué, porque son de tipos muy 
diferentes, pero se siente que los dos son hermanos. 

—Él ha tenido otra educación. 

—Me ha dicho que va a la Universidad. 

Reí para mis adentros, le pregunté: 

— ¿Qué impresión te ha causado? 

— ¿Debo ser sincera? Me parece una naturaleza delicada, que no ha tenido 
nunca junto a sí una persona en la que haya podido confiar. Creo que en su interior 



debe atormentarse por cualquier insignificancia. Es tímido y receloso en forma 
impresionante. Debe ser infeliz. ¿Me equivoco? 

— Creo que no —le dije. 

Y ella: 

—Tu madre debe haber muerto cuando él era muy pequeño. 



32 


Una noche de abril de 1935 me sorprendió afuera una fuerte lluvia. Apenas 
llegué a casa me dormí profundamente. Me desperté con una fuerte opresión en el 
pecho, me faltaba la respiración, fui hasta la ventana, la abrí y el aire fresco del 
amanecer me bajó por la garganta como un golpe de martillo. Sentí gusto a sangre 
en el paladar. Pocas horas después estaba en la cama de un hospital. Pasaron dos 
días y el amigo que me acompañaba me dijo que los médicos me daban por 
moribundo. 

— Dicen que has tenido la enfermedad durante demasiado tiempo sin darte 
cuenta. ¿Qué hacemos? ¿Te levantas y te vas o les damos la razón a ellos? 

Yo le dije: 

— Escucha. Los enterraré a todos, a ellos y a sus radiografías. Aquí se trata 
de poner al día el estómago. 

Hablábamos ambos en este tono, pero a ambos, aunque en forma diversa, se 
nos estremecía el corazón. Él me preguntó: 

— ¿Quieres que avise a alguien? 

—No —dije—. Haz venir sólo a mi hermano. Lo encontrarás en el jardín de 
infantes. 

Cuando te acercaste a la cabecera de mi cama tenías el rostro pálido, quizá 
más que el mío. Te dije: 

—Si no te molesta, no me moriré. 

Intentaste una sonrisa, pero no lograste completar una frase. Tus ojos 
celestes estaban clavados en un punto opuesto al de mi mirada; te habías sentado 
en una silla a la altura de la mitad de la cama, tenías las manos sobre las rodillas. 

— ¿Tienes prisa? —te pregunté. 

Dijiste que no, con precipitación. Había en ese silencio tuyo más afecto que 
si te hubieras abrazado a mi cuello sollozando. Yo te miraba y grababa tu imagen 



en mi interior, como para absorberte; y eras una cosa dulce, fresca, que calmaba mi 
ardor. Tenía fiebre muy alta, y pensé que a mamá le hubiese alegrado poseer tu 
retrato. Hubiera podido al fin abrirme el pecho como se abre una custodia (me 
hubiese liberado de la angustia que me oprimía) y hubiese visto tu retrato, que 
llevaba grabado. 

Vinieron dos años de sanatorio, entre las montañas y un lago. Nos 
escribimos con frecuencia. Tuviste que interrumpir los estudios y te habías 
empleado. Tus cartas eran como tú: tímidas, esquivas, con temor a las 
explicaciones y sin embargo ardientes de afecto y de generosidad. En ellas 
reconocía una de las cosas que me unían a la vida. Una de las esenciales. 



TERCERA PARTE 


33 


En Roma, una noche de fines de 1944, fui llamado al teléfono. Oí tu voz por 
el auricular: 

—Acabo de llegar. Estoy en la plaza Risorgimento. 

— ¿Cómo estás? 

—Más o menos. Pero puedo caminar; no te preocupes. Te espero en el bar. 

No nos veíamos desde setiembre del año anterior; me había visto forzado a 
partir precipitadamente, sin saludarte siquiera. Te había dejado mientras estabas 
gravemente enfermo, y durante varios meses había carecido de noticias tuyas. 
Después de la liberación de Florencia, una carta tuya me dijo que habías pasado 
casi todo aquel año en el hospital. 

Monté en la bicicleta para ir a tu encuentro. Era ya de noche y las calles 
estaban oscuras y llenas de gente, pero el aire era todavía tibio y el viento que me 
golpeaba sobre el rostro me alegraba. Es la última hora de contento que recuerdo; 
no hallaré jamás la feliz disposición de espíritu que alegró aquella noche. Podemos 
habituamos a las persecuciones, a los fusilamientos, a los desastres; el hombre es 
como un árbol y en cada uno de sus inviernos va engendrando la primavera que 
trae nuevas hojas y nuevo vigor. El corazón del hombre es un mecanismo de 
precisión, compuesto por pocas piezas esenciales, que resisten al frío, al hambre, a 
la injusticia, a las crueldades, a la traición, pero al que el destino puede herir, como 
hace el niño con las alas de la mariposa. El corazón sale de estos golpes latiendo 
cansadamente; a partir de ese momento el hombre será quizá más bueno, quizá 
más fuerte, y quizá más decidido y consciente en su trabajo, pero no volverá a 
hallar en su espíritu aquella plenitud de vida y de impulsos con que puede llegar a 
rozar la felicidad. Aquel día era el 18 de diciembre de 1944. 

El bar estaba desierto. Te hallabas sentado junto a la ventana; en un rincón, 
un soldado extranjero y una muchacha se abrazaban. Al entrar yo te levantaste. 
Estabas alto, diáfano; la barba rubia, que hacía un par de días que no te afeitabas. 



daba a tu rostro una vaga luminosidad. Tu mirada era dulce, incierta, casi velada. 

—Déjame verte —dije. 

Y observé tus ojos, que eran, como en todo inocente, tu espejo. Se veía en 
ellos la señal de una dura lucha, y en la intensidad de su color de aguamarina una 
tenacidad más fuerte que el mal. 

No había tranvías ni automóviles, debido a lo cual te acomodaste sobre la 
caña de mi bicicleta; la valija se balanceaba colgada del manubrio; entramos 
lentamente en la ciudad. Todo puede ser considerado ahora como un símbolo. Alto 
como eras, me ocultabas el horizonte; yo pedaleaba y tú me guiabas. Pedaleaba 
lentamente, apenas lo suficiente para mantener el equilibrio, a fin de evitarte las 
sacudidas. Tomamos por la calle Tomacelli, donde el tránsito se vuelve más 
intenso; te divertías haciendo sonar la campanilla, dando voces a los pasantes; me 
preguntabas el nombre de las calles, me pedías noticias del año que acababa de 
pasar, decías: 

— Es como si entrara en un mundo nuevo. 

Y después: 

—Espero que Roma me traiga suerte. 

Nos acostamos en la misma cama, como muchos años antes. Hablamos 
hasta el amanecer. Tú dijiste: 

— ¿Te acuerdas? Hace diez años tú eras el enfermo y yo el sano. 

—También tú te curarás —te respondí. 

— ¡Cuántas cosas han ocurrido en estos diez años! 

Estábamos en la cama, la habitación daba al patio, se oían pasos en el piso 
de arriba, y de vez en cuando llegaba desde lejos el eco de un disparo. Te volviste 
hacia mí, dijiste: 

—Hemos cambiado mucho en estos años. Yo especialmente, pero también 
tú. 


Te inclinaste sobre mi rostro y me besaste. 



Recordamos los diez años durante los cuales habíamos aprendido a 
querernos. 



34 


A mi vuelta después de los dos años pasados en el sanatorio, tú estabas sin 
trabajo. Te habían despedido de una oficina por «escaso rendimiento». Habías 
sufrido ya la experiencia de los cotidianos contactos con el mundo hostil y de las 
cotidianas renuncias a las que está obligada la gente pobre. Era evidente que 
habías padecido una conmoción de la cual sólo entonces te reponías. Te estabas 
descubriendo a ti mismo, advertías, dolorosamente, que hasta entonces habías 
vivido una vida precaria y absurda, en todo opuesta a la realidad que debías 
afrontar ahora sin los elementos necesarios. Al descubrir por fin el mundo con tus 
propios ojos, veías que no era el mundo al cual estabas exteriormente familiarizado, 
sino otro, diverso y hostil, en el que tenías que penetrar por la fuerza, y en el que 
tus hábitos, tus modales y tus mismos pensamientos resultaban ajenos e incluso 
negativos. La nueva realidad te rechazaba. Tu protector había descendido otro 
escalón hacia la indigencia más absoluta, y la amargura de sus reproches, pese a 
ser afectuosa, no te ayudaba a superar los obstáculos, sino que te inducía a 
afrontarlos violentamente, a lanzarte a una serie de fracasos. Me dijiste: 

—Me han despedido con razón. No sé hacer nada, no tengo ninguna 
experiencia. No sé escribir a máquina, no conozco contabilidad, no sé redactar una 
carta comercial. Tengo que aprender. Pero no tengo tiempo para aprender, porque 
debo ganar un sueldo... Es un círculo vicioso. 

Tuviste la constancia de estar atento durante semanas y meses a los 
anuncios de los periódicos, en los que se ofrecía trabajo: para un empleo de 
responsabilidad te pedían referencias que no podías proporcionar, y si te 
presentabas como dependiente de una tienda, siempre se prefería a otro porque 
contaba con una bicicleta. En el invierno de 1937 nevó, lo advertiste al comenzar el 
día y saliste para ganarte las pocas liras de un limpiacaminos, pero una multitud 
de desocupados se te había adelantado. Hiciste de corredor de una oficina 
heráldica: golpeabas a las puertas de las casas y tratabas de convencer a las criadas 
para que compraran el pergamino que asigna a cualquier familia ilustres 
ascendientes. A cada puerta que te cerraban con una mirada despreciativa, un 
golpe en el corazón. ¡Ganaste treinta liras en un mes! Durante el censo de la 
población fuiste empleado para distribuir los formularios por las casas. Con tu 
primer salario quisiste ofrecerme una cena en lo de Becattelli. 

Abrías los ojos sobre esta realidad, y no había nada de tu vida anterior que 



te sirviera para afrontarla. Incluso esa preocupación que conservabas por el 
cuidado de tu persona y que hacía que parecieras siempre distinto e impecable e 
inspiraba respeto, te privaba de las ayudas mínimas pero desinteresadas que 
algunos hubieran deseado ofrecerte. 

—Quisiera ayudarlo —me decían algunos amigos comunes—. Pero temo 
ofenderlo con tan poco. 

No encontrabas nada en que apoyarte, te faltaba esa fe que inspira a un 
hombre —y tenías ya veinte años— una sociedad que lo ha visto nacer y crecer, en 
medio de la cual ha vivido siempre y gracias a la cual se siente circundado por una 
solidaridad colectiva, o aunque sea por una aversión que es en sí misma un 
incentivo para luchar por el pan. Estabas excluido, estabas más allá del círculo. De 
los conocidos de la época de Villa Rossa, evitabas hasta el saludo, siguiendo el 
ejemplo de tu protector, a fin de no sufrir la ofensa de su piedad. Huías también de 
tus excompañeros de escuela. Ellos representaban ante tus ojos la imagen de tu 
vida fracasada. Experimentabas hacia ellos un confuso sentimiento de nostalgia, de 
vergüenza infantil y de envidia, y sobre todo el sentido de «las distancias», un 
excesivo y mal entendido respeto hacia las clases cultas o privilegiadas, que te ha 
acompañado durante toda la vida y que ha sido, en sus diversas manifestaciones, 
tu complejo de inferioridad capital, comprensible, casi patético, pero no por ello 
menos doloroso y dramático. 

Vivías en una especie de prisión moral de la cual tratabas de evadirte 
rasguñando día a día el muro de convenciones e inhibiciones que el pasado había 
levantado frente a ti. Tu espíritu había sufrido un trauma demasiado violento, por 
lo cual cada uno de tus días era una sucesión de duros choques con seres humanos 
de los que invariablemente salías herido. Tu sensibilidad te llevaba a considerar 
cada conflicto, incluso el más trivial y fortuito, como una culpa cuyas tintas 
cargabas y por la cual sufrías humillaciones y desalientos. Ahora sé que eras un ser 
inerme, lanzado a un sacrificio estéril, en un mundo en que hasta el cordero está 
obligado a defender ferozmente su inocencia. 

¡Fueron necesarias infinitas recomendaciones para que consiguieras un 
puesto de ordenanza en una oficina del Estado! Hacías la limpieza, encendías las 
estufas, te encargabas de comisiones, asentabas la correspondencia en el 
copiacartas. Por la noche, en las oficinas desiertas, aprendías a escribir a máquina, 
te iniciabas en los misterios de la burocracia. Te habían prometido ascenderte 
cuanto antes a empleado. Te exceptuaron del servicio militar por un defecto 
cardíaco: eso te dolió como una condena a la cárcel. 



35 


Te habías enamorado. Ella era una muchacha de dieciséis años, pequeña y 
gordita, locuaz, con rizos negros y ojos sorprendentemente picaros y alegres. De 
padres sicilianos, pero nacida en Florencia, hablaba nuestra lengua vernácula con 
una voz tan ingenua y fresca que despertaba una simpatía inmediata. Era, como tú, 
una criatura inerme y simple, pero animada por una voluntad que no se 
empequeñecía ante los obstáculos. Pasaste junto a ella tus días más felices. Eran 
dos adolescentes que acababan de florecer y para los cuales no existía todavía el 
pecado, sino sólo una comunión espiritual, parecida a la primavera sobre los 
prados cuando el viento acaricia la hierba y hay olor y sabor a aire y luz. Se 
llamaba Enzina e ibas a casarte con ella. 

Un día yo estaba en las colinas, en la casa de un amigo, me asomé a la 
ventana y los vi pasar a ustedes dos por el camino. La llevabas del brazo, era como 
una niña a la que tú tratabas de acunar: con sus rizos en desorden, te llegaba 
apenas a la altura del hombro. Tenía en la mano un racimo de lilas y tú querías 
quitárselo. Luchaban, tomados del brazo, enamorados. Ella se separó y corrió hacia 
adelante. La perseguiste alrededor de un árbol. El camino estaba desierto y las 
voces de ustedes llenaban el aire. Desde la ventana grité: 

— ¡Muy bien! 

Te detuviste como un caballo asustado, completamente rojo, y dijiste, casi 
como si yo hubiera aparecido suspendido en el aire: 

-¡Oh! 

Enzina alzó su rostro picaro, dijo: 

— ¡Así hace quien puede! 

—Es mi hermano —le dijiste. 

— ¡Oh Dios! —dijo ella y escapó, seguida por su propia risa. 

La alcanzaste. Mi amigo, que se había asomado también a la ventana, al 
verlos nuevamente juntos a lo lejos, dijo, divertido: 



—Parecen Pulgarcito y el Gigante. 

Desde lejos, ustedes me saludaban con la mano; ella agitaba el racimo de 

lilas. 



36 


En aquel invierno murió la abuela. 

Era un domingo, con un cielo gris de hielo y en las calles un viento que 
cortaba la respiración. La encontramos con los ojos cerrados, respirando con 
dificultad, ansiosamente. En el cuadro clínico decía: «Pulmonía». La abuela 
deliraba: 

— ¡Ha visto. Hermana, ha visto, quitarme el vaso! ¡Ahora me muero, ha 
visto! ¡Usted que es tan buena me ha quitado el vaso, ha visto! 

La enfermería, que estaba en la planta baja como la sala de visitas, daba al 
patio; desde la ventana se veían dos árboles con las ramas desnudas que eran 
agitadas por el viento. De los otros lechos venían voces cansadas que de vez en 
cuando se lamentaban. Junto a la mesa que se hallaba en el fondo de la sala se veía 
sentada a una Hermana. En la cama que estaba frente a la de la abuela había una 
vieja envuelta en un chal, que se respaldaba contra las almohadas. Nos hizo un 
gesto para que nos aproximásemos. Dijo: 

—Ha sido así. Las otras mujeres se han resentido porque la Casati tenía el 
vaso y ellas no. Entonces la Hermana tuvo que quitárselo. La Casati tuvo que 
levantarse por la noche y se enfermó. Ahora desvaría, ¡pero es esto lo que quisiera 
contar! 


La vieja nos tomó a cada uno por un brazo y, casi al oído, nos dijo todavía: 

— ¡Queridos míos! ¡Cuando se nos encierra entre estas paredes...! Yo tenía 
mi casa, un hijo mío está en América, otro se me murió en la guerra... 

Mirabas a la vieja que nos hablaba, abrías tus ojos celestes, atemorizado. Le 

dijiste: 


—Gracias, señora. 

Le diste la mano al alejarte de su cama. 

La abuela estaba inmóvil, con la cabeza hundida en la almohada y los 
brazos sobre las mantas, abandonados. En su delirio llamaba a mamá, decía: 



— ¿Qué hago? Ahora los niños se quedan solos. 

Estaba siempre con los ojos cerrados, movía apenas los labios, atormentada 
por la sed. Su rostro, sin la mirada que lo iluminaba, era magro y fláccido, con la 
piel estirada en las sienes y en la frente, por donde aparecía una palidez mortal. 
Era una criatura vieja y fatigada que se confiaba a la muerte como a un deseado 
reposo; sólo sus palabras, pronunciadas fatigosamente, nos decían que su espíritu 
estaba aún próximo a nosotros. 

No desviabas ni por un segundo la mirada de su rostro; eras una estatua 
que contemplaba angustiosamente a la abuela en su agonía. Ella tuvo algunos 
momentos de lucidez; nos reconoció, nos unió las manos entre las suyas. Las 
lágrimas corrían por su rostro. Sus manos estaban secas, frías y tibias, como la 
nieve, que hiela y calienta. Al día siguiente pusimos su cuerpo en un cajón de 
nogal. Semira la había vestido con su traje verde, le había puesto los aros en las 
orejas y su chal de seda arreglado como una estola. 

La capilla ardiente estaba en el subsuelo del Hospicio, en una habitación 
completamente vacía, quizás una cantina: sólo se veía un crucifijo colgado en una 
pared. El féretro estaba en el suelo, en el medio de la habitación. La abuela tenía 
una expresión casi sonriente. Tú y yo estábamos solos con ella y no había ningún 
misterio en torno, no se sentía el peso de la muerte. Ella casi nos sonreía, se 
despedía larga y afectuosamente. El llanto surgía de una dulce conmoción. En 
forma instintiva nos habíamos tomado de la mano. 

Al entrar en la enfermería la abuela le había confiado a la Hermana todo su 
dinero. Eran veinticinco liras. Se las regalamos a la cuidadora. 



37 


Mil cosas revelan a un hombre: el paso y la forma en que se detiene, su 
modo de masticar la comida, de anudarse los zapatos, de empuñar la paleta del 
ping-pong y su posición habitual mientras duerme. Una debilidad, una 
complacencia, un resentimiento, nos resultan contradictorios cuando es todavía 
imperfecto el conocimiento que tenemos del individuo o el que el individuo tiene 
de sí mismo, pero en realidad son siempre lógicos y naturales, como el grano que 
florece al ser sembrado sobre buena tierra. Todo sirve para revelarnos a un 
hombre: cómo reacciona ante una desgracia, cómo aborda a una prostituta. 

Un día te descubrí en la sala de un prostíbulo. Antes de que pudieses verme 
me escondí entre los que esperaban de pie en el corredor. Cada vez que desde las 
escaleras superiores se oía el paso grave de una muchacha que descendía, los 
hombres se espiaban unos a otros para adelantarse en la iniciativa cuando 
apareciera. Las muchachas estaban semidesnudas y eran alegres y pacientes como 
potrancas domadas; entraban en la sala para dirigirse al pequeño despacho en el 
que estaba sentada una mujer de edad con el cabello oxigenado y los dedos llenos 
de anillos. Las muchachas pasaban y tú te quedabas inmóvil en la silla, con el 
sombrero sobre las rodillas. Por último te levantaste para salir. Quise precederte, 
pero me quedé atascado en el corredor. 

Mientras marchábamos por la calle me dijiste: 

— ¿Cómo se puede comprometer a una muchacha con un gesto de la cabeza, 
sin haber hablado nunca con ella? ¡Y esa señora que cuenta el dinero como en un 
almacén! 

— ¿Por qué vienes entonces? —te dije. 

—Es la primera vez y creo que será la última. 

Movías los párpados como si te molestara la luz. Dijiste: 

— ¡Qué hermosas muchachas! ¡Nunca llegaré a comprender! 

Eras sincero, y tenías veinte años. Compramos pan de castañas al vendedor 
de la plaza San Piero; mientras tenías en la mano tu porción advertí que temblabas. 



— ¿Tienes frío? —te pregunté. 

—No, pero me tiembla todo el cuerpo —dijiste—. Perdóname. Habría hecho 
mejor si no hubiese intentado esta experiencia. 



38 


Después yo abandoné definitivamente Florencia. En su precipitado curso, tu 
vida acumuló los últimos dolores y los más intensos; gozaste al mismo tiempo las 
primeras y las últimas alegrías, así como en el cielo en que se incuba la tormenta 
aparece durante un instante un sol pálido y sofocado que las nubes asaltan y 
extinguen. 

Enzina se separó de ti; te enamoraste de otra muchacha, te casaste con ella, 
te nació una hija. Siempre te prometían y siempre postergaban tu ascenso a 
empleado. Padeciste, con tu mujer, duras privaciones. Ella no era como tú la 
deseabas; no era, y no por su culpa, «la otra mitad de ti mismo». 

El amor verdadero es el de los pobres. Un hombre y una mujer pobres que 
se casan tienen que poder unir sus dos almas para resistir y darse coraje. Amarse es 
darse coraje, es defensa, sangre que se agrega a tu sangre. Un hombre pobre, 
sumido siempre en la miseria de su trabajo, es más fuerte con una compañera al 
lado. Sólo entonces valora plenamente el vigor de sus propios brazos, el 
significado de su presencia sobre la tierra, ve con claridad y perspectiva; sus 
angustias desaparecen con una caricia. Pero el amor de los pobres es el más frágil: 
o las almas ensamblan perfectamente o todo se destroza y se pierde, y el amor se 
convierte en embrutecimiento, se convierte en desesperación, se convierte en odio 
e incluso en tragedia. Un hombre pobre puede cometer todos los errores que su 
pobreza le sugiere; puede maldecir y embriagarse, puede incluso odiar el trabajo y 
también, en un instante de extravío, robar. Siempre hallará energía para 
rehabilitarse. Pero no le está permitido equivocarse en la elección de compañera. 
Ese error le hiela el corazón, le envenena la sangre: no tendrá más horizontes ante 
sí, porque su horizonte era el amor. Tú cometiste este error. 

Cuando nos dormimos hacía ya un rato que los gallos cantaban y que 
corrían por las calles los primeros tranvías. 



39 


Pasamos Navidad juntos. Habías estado en Roma una sola vez, durante tu 
viaje de bodas. Te agradaba andar a lo largo del río, quisiste descender la 
escalinata de Ripetta. Era Navidad, la hora del almuerzo, y parecía que nosotros, 
junto al río, éramos los únicos que habitábamos la ciudad. Había piedras y 
arrojaste una al agua, tenías el cuello alzado para protegerte del viento. 

— Cuando me cure me estableceré en Roma. Haré venir a mi mujer y a la 
niña. Mi mujer será buena. Verás. Y la niña crecerá junto a mí. No la he tenido a mi 
lado desde que nació. Hace dos años que recorro hospitales. 

Tu voz temblaba. 

—Hoy es Navidad —decías—, todos tienen una casa, se reúnen, están 
abrigados. Yo nunca he tenido esa tranquilidad. Te reirás, pero creo en estas 
cosas... 

Te dije que también yo creía y te vi sonreír; sonreías y tus ojos celestes 
estaban en calma, velados por una melancolía que los dulcificaba; en tu rostro 
había una sombra, inmaterial, pero visible, la de un hombre que empieza a reposar 
tras una larga fatiga. Te pregunté qué pensabas. 

—No te rías. Pensaba que dentro de algunos años, un día como éste, la niña 
me dejará una cartita bajo el plato. 

Después de almorzar en un restaurante nos sentamos en un café, a la espera 
de que abrieran los cinematógrafos. 

—Háblame de tu enfermedad —te dije. 

—Los médicos no entienden nada. Es en el intestino. Saben hacer el 
diagnóstico, pero no logran descubrir el bacilo. Si hubiesen descubierto el bacilo, la 
cura sería simple. Dicen que no es tuberculosis, que no es malaria, que no son 
amebas... Vaya a saber qué diablos es... 

Entraste en el hospital el día de San Esteban; eras un «caso» interesante y los 
médicos se te echaron encima como moscas sobre el azúcar, como cerdos sobre la 
comida, como boxeadores en el último encuentro. Era para ti el último encuentro. 



Antes de entrar en el baño, te desvestiste en mi presencia. Alto como eras, 
parecías un atleta; tenías las piernas delgadas, de muslos musculosos; sobre el 
tórax desnudo, tu cabeza resultaba más hermosa. Sólo tus brazos, pobres de 
músculos, desilusionaban por su flojedad. Tenías el pecho recubierto por pelos 
largos, suaves y castaños. Al mirarte experimenté una profunda impresión. Tuve 
que confesarme que hasta ese momento había amado una imagen arbitraria de tu 
persona, una imagen infantil, llena de un sentimiento de protección y de 
indulgencia, no físico y no real. En mi corazón tú hasta entonces no habías crecido. 
Fue un descubrimiento que al principio me sobresaltó, pero que inmediatamente 
después me llenó de un dulce orgullo fraternal. 



40 


Frente a un caso como el tuyo, el médico se parece al narrador ante un 
personaje cuya historia entrevé a grandes líneas. El escritor se dispone a dar 
consistencia a un fantasma sobre la página en blanco. Escribe: «Era rubio y tenía 
los ojos...». Tacha la referencia a los ojos; queda sobre el papel una mancha negra. 
«Era rubio, alto, y de gestos francos». Es también una frase genérica, y el escritor la 
tacha totalmente. La página parece ahora un cuerpo apuñalado. Cuando el escritor 
ha llenado la página, las manchas negras se han multiplicado, el cuerpo está lleno 
de llagas, las palabras rechazadas aparecen bajo las tachaduras como arroyuelos de 
sangre coagulada. Para el médico, el personaje es un mal misterioso al que trata de 
dominar con las tintas de su oficio: específicos, operaciones, transfusiones. Escribe 
su narración, una línea bajo la otra, pero en este caso es un cuerpo de hombre el 
que recibe las puñaladas, y las heridas son heridas verdaderas y la sangre es 
sangre roja, caliente. 

Cuando entraste en el hospital estabas más fuerte que yo. El día anterior, en 
la pequeña rampa de la calle Gorizia, un hombre de edad arrastraba penosamente 
un carrito, la subida aumentaba su fatiga; uno de los cajones que llevaba, mal 
colocado, se deslizó y cayó. El hombre se detuvo; a duras penas, con el rostro 
congestionado y el cuello endurecido, lograba contrarrestar la tendencia a alzarse 
de las varas del carrito. Si hubiese disminuido su esfuerzo, el carrito, al darse 
vuelta, le hubiese roto los brazos. Quise ayudarlo poniendo el cajón otra vez sobre 
el carro: el cajón estaba lleno de latitas de conserva. Lo tomé, pero apenas logré 
levantarlo unos centímetros del suelo. 

—Déjame a mí —dijiste. 

Te pusiste de cuclillas, alzaste el cajón ayudándote con las rodillas, y con un 
golpe de cintura lo hiciste caer en el lugar indicado. El hombre te dio las gracias, 
luego dijo: 

—Ahora ayúdenme a seguir. 

Fue la presión de tu espalda, apoyada contra el carrito, lo que le permitió 
desclavar sus pies del suelo. 

(—¿No viste que se parecía a nuestro padre? —me dijiste poco después). 



Ahora eras tú el que estaba clavado sobre el lecho. Como primera cosa, los 
médicos habían escrito sobre tu cuadro clínico: «Sulfamidas en fuertes dosis». 

Te encontré como si te hubiesen azotado con un látigo. Estabas en la cama 
tan incómodo como un soldado en una trinchera improvisada. La cama resultaba 
corta para tus piernas, te obligaba a tenerlas encogidas. El colchón era de crin, 
viejo, muy áspero, y parecía que estuviera lleno de piedras. Como los alemanes 
habían saqueado el depósito de ropa, el hospital daba sólo una manta, delgada, 
agujereada en diversos lugares. 

Dijiste: 

—Las sulfamidas y yo somos viejos amigos. Resultan útiles durante cierto 
tiempo. Son una especie de cocaína. Sería necesario aumentar siempre la dosis. 
Pero no se puede, porque entonces se produce una intoxicación. 

— ¿Por qué no dijiste que ya te habían dado sulfamidas? 

—Lo dije, pero los médicos son gente terca. Son como Santo Tomás. Y 
estudian sobre nosotros los pobres. ¡Con tal que consigan resolver mi problema! 

Estabas pálido, te encontrabas ya físicamente abatido, pero mantenías la 
paciencia y la confianza; los ojos te brillaban como sol y mar. Decías: 

— Sé que estoy en buenas manos. El Jefe es un talento. Es el que ha curado a 
Testone de la úlcera y de amebas. ¡Imagínate a Testone sobre el caballo blanco, ante 
las puertas de Alejandría, con su diarrea! 

Fue así. Las sulfamidas aparentemente te hicieron bien. Te levantaste otra 
vez, venías a mi encuentro por los caminos del hospital, fumabas de nuevo. Eran 
días tibios los de enero de ese año 1945. Marchábamos por los caminos del 
hospital, hablábamos de guerra, de comunismo, de Testone, que debía tener 
ataques frecuentes del viejo mal, y de los guerrilleros que lo curarían en esta 
ocasión. De los amigos caídos en la Resistencia, y de los otros que aún padecían 
bajo la ocupación y que por cierto combatían y eran valientes. Decías: 

—Sé que soy egoísta, pero no puedo meditar largamente sobre estas cosas. 
Me interesa solamente curarme. Quiero formar de nuevo mi familia. 

Había algo que era tu consuelo y bi obsesión: tu preocupación por la niña, 
por cómo estaría la niña. Hablabas también de tu mujer: 



—Le he escrito. ¿Por qué no me responde? De noche no cierro los ojos 
pensando en eso. Hago compañía a los enfermos graves para distraerme... 

Un día, para aplacar un poco tu ansiedad, quisiste recapitular la historia de 
ustedes dos, la tuya y la de tu mujer. Estábamos sentados en la escalinata de la 
Clínica Médica Universitaria; había un sol que al calentarnos nos provocaba 
alegres estremecimientos. Puedo incluso recordar que era el 21 de enero, el primer 
aniversario del desembarco de Anzio. Dijiste: 

— ¡Siempre que no te moleste! 

Y luego: 

— ¿Por qué te ríes? 

(Pensaba que esa frase: «si no te molesta», era lo único que quedaba del 
antiguo Ferruccio). 



41 


Dijiste: 

—... Enzina me dejó porque me negaba a tomarla por el brazo cuando 
íbamos por las calles del centro. ¿Lo sabías? Ella me llegaba un poco más arriba del 
codo y me parecía que la gente debía reírse a nuestras espaldas como ante dos 
fenómenos de circo. Mientras andábamos por las afueras o por las calles de los 
suburbios, la llevaba del brazo con placer, pero por las calles del centro, donde hay 
tanta gente y uno no sabe nunca con quién puede encontrarse, no. Instintivamente 
me separaba de ella y le hablaba mirando al frente, como si no marchásemos 
juntos. Ella quería ir por esas calles adrede, para ponerme a prueba, pero cada vez 
era peor. Llegué incluso a marchar algunos pasos delante de ella. Enzina no tenía 
sentido del ridículo. Dijo que si me avergonzaba de que me vieran con ella, eso 
significaba que no la quería. ¡Y sin embargo la quería tanto! Era una muchacha 
sana, de pocas ideas, pero claras. Y además era una niña: tenía dieciséis años. Se 
encaprichó y no hubo forma de hacerla entender, nos peleamos. Un día me dijo: 
«Es posible que tú y yo nos queramos, pero está claro que no nos entendemos. Por 
lo tanto, limitémonos a ser buenos amigos y no hablemos más del asunto». ¿Qué 
me hubiera costado ir con ella del brazo por el centro? Cuando me habló así me 
sentí capaz de exponerme con ella en un palco en medio de la Plaza del Duomo. 
Sin embargo, le contesté: «Haz como te guste». En casa lloré toda la noche, y papá 
creyó que estaba soñando y me llamó para despertarme. 

»No podía estar lejos de Enzina, y cada momento libre corría junto a ella. Se 
mostraba irónica entonces y me pedía consejo sobre algún amigo común que le 
hacía la corte. Entendía que aún podía hacerla volver junto a mí, pero menos a 
cada día que pasaba. Cuando advertí que sus sentimientos estaban por pasar 
verdaderamente del plano del amor al de la amistad, en lugar de poner fin a la 
broma, decidí darle celos. ¿Conoces la plaza que está cerca de la oficina en la que 
trabajaba como mensajero? La ventana de mi cuartucho daba sobre la plaza. Hay 
árboles, ¿verdad? Y una fuente en el medio. Apoyada contra la fuente veía a 
menudo a una muchacha, que era también muy joven. Me asomaba a la ventana y 
ella me sonreía. Llegaba siempre al caer la tarde. Una noche le dirigí la palabra y 
me acompañó al Correo a expedir la correspondencia. Continuó viniendo a la 
plaza: vagabundeaba bajo los árboles, se apoyaba contra la fuente y miraba hacia 
mi ventana. Nos hicimos novios y corrí en seguida a decírselo a Enzina. ¡Nunca me 
lo he podido explicar! Enzina cambió del día a la noche en lo que a mí respecta. En 



lugar de darle celos, la perdí definitivamente. 


Tu vecino de cama, el señor Pepe, te llamó desde el balcón para decirte que 
estaban distribuyendo la comida. En el hospital es como en el cuartel, se cena a las 
cuatro de la tarde. Le respondiste: 

—Haga que me la dejen sobre la mesa de luz. Hoy mi hermano no tiene 

prisa. 


Cambiamos de lugar para seguir aprovechando el sol. 

—La nueva muchacha era tierna y dulce, parecía una gatita, y, aunque no la 
quería, no me desagradaba estar con ella. Era suficientemente alta, y, vistos juntos 
desde lejos, no debíamos hacer una mala pareja. ¿Por qué te ríes? 

— ¡Vistos desde lejos! 

—Sí, porque de cerca ella no era elegante como Enzina, no se peinaba ni 
andaba con tanto cuidado como ella, y aunque la estatura la beneficiaba, era otra 
cosa. Trabajaba como obrera en una fábrica, estaba habituada a sufrir y a fatigarse 
desde niña, y a ser descuidada. Pero poco a poco entendió que tenía que prestar 
más atención a sí misma. ¿Recuerdas aquella vez que fuiste de paseo con tu mujer 
y anduvimos los cuatro en bote? ¡Estaba hermosa mi novia aquel día! Yo lo 
recuerdo bien porque fue como si en ese momento la descubriera y comprendiese 
que era una mujer de la cual podía enamorarme. Decidí casarme con ella. Fue una 
decisión tomada fríamente, y al mismo tiempo una especie de locura. Entre los dos 
ganábamos dieciséis liras por día... Papá trató de disuadirme por todos los 
medios: terminó por regalarme los últimos muebles que le quedaban, por 
alquilarme la casa. También tú trataste de convencerme para que no hiciera las 
cosas apresuradamente. ¿Recuerdas lo que me dijiste? 

— «Me parece que quieres casarte como para ganar una apuesta. Pero si ese 
apuro es amor, haces bien». Creo que te dije más o menos eso. 

—Y yo te respondí que era verdaderamente amor... 

Me miraste sonriendo y a la vez, con expresión de humillación, me pediste 
un cigarrillo. El sol nos había abandonado y yo quise que te pusieras mi sombrero 
para protegerte contra el cambio de temperatura. Dijiste: 

— En ciertos momentos de reacción podría sentirme inclinado a admitir que 



me casé para molestar a Enzina. Pero no sería verdad. La verdad es que tenía 
necesidad de un afecto. Lo busqué casándome. Poco a poco, y con la miseria que 
padecíamos juntos, me enamoré verdaderamente de mi mujer. No era ya sólo una 
forma de tomarse por las manos... No haber tenido nunca nadie con quien poder 
expandirse, nadie que te sepa entender y te ayude a ser valiente... 

Tu voz temblaba. No supe hacer otra cosa que palmearte. 

— Papá ha sido para mí un buen amigo, pero era inútil que le dijera ciertas 
cosas. Hay demasiada diferencia de edad entre él y yo. Por lo demás, no hay 
palabras para explicarse. En ciertos momentos es necesaria una caricia. Y esa 
caricia no me la han hecho nunca... Mi mujer ha permanecido siempre cerrada, 
nunca he podido hablar con ella. ¿Entiendes qué quiero decir cuando digo hablar? 

— Creo que sí —repuse. 

Tus palabras hacían acelerar los latidos de mi corazón. 

Habías cruzado las manos sobre las rodillas y mirabas hacia adelante. Había 
un pequeño jardín y en el medio un árbol de tronco grueso y descortezado. 
Rápidamente avanzaban las primeras sombras de la noche; pero el aire estaba aún 
tibio y no había viento. Un tibio anochecer de fines de enero. Ha pasado apenas un 
año y recuerdo aquellos momentos como si los hubiera vivido en una juventud 
lejana, con mi hermano junto a mí, confiándome sus dolores. 

Dijiste: 

— ¡Y ahora que la niña empieza a entender no puedo tenerla conmigo! 



42 


Pasó un mes, febrero. Vino marzo, al árbol de tronco descortezado le 
salieron hojas, y apareció la caótica primavera. Después del ilusorio mejoramiento 
tuviste una recaída. Un tratamiento más intenso (otra marca sobre la página blanca 
de tu cuerpo) te devolvió las fuerzas. Pero, como tú lo habías dicho, era el preludio 
de la intoxicación con sulfamidas. 

Habías hecho amistad con un enfermo del corazón. Éste te había contado 
que era antifascista, que los fascistas lo habían golpeado, que luego lo habían 
encarcelado y confinado y que a causa de ello se enfermó. Al regreso del 
confinamiento, se había encontrado con que su mujer estaba viviendo con otro 
hombre y sus dos hijos estaban en el hospicio. Te había revelado su cariño por sus 
hijos y por su mujer, a la que a pesar de todo aún amaba. Estaba muy enfermo y 
era tan pobre que no poseía ni siquiera un traje. Compartías con él los cigarrillos y 
las nostalgias. Me hablabas de él y me decías: 

— Su situación es similar a la mía. También yo, aunque de otro modo, he 
tenido que dejar por la fuerza a mi mujer abandonada en manos del mundo... 
¿Cómo podría hacerle reproches si...? 

Tu amigo era un joven cordial y expansivo, un día manifestó el deseo de 
volver a ver a sus hijos, que se hallaban en un colegio. Como no tenía traje para 
salir, te ofreciste para procurarle lo necesario entre los enfermos de la misma sala. 

—Quisiera estar presentable —te dijo. E inadvertidamente te sugirió lo que 
deseaba de cada uno. O sea las mejores cosas de cada uno. El número 8 le dio el 
traje; el 22, la camisa y la corbata; tú, el sobretodo; y tu vecino de cama, el señor 
Pepe, que aquel día tenía que operarse, le prestó sus zapatos. Así, elegante y 
conmovido, tu amigo salió del hospital. Llevaba tu sobretodo, que era lo único 
decente que poseías y mediante el cual habías podido cubrir hasta entonces tu traje 
miserable, desteñido y remendado. 

Por la noche tu amigo no volvió y tampoco lo hizo al día siguiente ni al otro 
día. El número 8, un empleado, le había prestado su único traje. Los enfermos son 
egoístas, las manchas negras les queman la carne, odian al mundo como reclusos 
culpables y no arrepentidos; todo pretexto es bueno para sus lamentaciones. Al 
número 8, que te recordó que habías salido como garantía, le hizo eco el número 22 



acusándote de ser cómplice de un engaño. También el 7 alzó la voz, y el 13, que 
había dado las medias, dijo que en su vida siempre había tenido que arrepentirse 
de ser generoso. Sólo el señor Pepe, que «se había quedado en la operación», no 
manifestó sus sentimientos. 

Al principio te ofendiste: 

—No habrá resistido a la conmoción de ver otra vez a sus hijos, le habrá 
dado un ataque al corazón. Las suposiciones de ustedes son injustas y 
vergonzosas... Es posible que haya muerto, y lo insultan así. A un desdichado, a 
un perseguido político... 

Transcurrió el cuarto día y la mujer del número 8, que había perseguido en 
vano el traje de su marido de una dirección a otra, trajo la noticia: se trataba de un 
delincuente común, condenado muchas veces por hurto; y no existían ni mujer ni 
hijos, sino una madre y una hermana a las que les había hecho más malas jugadas 
que «los alemanes a los polacos». 

La noticia te hizo sufrir como si te hubieran dado un golpe interior, la fiebre 
te subió. El número 8, que estaba en observación por la sospecha de que pudiera 
tener úlcera, tenía que salir del hospital y no podía: su cama estaba frente a la tuya 
y tú te pasabas el día con la cabeza cubierta con las mantas para no enfrentar su 
mirada. Por último la mujer consiguió que un pariente le prestase un traje. Pero el 
número 8 era un hombre alto y toda la sala soltó la carcajada cuando salió con unos 
pantalones que le llegaban a la mitad de la pierna. Antes de retirarse fue hasta tu 
lecho, te tendió la mano sonriendo, te dijo: 

—Vea, 16, no tengo nada contra usted. ¡La cosa es con ese miserable! 

Después me dijiste: 

— ¡Tenía mirada leal y era un delincuente! Sobre todo me ha impresionado 
el hecho de que pudiera fingir sentimientos que yo experimento verdaderamente. 
He comprendido que no hay límites entre la verdad y la mentira. ¡Es espantoso! 



43 


El Jefe que había curado a Testone tomaba tu cuerpo cada día más lleno de 
garabatos y lo llevaba al centro del anfiteatro para que los médicos que eran 
alumnos suyos aprendiesen cómo se persigue a un mal desconocido. Daba la 
lección con el libro abierto en la página que llevaba tu nombre. Luego, de vez en 
cuando, decía a sus ayudantes: 

— Escriban, punto y aparte... 

Hasta que, de tachadura en tachadura, tu página estuvo llena de manchas, 
plagada, inservible. Entonces, a los parientes que preguntan con la muerte en el 
corazón se les dice: 

— ¡El organismo ya no reacciona! 

El Jefe se desentiende en ese momento del asunto, y son los ayudantes los 
que comienzan a desarrollar un tema libre. Tienen la mano pesada y dejan marcas 
más profundas. Dan una dosis de específico tan fuerte que provocan una lesión en 
el riñón. Tratan de ayudar con una transfusión y la hacen a tanta velocidad que 
provocan una alteración más grave... Con un golpe seco y preciso en determinado 
punto de la mandíbula, se puede hacer doblar las rodillas incluso a Joe Louis, su 
organismo no reaccionará ya, comenzará su agonía de campeón que durará diez 
segundos. La agonía mortal es más larga que la de un boxeador que pierde el 
cinbirón de campeón, y es dolorosa, cruel, indecible... Para aliviar tu sufrimiento 
te daban inyecciones. Un día, una enfermera, joven, graciosa, una inocente, clavó la 
aguja distraídamente. A la noche siguiente te quejaste de un dolor, vino el médico 
de guardia, te palpó, dijo: 

— ¡No es nada! ¡Es una impresión! 

La impresión se convirtió en un absceso, te lo abrieron, pero tu carne, 
cansada, llena de marcas, en lugar de cerrarse, propagó el absceso por la nalga 
como la lepra... Tuvieron que fajarte el abdomen y el tórax, como si fueras un 
recién nacido. ¡Era un buen motivo para suspender todo tratamiento mientras se 
esperaba la cicatrización! 

(Los médicos, en este punto, hacen como Poncio Pilato: «El organismo ya no 
reacciona», dicen, y si se hace hincapié en la responsabilidad que tienen, mandan al 



enfermero a llamar al policía de servicio). 



44 


Ahora estabas inmóvil en tu lecho y más allá de las ventanas la primavera se 
hallaba en su apogeo. Los olores de la estación llegaban hasta tu cama; mirabas 
largamente el trozo de cielo y decías: 

— ¿Qué he hecho de malo? 

Me apretabas el brazo lo más fuerte que podías con la mano, y me 
preguntabas: 

— ¿Te hago daño? 

-No. 


Y tus ojos se ensombrecían. 

— ¿Te hago daño? 

—No, aprieta, aprieta. 

Creía que te consolaba apretarme el brazo, que era un desahogo. 

— ¿Realmente no te hago nada de daño? 

—No, aprieta, no te preocupes. 

Tenías una expresión desesperada y los ojos se te llenaron de lágrimas. 

— ¿No ves que no tengo más fuerza? ¿Cómo puedo combatir el mal, si no 
tengo fuerza? Quiere decir que es el fin. Yo no quiero morir. Estoy dispuesto a 
seguir otros diez años, otros veinte... 

Sólo entonces comprendí. 

—Pero claro que me hacías daño. Decía que no por amabilidad. 

Me lanzaste una mirada de compasión, en la que había una sombra de 
desprecio. 



— ¿Por qué me mientes? —me dijiste. 

Tuve que levantarme la manga para hacerte ver las señales de tus dedos 
sobre mi piel. Sonreiste como un niño, convencido. 

—Perdóname —me dijiste. 

Y luego: 

— Dame un beso. 

Y luego: 

— Sólo te tengo a ti a mi lado. No me abandones. 

Estabas impresionado, te asustabas de tus propias palabras: 

—Dame otro beso. 

En aquellas horas de visita había gente en todos los lugares de la sala, 
parientes, amigos. 

—Mira —me decías—, todos tienen varias personas que los quieren. Es 
posible que a veces vengan por compromiso, pero siempre consuela... Yo vivo 
noche y día por esta hora que tú vienes. ¿No te da vergüenza que vean que nos 
besamos? Tengo tanta necesidad de afecto... Me he sentido siempre solo. Pero 
nunca como ahora. 

Un día te encontré bastante sereno, reposado, parecías haber caído en la 
languidez. Era hacia fines de abril y había un gran sol afuera y el biombo que 
estaba ante el balcón recogía sus rayos. Tras un largo silencio, dijiste: 

—He pensado en mamá toda la noche y he descubierto por qué me he 
sentido siempre solo en mi vida. Me ha faltado ella. Si ella hubiese vivido, toda mi 
vida habría sido diferente... Tú la has conocido. ¿Cómo era? ¿Tienes siempre la 
fotografía en que está peinada con raya y los bucles sobre la frente? ¿La recuerdas 
peinada así? 

—No, la recuerdo con el cabello peinado hacia atrás y suelto. 

—Tenía el pelo negro, ¿verdad? Nosotros, en cambio, éramos rubios de 



niños. Después se nos oscureció el pelo. 

Y luego: 

— ¿Es verdad que se parecía a ti? 

—Así dicen. 

—Debía ser buena como tú. 

—Era verdaderamente buena. La abuela decía que era un poco nerviosa. 
—Quizás a causa de su enfermedad. La epilepsia, ¿no? 

— ¿Qué enfermedad? 

Dijiste: epilepsia, y me miraste. Tu mirada era dulce y celeste y como 
atemorizada por una verdad revelada involuntariamente. 

— ¡Es la primera vez que lo oigo! 

Entonces, apoyado contra las almohadas, tu expresión cambió: parecías 
sorprendido, casi malhumorado. Dijiste: 

— ¿Por qué quieres ocultármelo? ¿Qué tiene de malo? 

—No tiene nada de malo. Sólo que no es verdad. 

—Me lo confirmó también la abuela. 

—No es posible. Pero además... —dije. 

Entendí que dabas a esas palabras mías el sentido de una confirmación. No 
quería fatigarte. Me pediste: 

—Dime algo más. 

-¿Qué? 

—No sé. 


Sonreiste y luego agregaste: 



—Si eres un escritor, descríbemela. Dime algo que me permita 
imaginármela viva. 

Me tomaste una mano entre las tuyas, me mirabas como atemorizado. Tus 
ojos celestes buscaban un apoyo en mi mirada, eran los ojos de un niño que ha 
perdido a su madre. Dijiste: 

—La necesito cuando estoy solo. Necesito encomendarme a ella. Ella tiene 
que entenderme cuando le pido que ruegue por mi hija. Pero necesito 
imaginármela viva. Si pienso que estoy rogando a un fantasma, me falta valor. 

Tu cama era la última de la fila, estaba junto al balcón. Dijiste: 

—Pon el biombo, creerán que quiero estar apartado y nos quedaremos 
aislados, solos, para hablar de mamá. 

Hubiera querido inventar algo para consolarte. Pero también yo había caído 
en tu angustia, vivía tu agitación: 

— Cálmate —te dije, y me lo decía a mí mismo — . Si le ruegas, mamá te oirá 
igual, aunque le ruegues como a una imagen abstracta. Mañana te traeré la 
fotografía. 

—No —dijiste — . Quiero imaginármela viva. Como si la hubiese visto y la 
hubiese oído hablar. Si es verdad que se parecía a ti, puedo imaginármela con tu 
rostro. Pero ¿cómo puede ser que mamá tuviese tu rostro? 

—Por supuesto, era diferente. 

—Entonces, ¿cómo era? 

—No sé, Ferruccio. 

— ¿No la conociste? Si eres un escritor, descríbemela. 

—Yo tampoco la recuerdo viva. La recuerdo sólo en el lecho de muerte. 

— ¿Cómo? 

Te dije cómo, crudamente, y a medida que te hablaba era como si me 
liberase de un secreto callado durante demasiado tiempo. 



—Me has dado miedo —dijiste. Y luego, sonriendo, atemorizado, 
agregaste —: Y si yo muero, ¿me espantarás también a mí las moscas? 

Entonces, puerilmente, me eché a llorar. Apoyé mi rostro contra tu pecho 
para que no lo advirtieses. Dijiste: 

—Levántate, animal, me pesas. ¡No me voy a morir tan fácilmente! 

Luego dijiste: 

— ¿Nunca le has preguntado acerca de mamá a nuestro padre? 

— Sí. Pero él tampoco me ha dicho nada concreto. Un día lo interrogué a 
propósito. Cuando volví a casa anoté lo que me había dicho para recordarlo. 

— ¿Conservas todavía lo que anotaste? 

— Creo que sí. Si lo encuentro, te lo traigo mañana. 

Lo encontré, y al día siguiente te leí lo que nuestro padre recordaba de 

mamá. 



45 


12 de setiembre de 1938. He ido a buscar a papá al trabajo. Le he hecho otra 
vez preguntas acerca de mamá. En síntesis, nuestro diálogo ha sido el siguiente: 

YO: ¿Cómo conociste a mamá? 

ÉL: Estaba empleado en un comercio de pinturas de la calle Calzaiuoli. 
Mamá trabajaba como modista en una casa de la Avenida, cerca de allí. 

YO: ¿Quién te la presentó? ¿Cómo hiciste para hablarla por primera vez? 

ÉL: ¿Cómo quieres que recuerde? ¡Han pasado veintisiete años! 

YO: ¿Te dijo en seguida que sí cuando le pediste que se comprometiera 
contigo? 

ÉL: Creo que sí. Estuvimos comprometidos diez meses. Sus padres ponían 
dificultades, pero ella dijo que si le prohibían casarse se mataría. Era capaz de 
hacerlo. 

YO: ¿Por qué era capaz de hacerlo? 

ÉL: ¡Porque sí! ¡Hay ciertas cosas que no se pueden explicar con palabras! 

YO: ¿Te quería mucho? 

ÉL: Sí, por cierto. Pero era una mujer extraña. Yo nunca la comprendí bien. 

YO: ¿Hay algo que no me quieres decir? 

ÉL: Nada, absolutamente. Era extraña... 

YO: ¿Por ejemplo? 

ÉL: ¿Qué puedo decirte? Por ejemplo: decidíamos salir; ella se vestía 
íntegramente; después cambiaba de idea y quería quedarse en casa. 

Comprendí que papá no tenía nada más que decirme, que para él el 
recuerdo de mamá es algo distante y genérico. Me hablaba intimidado y me 



pareció que me compadecía como si estuviera ante la víctima de una manía. 



46 


Tu cuerpo se consumía día a día, pero como si a medida que se producía la 
lenta consunción de la carne tu alma fuese afinando su sensibilidad. Una fuerza 
nerviosa te mantenía milagrosamente vivo y me infundía una esperanza ante la 
cual incluso la razón se sometía. El absceso iba cicatrizando, y tu mal misterioso, 
pese a no estar curado, daba señales inesperadas de mejoramiento. Pero tu cuerpo 
se derrumbaba, pese a tu voluntad. Cuando ayudaba a las enfermeras que te 
lavaban y te cambiaban la ropa interior, la vista del desastre me hacía apretar los 
dientes. Sobre tu esqueleto de hombre había extendido una especie de duro velo de 
pergamino; sólo la masa fláccida de tus músculos era sensible al tacto. Las 
enfermeras te daban inyecciones entre los nervios de los muslos, después de una 
larga y paciente exploración. Tu hermoso cuerpo de atleta había desaparecido; las 
hemorragias y la supuración de la herida de la nalga lo habían agotado lentamente. 
Pero tu cara, iluminada en su palidez por la llama celeste de los ojos, expresaba 
una vitalidad que infundía esperanzas y al mismo tiempo acentuaba la tragedia. 
De vuelta en la cama, mostrando sólo el rostro y las bellas manos largas, tu espíritu 
volvía a engañarme. Decías: 

— Estoy consumido, ¿eh? Pero me repondré. Basta con que no me 
abandones... He pensado en lo que me dijiste de la epilepsia de mamá. Me parece 
que la abuela respondió a mi pregunta sin entender el significado. 

— ¿Le dijiste «epilepsia»? 

-Sí. 

— Entonces no te entendió. Si le hubieses dicho convulsiones, te hubiera 
contestado que no. 

— ¿Te enojarás si te hago una pregunta? ¿Es verdad o no que mamá estaba 

loca? 


—No es verdad. Es una idea que tienes metida adentro desde que eras niño. 
Pero es absolutamente falsa. 

— Sé que murió de meningitis y que fue a consecuencia de las 
complicaciones del parto, a las que vino a agregarse una gripe. Pero ¿antes no 
había estado loca? 



—No, no, no. ¡Han querido insinuarte eso! 

—Nadie me lo ha dicho nunca. Me lo he imaginado siempre yo. Siempre he 
tenido esa idea. En estas noches que paso con los ojos abiertos le estoy pidiendo 
perdón, pero me parece que nunca se lo pido lo suficiente. Entenderás ahora por 
qué trato de imaginármela viva: porque la imagen que me había formado de ella 
era la de una loca. 

Estabas lúcido, sereno; la enfermera te había dado una inyección de alcanfor 
y tu respiración, por lo general afanosa, era ahora tranquila. Parecías salido de una 
convalecencia. Vino un ordenanza y gritó: 

— ¡Señores, es la hora! 

Una enfermera se asomó sobre el biombo, tras el cual nos habíamos vuelto a 
esconder, y te preguntó: 

— ¿Me necesita? 

Se marchó. Oíamos a los parientes despedirse de los enfermos. Después, 
desde la cama que estaba al lado, nos llegó el diálogo que sostenía tu vecino con un 
pariente suyo. 

—Vete —decía el enfermo — . Ya se han marchado todos. Si te quedas, me 
rezongarán. 

—Aquél de allí se ha escondido detrás del biombo —decía de mí, el 
pariente—. Mientras se quede él me quedo también yo. 

Y el enfermo dijo: 

—Pero él tiene permiso. Su hermano está grave, tiene ya un pie en la tumba. 

Los pómulos se te enrojecieron levemente, con un movimiento repentino 
que te arrancó un aullido de dolor volteaste el biombo, gritando: 

— ¡Imbécil! ¡Estoy mucho más vivo que usted! 

El biombo había caído sobre la espalda del pariente, hubo una conmoción 
en toda la sala, acudieron las enfermeras. Yacías ahora boca abajo, agotado, 
llorabas, torciendo la boca como un recién nacido: 



— ¡Todos piensan lo mismo y tú no lo quieres creer! —me decías entre 
sollozos—. No me quieres, si te burlas así. Vienes a hacerme discursos y me estoy 
muriendo... Vete, vete, no quiero verte más. Me haces creer que voy a curarme 
cuando sabes que no hay más esperanza... Vete, vete. 

Lentamente te calmaste, buscaste mi mano, te la llevaste a los labios con un 
movimiento convulsivo, me la bañaste con saliva y lágrimas: 

— Soy malo —balbuceabas—. Pero no quiero morir... 



47 


Pasó mayo en medio de esta lucha desesperada, con crisis y recuperaciones 
milagrosas. Había días de postración absoluta: tu rostro tomaba una palidez lunar; 
tus labios estaban llenos de llagas, como cráteres apagados. 

—Mi lengua parece la de un buey —me decías. 

Hablabas con dificultad, tenía que entenderte por el movimiento de los 
labios. Tu respiración era lenta y fatigosa, y el color de aguamarina de tus ojos 
estaba como diluido, velado por una cortina de blanco. Tu piel estaba áspera, 
escamosa como la de un pez, reblandecida. 

—Cambio de piel como las serpientes —me dijiste—. Es porque estoy 
deshidratado. Tengo que beber mucho. 

Ciertos días, en cambio, renacías increíblemente. Eran los ojos los que 
recuperaban su brillo y te iluminaban. Te mirabas al espejo: 

—Me he quedado reducido a ojos y nariz —dijiste. 

Con frecuencia tenías la barba larga, y eso te daba aire de convaleciente. 
Cada palabra tuya era expresión de un deseo de vida. Un día me dijiste: 

—Durante las crisis hay una voz que trata de convencerme para que cierre 
los ojos y me deje ir. Es una sensación dulce, que me libera de los dolores. Es como 
si estuviese por dormirme, pero hago todos los esfuerzos posibles para no caer en 
el sueño. Temo no despertarme más. A veces el sueño me toma a traición; me 
despierto sobresaltado y es como si volviese a la vida desde la muerte. 

Después dijiste: 

— Creo que uno muere cuando está preparado para morir. Por eso no he 
querido comulgar. El Hermano y la Hermana están disgustados conmigo, pero yo 
creí entender que cuando decían que iban a rogar por mi curación, pensaban en 
prepararme para la muerte. 


Me preguntaste: 



— ¿Tú crees en Dios? 

-Sí. 

— ¿Por qué me dices que sí, si no crees? ¿También tú quieres prepararme 
para morir? 

— ¡Vamos! Es únicamente porque me parece ridículo decir, escribir y 
demostrar que no se cree en Dios. Es necesario que un hombre haya estado frente a 
la muerte. Sólo así en esos momentos, cuando no puede esperar ya nada del 
mundo de los hombres, es capaz de prescindir de Dios, puede decir que no cree en 
él. 


—Y si no confía ya en los hombres y no confía en Dios, ¿en qué confía? 

— Confía en sí mismo. Se reconoce en todos los que ha dejado. 

— ¿Entonces confía todavía en los hombres? 

—Sí, si no confía en Dios, confía todavía en los hombres. 

— ¿Es eso el comunismo? 

—También eso —te dije. 

— ¿Te acuerdas cuando hablábamos del comunismo hace unos meses? Me 
parece que hubiera pasado un siglo. ¿Está siempre más allá de la reja la calle con 
los árboles? 

—Por cierto que está. 

— ¿Me harás conocer Roma cuando me haya curado? 

Luego dijiste: 

— En el fondo. Dios es verdaderamente abstracto. Incluso cuando me 
comunicaba no lograba nunca verlo ni imaginármelo, ni siquiera como una luz. En 
lugar de pensar en Dios, pensaba en Jesús. 


— ¿A Jesús lo veías? 



—Sí, a Jesús sí. Me volvía siempre a la memoria una estatua de Jesús 
depuesto que durante Semana Santa exponían en la Capilla de la Misericordia. 

—Dios es Jesús. 

— Sí, pero era también una estatua. Y cuando lo veía, veía siempre la capilla 
llena de gente, y yo estaba entre la gente y junto a mí se hallaba Enzina. Recordaba 
justamente un viernes santo en que con Enzina hicimos la recorrida de las Siete 
Iglesias... Ahora pienso de Dios en otra forma. 

— ¿Cómo? 

—Pienso en mamá. Ella está seguramente en el Paraíso. Y entonces es inútil 
que piense en Dios en abstracto. Basta con que piense en mamá... Es una pena que 
no hayas encontrado su fotografía... Como no quiero dormir, sueño con los ojos 
abiertos. Hace unas noches me pareció verla llevando de la mano a mi niña. Venían 
hacia mí y mi hija me sonreía. Mamá no, no sonreía. La veo siempre confusamente, 
como si estuviese rodeada de niebla. Por eso te pedía que me ayudaras a 
imaginármela. A veces me pongo a pensar en ella a propósito. Entonces cierro los 
ojos y trato de hacerla hablar. Pero nunca consigo oír su voz ni verla moverse. Ni 
siquiera descubro cómo puede estar vestida. ¿Recuerdas tú cómo se vestía? 

—La recuerdo con su último vestido. Un traje sastre negro, con falda larga. 



48 


Ya no sabía más cómo alimentarte. Querías de todo y no saboreabas nada. 
Deseabas lo que era imposible conseguir, me injuriabas por mi ineptitud a causa de 
que no conseguía procurarte lo que te hubiera alimentado con placer: primicias, 
alimentos frescos y livianos, tibios, fragantes. Les envidiabas a los otros enfermos 
todas las comidas que sus parientes les traían. De un día para otro tus deseos 
cambiaban siempre y yo no lograba nunca ponerme de acuerdo con tu humano 
capricho: nunca a tiempo para hacerte feliz por un instante. Después me abrazabas y 
me pedías perdón por tus palabras demasiado fuertes, llorabas. 

Un día me pediste mermelada de naranja. Era una mañana de fines de 
mayo; recorrí toda la ciudad, de tienda en tienda, de negativa en negativa. Los 
comerciantes movían la cabeza como si pidiera algo absurdo, un pedazo de Marte. 
Sudaba mientras corría de calle en calle, de comercio en comercio, de sonrisa en 
ironía. Quizá nunca odié a los alemanes y sentí el horror de la guerra como en esas 
horas. La desesperación y el egoísmo fraternal me privaron del intelecto durante 
esas horas: era un hombre ciego y desenfrenado que buscaba un tarrifo de 
mermelada de naranja con el ímpetu de un asaltante de caminos, con la voz 
trémula de un pordiosero, inútilmente. 

Te llevé un vasito de dulce de cerezas que probaste y rechazaste como si 
fuera hiel. ¡Con la ansiedad de la larga búsqueda me había olvidado 
imperdonablemente de tu almuerzo! No quisiste hacerme salir otra vez. 

— No quiero quedarme solo —decías. 

Enmascaraste tu sarcasmo con la cólera. Comiste con voracidad la comida 
corriente del hospital: era un veneno para tu organismo herido. Dijiste: 

—La culpa no es tuya. Si yo un día quisiese hierba, la hierba no crecería más en 
los prados. 

Durante días y días no hubo en toda Roma mermelada de naranja para ti. 
Cada vez que llegaba junto a tu cama veía en tu mirada la esperanza. 

— Esa mermelada me recuerda tantas cosas. ¡Se ve que verdaderamente son 
todas cosas muertas y sepultadas! —dijiste uno de los últimos días. 



49 


En aquellos mismos días me dijiste: 

—He reflexionado sobre la página de tu diario en la que escribiste tu 
diálogo con nuestro padre. En el fondo, él tiene razón. Lo que para nosotros cuenta 
de mamá es para él algo sin importancia, y es lógico que no lo recuerde. Lo mismo 
me pasa a mí con mi mujer. Yo tampoco veo en mi mujer nada de extraordinario, 
porque es igual a mí y es algo que me completa. Si fuese posible hacer distinciones 
de grado en un caso de esa naturaleza, te diría que quiero curarme más por ella 
que por la niña. Para la niña el bien es todavía una cosa diferente: ¡y en este sentido 
es similar a mamá! 

Pareció que hubieses visto una luz maravillosa; se te encendieron los ojos 
con un asombro lleno de alegría. Dijiste: 

— ¡Por eso veo a menudo a la niña de la mano de mamá! 

Y súbitamente pasó una sombra por tu rostro: 

— ¿No querrá decir eso que la vida de la niña está en peligro? ¿Por qué no 
me escriben? Telegrafía, por favor... O quizá sea como pensaba hasta ahora: ¡que 
mamá tiene a la niña de la mano para hacerme entender que está bajo su 
protección! 

Las oscilaciones de tu espíritu, depresiones y excitaciones, te debilitaban 
cada vez más. Estabas obligado a permanecer inmóvil en el lecho, con todo el 
cuerpo dolorido por no poder hallar nunca una postura conveniente, llagado como 
estabas, agotado. Los médicos ordenaban inyecciones y «gotas para el corazón», 
esperaban con toda su ciencia ya impotente que tu organismo reaccionase. Y los 
otros enfermos, encerrados en su propio mal, que es siempre menor que el del 
vecino, no se aproximaban más a tu cama. 

—Pasan de largo como si tuviese peste —dijiste. 

Alrededor de tu cama estaba el olor de la muerte, el olor fétido que el 
absceso propagaba. Y con los primeros calores de junio, las moscas —¡las 
moscas! — comenzaron a volar en torno a tu cabeza, a posarse sobre tu rostro, en 
los ángulos de tu boca, en el borde de los párpados, apenas te adormecías. 



Cada vez te quedabas más tiempo adormecido, volvías a abrir los ojos como 
sí recuperaras la conciencia después de un desvanecimiento. Un día me dijiste: 

—Mientras dormía se me apareció mamá. Esta vez me habló. Me dijo que 
esté tranquilo, que ella pensará en mí, que hará que me cure. La vi con mucha 
claridad. Estaba vestida como una muchacha de ahora, con mangas cortas y el pelo 
suelto sobre la espalda. 

Luego tuviste una reacción casi sorprendente: y era la frescura que precede 
a la agonía. Me dijiste: 

—Quiero irme de aquí. No me curan. Quiero volver a Florencia mientras 
tengo aliento y hay esperanzas de curación. ¡Y volveré a ver a mi niña y a mi 
mujer! 


Los médicos consintieron con mucha tranquilidad, dijeron: 

—Puede ocurrir que el cambio de aire le siente bien... Con tal que soporte el 

viaje... 


¡Con tal que! Vino la ambulancia con dos enfermeras de la Cruz Roja llenas 
de premura. Yo tenía que ir a encontrarte a Florencia por otro camino. 

Era una mañana calurosa y con viento. Al salir en la camilla volviste a ver el 
árbol de tronco descortezado. 

— ¡Demonios, qué verde está! —dijiste. 

Pero cuando la camilla se deslizó sobre sus ruedas y estuviste dentro de la 
ambulancia, tu animación cedió. Me tomaste una mano, llorabas con los labios 
apretados entre los dientes, luego los abriste y por un segundo, bajo la nariz y 
sobre el mentón, apareció una marca blanca, más blanca que el resto del rostro, 
tanto habías apretado los dientes. Tus ojos celestes brillaban entre las lágrimas... 
Luego la ambulancia desapareció por la calle. Entonces me confesé a mí mismo que 
no te había acompañado para no asistir a tu muerte. Quiero recordarte vivo. 



50 


Más allá de la verja del hospital empezaba un día de junio cruel, denso de 
vida. Cruzando la calle, en la Puerta Pía, había un parque de diversiones, con 
pistas de automóviles, barcos voladores y puestos de tiro al blanco. Un 
altoparlante difundía canciones. Al salir del hospital me detuve varias veces en 
medio de aquel clamor, incapaz de formular un pensamiento o una determinación. 
Aquella mañana de nuestra despedida, me sorprendí con el rostro apoyado contra 
una vidriera de la calle Salaria en la que se veía una pirámide de latitas de dulces. 
En la cima estaban los vasitos de mermelada de naranja. Los miraba y la naranja 
pintada en la etiqueta me pareció una cara que me guiñaba los ojos. Mis ideas y 
convicciones, el amor que sentía hacia mi mujer y hacia la niña que también a mí 
me había nacido, la fe en mi trabajo, la verdad por la que mis amigos más queridos 
habían caído con la Resistencia, mi humanidad y mis aspiraciones, todo, todo 
vacilaba frente a la injusticia que tu suerte significaba. Ahora me digo que para los 
espíritus más inmaculados y para los más corrompidos la muerte es una 
continuación de la vida, es el cumplimiento de un conocimiento. ¿Y para las almas 
ya no puras y todavía no pecadoras, que no conocieron ni el sabor de la renuncia ni 
el gusto de la ofensa? «Pues de los pobres de espíritu será el Reino de los Cielos», 
dijo Cristo. Si es así, tu alma resplandece en lo más alto de la Eternidad. 



SOBRE EL AUTOR 



VASCO PRATOLINI (Florencia, 19 de octubre de 1913 - Roma, 12 de enero 
de 1991) fue uno de los más relevantes escritores del siglo XX en Italia. Junto a 
Alberto Moravia, Italo Calvino, Elio Vittorini y Cesare Pavese es uno de los 
iniciadores del neorrealismo. 

Nacido en el seno de una familia obrera, desde niño tuvo que desempeñar 
los más humildes trabajos, estudiando por su cuenta y en la medida de sus 
posibilidades. Empezó a escribir durante una larga estancia en un sanatorio, y en 
1938 publicó en la revista florentina Letteratura sus primeros cuentos y artículos, a 
la vez que empezaba a dirigir la famosa revista quincenal Campo di Marte. Pronto 
despuntó su antifascismo militante y colaboró en la Resistencia. Al finalizar la 
guerra, su prestigio de escritor alcanzó gran resonancia. 

En su obra narrativa, partida de un sutil lirismo intimista, va luego 
delineándose una muy peculiar forma de realismo cuyo primer paso importante es 
El barrio (1944), pero cuya consagración fueron las famosas «crónicas», aparecidas 
en 1947: Crónica de mi familia (retorno, en apariencia, al lirismo intimista y el tono 
elegiaco), y Crónicas de pobres amantes, una de las obras maestras de la literatura 
neorrealista de la época.